Categorías :

Los álbumes

1658886 álbumes ordenados por Precio: de más caro a menos caro y filtrados por Pop/Rock
CD304,99 €

Rock - Publicado el 10 de enero de 2014 | Grateful Dead - Rhino

HI-RES284,99 €
CD247,49 €

Rock - Publicado el 7 de junio de 2013 | Rhino - Warner Records

Hi-Res
CD192,49 €

Pop - Publicado el 30 de octubre de 2006 | Warner (France)

HI-RES187,49 €
CD162,49 €

Rock - Publicado el 17 de diciembre de 2013 | Rhino - Warner Records

Hi-Res
HI-RES202,49 €
CD177,49 €

Pop - Publicado el 1 de julio de 2014 | Rhino

Hi-Res
CD162,49 €

Pop - Publicado el 26 de febrero de 2016 | Rhino

CD162,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2004 | Albert Productions

CD162,49 €

Pop - Publicado el 4 de julio de 2011 | WM Sweden

CD147,49 €

Rock - Publicado el 29 de mayo de 2009 | Reprise

HI-RES172,49 €
CD147,49 €

Pop - Publicado el 7 de octubre de 2016 | Grateful Dead - Rhino

Hi-Res
CD147,49 €

Rock progresivo - Publicado el 11 de noviembre de 2013 | Rhino Atlantic

CD167,99 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2010 | EMI Catalogue

Libreto
HI-RES147,49 €
CD127,49 €

Pop - Publicado el 30 de abril de 2013 | Rhino - Elektra

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
HI-RES147,49 €
CD127,49 €

Pop - Publicado el 7 de mayo de 2013 | Rhino Atlantic

Hi-Res
CD127,49 €

Pop - Publicado el 13 de septiembre de 2019 | Rhino - Warner Records

CD127,49 €

Pop - Publicado el 19 de septiembre de 2012 | WM Japan

CD139,99 €

Metal - Publicado el 3 de marzo de 1986 | UMC (Universal Music Catalogue)

Premios Best New Reissue
¿Metallica, más grandes que los Beatles? En términos de potencia sonora la cosa ofrece pocas dudas, pero si se atiende a la labor de reedición y remasterización, incluyendo siempre "algún" bonus, la palma se la llevan también nuestros Four Horsemen, aunque solo sea comparando esta edición "deluxe" de su tercer álbum con la de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band Anniversary (Edition Super Deluxe) de los Fab Four. Y es que el oyente encontrará nada menos que el equivalente a unos diez CD, repletos a rebosar, en este Master Of Puppets que más de uno, con mayor o menor razón, considera precisamente el Sgt. Pepper's de Metallica. En todo caso y por más que nos esforcemos, no resulta nada fácil encontrarle defectos a este auténtico monumento sonoro. Y su larga gestación, como demuestran las grabaciones que documentan las diferentes fases del proyecto, no hace sino reforzar la sensación de que la banda pasaba por uno de los periodos más dulces de su carrera. Claro que existen detractores que reprochan a este álbum el no ser tan sorprendente como los anteriores. De hecho, la estructura general de Master... y la mayor parte de sus temas recuerdan poderosamente a Ride The Lightning desde su primer y ultraveloz corte, Battery, en la estela de Fight Fire With Fire, hasta ese épico final con Damage Inc., que parece una versión endiabladamente acelerada de Creeping Death, pasando por la falsa balada a medio tempo que es Welcome Home (Sanitarium), que recurre claramente a los mismos ingredientes de Fade To Black, sin olvidar una pieza instrumental finamente cincelada como Orion, cuya similitud con The Call Of Ktulu no deja de ser con todo muy vaga... Pero aunque este tercer disco pueda considerarse síntesis de los dos precedentes, hay que tener en cuenta que Master… muestra un mejor acabado, en la medida en que por primera vez Metallica disponía del tiempo y de los medios precisos para pulir sus composiciones hasta llevarlas a la perfección. Incluso comparado con producciones recientes, el álbum resulta todavía impresionante e inapelable desde un punto de vista técnico. En realidad, el interés de la presente edición remasterizada no reside tanto en el lifting efectuado al sonido como en todo lo que la acompaña. Con Metallica estamos acostumbrados, desde la reedición de su primer directo oficial, Live Shit: Binge & Purge, a que no nos dejen a medias. Pero esto lo supera todo, incluso si se compara con las reediciones de Kill 'em All y Ride The Lightning. El grupo ha escarbado en sus archivos y ha tirado la casa por la ventana con tal de ampliar el álbum, en todos los sentidos de la expresión. En primer lugar cabe disfrutar de las numerosas pruebas, que llevarán al éxtasis a cualquier aspirante a músico. Y lo mismo sucede con las maquetas procedentes de las distintas fases del proyecto y con las versiones instrumentales que iluminan más de un detalle que hasta ahora pasaba desapercibido. De acuerdo, el entusiasmo no llegará al punto de escuchar en bucle los extractos de las cassettes personales de James (con esos "wana nana naaa") y de Kirk, ni las versiones "in progress" grabadas en el famoso "garaje" de Metallica... A cambio, estos archivos contienen inspirados momentos como The Prince, tema tomado de Diamond Head que comparece en atractiva fase de esbozo, o una relectura inacabada de Fang, The Money Will Roll Right In, que merecen escucharse con atención. Este disco colosal solo ha dividido a los fans a la hora de discernir si es el mejor de Metallica, o el segundo o tercero mejor, sin que nadie pueda situarlo en el cuarto puesto. Pero la nueva perspectiva aportada por esta edición puede llevar a más de uno a ponerlo en la cima de su discografía. Aunque, más allá de la merecida y harto convincente revaluación de Master…, no debe perderse de vista que supuso también la culminación del periodo Cliff Burton. Periodo fácil de distinguir por la importancia fundamental adquirida por el músico. Y absolutamente inobjetable. Lejos de ser un simple bajista, Burton constituía una verdadera energía motriz en términos de creatividad y de inspiración, que disponía a la vez de un carácter generoso y reflexivo que equilibraba o, mejor dicho, "armonizaba", la correlación de fuerzas en el seno de Metallica. Más tarde se echaría a faltar, y en más de una ocasión, su influencia mediadora entre Lars Ulrich y James Hetfield. Y cabe incluso preguntarse si la evolución de Kirk Hammett no se vería en cierto modo afectada tras este disco, cuando ya no contaba con el empuje del booster (pedal aumentador de graves), empuje tanto intelectual como instrumental, de Burton. La relevancia del bajista resulta más que evidente en los conciertos aquí incluidos, en algunos casos de sonido excepcional. Cabe destacar su presencia en el que sería su último directo, en el Solnahallen de Estocolmo el 26 de septiembre de 1986, registrado horas antes del accidente de autocar donde perdería la vida; teniendo en cuenta su valor como documento, no caben quejas acerca de la calidad propia de "bootleg" de la grabación. Al margen de lo que después aportara Jason Newsted, de quien se incluyen sus audiciones y primer concierto con Metallica, la banda perdió con Cliff Burton mucho más que a un simple músico. El mejor argumento de quienes ponen este Master… en lo más arriba del podio es que lo único que se echa a faltar en …And Justice For All o incluso en el «black album» (Metallica) es precisamente... a Cliff Burton, ¡no hace falta decir más! Por el cuidado con que se ha llevado a cabo la presente reedición de Master… parece evindente que Lars, James y Kirk han querido rendir un último y dignísimo homenaje a quien tanto les diera. © JPS/Qobuz
CD139,99 €

Metal - Publicado el 25 de agosto de 1988 | UMC (Universal Music Catalogue)

Como si entregar un digno sucesor de ese incomparable monumento llamado Masters Of Puppets no fuera de entrada un reto insuperable, Metallica hubo también de afrontar la muerte de Cliff Burton, quien, al margen de su papel de bajista, se había convertido en una suerte de guía espiritual y musical de la banda. Aunque mucho más tarde recurrirían a un psiquiatra (véase el film Some Kind Of Monster), quizá el momento más adecuado para contratar sus servicios hubiera sido cuando Lars Ulrich, James Hetfield y Kirk Hammett se disponían a preparar este cuarto álbum. Y a buen seguro el pobre Jason Newsted también lo habría agradecido, más que nada para entender su papel de víctima en este disco de cuyas mezclas sería simple y llanamente “eliminado”. Pero, por más que Lars y James juraran y perjuraran que jamás remezclarían ...And Justice For All para reintegrar el bajo, su presencia es más patente en esta nueva remasterización. Y también en los varios temas en directo incluidos en esta reedición.Consciente o inconscientemente, los tres supervivientes del fatal accidente del tour bus donde encontró la muerte Burton, el 27 de septiembre de 1986, intentaron grabar el álbum que le habría gustado al llorado músico. Quien, por cierto, había ampliado el universo sonoro de la banda gracias a su sólida formación musical y a unos gustos que abarcaban desde Bach al rock progresivo de altos vuelos (el de Rush, King Crimson o Yes), pasando por el punk de los Misfits, el hard rock teñido de blues de Thin Lizzy o el southern rock de Lynyrd Skynyrd y los Allman Brothers… Fue por entonces, además, cuando Lars y James se pusieron al mando de Metallica, llevando al paroxismo sus alambicadas composiciones; quizá por eso …AJFA suena como una colosal nave espacial llena de recovecos. La gestación de las nueve piezas que conforman el doble álbum (editado en los últimos días de gloria del vinilo) no fue tarea fácil para Kirk y Jason, como atestiguan las numerosas pruebas y maquetas incluidas en esta reedición (desde los iniciales cassettes de James, en 1986, hasta las sesiones de octubre de 1987 a enero de 1988, ya con el grupo al completo).Aunque la sombra de Burton planea sobre este álbum, el más “progresivo” de Metallica, recibido con cierta tibieza en el momento de su aparición, la banda tomaría otras direcciones en los siguientes. De todos modos, ya no podía llegar mucho más lejos por esta senda disparatada de experimentación. Paradójicamente, en …AJFA se encuentra el primer gran hit “para todos los los públicos” del cuarteto, One, o al menos la versión resumida que conquistaría las ondas radiofónicas y, también, el canal MTV, gracias especialmente al primer clip de Metallica. © Jean-Pierre Sabouret/Qobuz
CD139,99 €

Alternativa & Indie - Publicado el 16 de noviembre de 2017 | Frank Zappa Catalog

Libreto
CD139,99 €

Rock - Publicado el 20 de octubre de 2017 | Frank Zappa Catalog

Libreto
Cada año, los fans de Frank Zappa celebran Halloween de manera diferente al resto de los norteamericanos. Y tanto que sí. Antes de su fallecimiento con solo 52 años, el 4 de diciembre de 1993, su ídolo acostumbraba a ofrecer en esas fechas los más furibundos y maratonianos conciertos. Primeramente oficiados en Passaic, New Jersey, y más tarde en Chicago, a partir de 1974 pasaron a celebrarse en Nueva York. Entre el 28 y el 31 de octubre de 1977, en el escenario del Paladium, Zappa y su veterana pandilla ofrecieron seis recitales que han entrado ya en la leyenda. Todos los shows, por supuesto, fueron grabados e incluso, cuatro de ellos, filmados (Baby Snakes). Para conmemorar los cuarenta años de esa efeméride sonora sin parangón se ha editado por fin el ceremonial completo. ¡Nada menos que 158 temas remasterizados, que suman un total de 15 horas de música! Junto a Zappa encontramos a los fieles Terry Bozzio (batería), Tommy Mars y Peter Wolf (teclados), Adrian Belew (guitarra), Ed Mann (percusión) y Patrick O’Hearn (bajo), para desgranar más de once años de carrera y picotear en discos tan emblemáticos como Hot Rats, Over-Nite Sensation, Bongo Fury, One Size Fits All o Zoot Allures. © CM/Qobuz

El género

Pop/Rock en el Magazine