Los álbumes

743 álbumes ordenados por Fecha: de más reciente a menos reciente y filtrados por Música vocal sacra
11,99 €18,00 €
11,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 10 de septiembre de 2018 | Channel Classics Records

Hi-Res Libreto
11,99 €18,00 €
11,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 10 de septiembre de 2018 | Channel Classics Records

Hi-Res Libreto
11,99 €18,00 €
11,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 10 de septiembre de 2018 | Channel Classics Records

Hi-Res Libreto Premios Hi-Res Audio
14,99 €
9,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 8 de junio de 2018 | Alpha

Hi-Res Libreto Premios Gramophone Editor's Choice
En 1668, Dietrich Buxtehude, que entonces tenía treinta y un años, accedió al codiciado puesto de organista titular de la iglesia de Santa María de Lübeck, entonces una metrópoli hanseática de considerable importancia; el músico adquiría así una posición social de lo más envidiable. Muy pronto provocó una gran sensación con los conciertos organizados fuera del marco de los servicios religiosos y que tenían lugar todos los años, al final de la tarde, durante los cinco domingos anteriores a la Navidad. Durante estos «Abendmusiken» (música vespertina), como se los llamaba, a veces se interpretaban grandes obras del género del oratorio, pero más a menudo se interpretaba una mezcla de piezas instrumentales, arias de iglesia, arreglos de salmos y obras similares a cantatas. A partir de 1700, estas series de conciertos se habían convertido en un gran acontecimiento cultural en la ciudad. Liberado de la atención rutinaria a la música religiosa, de la que se ocupaba el Cantor de la Iglesia de Santa María -como era entonces lo habitual en el norte de Alemania- Buxtehude compuso sus obras vocales sólo por iniciativa propia y de esta manera logró darles un nivel de calidad significativamente más alto que las de Cantor, por ejemplo, obligado a componer obras en cadena un domingo tras otro. Las cantatas aquí grabadas atestiguan las altas ambiciones artísticas de estas obras vocales: a menudo lejos de las convenciones estilísticas y genéricas de su tiempo que cumplen, no obstante, con las tareas que exigían los textos usando soluciones musicales audaces, aventuradas y bastante espléndidas. Las sonatas de Buxtehude que completan el programa vocal de este disco también se caracterizan por su marcado carácter experimental. El Ensemble Masques de Olivier Fortin -flauta de pico, cuerdas, órgano positivo- y Vox Luminis de Lionel Meunier se unen para ofrecernos estas bellezas del cambio al siglo XVIII en el norte de Alemania, bellezas tales que el joven Bach -recorriendo 100 millas por trayecto a pie desde Arnstadt- no dudó en ir a escuchar interpretadas al órgano por Buxtehude, probablemente en sus célebres Abendmusiken. © SM/Qobuz
16,79 €
11,99 €

Cantatas sacras - Publicado el 25 de mayo de 2018 | harmonia mundi

Hi-Res Libreto Premios 5 de Diapason
Las «cantatas en diálogo» de Bach suelen representar al personaje de Jesús dialogando con el alma humana, atormentada y luego, finalmente, sosegada. Pertenecen a este género las tres cantatas elegidas por la Akademie für Alte Musik de Berlín, que reúne desde 1982 (y desde entonces ¡más de un millón de discos vendidos!) a músicos de diversas orquestas de la ciudad –inicialmente los de la zona bajo la dictadura soviética, luego de todas las orquestas tras la caída del Muro. Estas obras datan de la gran época de Leipzig, es decir el tercer ciclo compuesto en 1726 por Bach para dicha ciudad. Dado el tema de estas cantatas, no nos sorprenderemos de la esencia apasionada, desgarrada, de las primeras arias. Luego, las obras evolucionan gradualmente hacia el sosiego y la alegría. Los primeros momentos nos revelan así al Bach más intenso, doliente, cromático, terriblemente moderno también en su concepción del discurso musical, a la vez romántica y profundamente lírica pero siempre rigurosa. La Cantata BWV 49 posee una originalidad asombrosa: empieza por una Sinfonía con órgano obligado –el oyente reconocerá el último movimiento del Concierto para teclado en mi mayor, que Bach recicla unos diez años más tarde– y prosigue con un aria en la que todavía figura el órgano solo, luego una segunda aria con violonchelo y oboe, ambos solistas envolviendo la alegre voz de soprano. Finaliza la obra un magnífico coral con aria, confiada al bajo y engalanada por el órgano solo, mientras la soprano canta, desde los cielos, el tema del coral, creando un impacto asombrosamente moderno. © SM/Qobuz
14,99 €
9,99 €

Misas, Pasiones, Réquiems - Publicado el 25 de mayo de 2018 | Alpha

Hi-Res Libreto Premios Diapason d'or - Gramophone Editor's Choice
En el siglo XVII, las iglesias romanas competían en fastuosidad durante las celebraciones de sus Santos Patronos. Para estas ocasiones, tenían lugar tres servicios extraordinarios en los que se solía contratar a numerosos músicos, cantantes e instrumentistas, que se juntaban con los músicos ordinarios para unos suntuosos oficios a menudo ejecutados por varios coros vocales e instrumentales. Una descripción que data de esta época nos da una idea de esta opulencia: diez coros y conjuntos se contestan, dos en las tribunas fijas, y otros ocho repartidos simétricamente a lo largo de la nave sobre tarimas construidas para el evento. Cada tribuna suplementaria tiene un órgano positivo, mientras diversos instrumentos incrementan la suntuosidad sonora. Para que todos estos músicos puedan tocar juntos a pesar de la distancia, se recurre a varios «capi di coro» o directores de coro que marcaban el compás. Orazio Benevolo (1605-1672) fue uno de los más extraordinarios creadores de estos extravagantes monumentos policorales. Benevolo ingresó como niño cantor en la iglesia San Luis de los Franceses en Roma, antes de ascender en el escalafón hasta ocupar el cargo de Maestro di Cappella en 1638. El compositor dejó una obra abundante, con no menos de treinta y cuatro motetes para diversas formaciones, entre los cuales Regna terrae para doce partes de soprano distribuidas en seis coros de dos voces, cada parte con su propio bajo continuo. Le debemos también doce versiones del Magníficat, de ocho a veinticuatro voces, una de las cuales, a dieciséis voces en cuádruple coro, está incluida en este álbum. Hervé Niquet y su Concert spirituel llenan la amplia acústica de la iglesia Nuestra Señora del Líbano en París, perfectamente concebida para recibir las puestas en espacio de los numerosos coros y conjuntos dispuestos por todo el edifico, y así crear la sensación de envoltura y de plenitud espacial deseada por el compositor. © SM/Qobuz
9,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 18 de mayo de 2018 | DUX

Libreto Premios 5 de Diapason
18,99 €

Oratorios sacros - Publicado el 27 de abril de 2018 | deutsche harmonia mundi

Libreto
17,99 €
11,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 30 de marzo de 2018 | Ligia

Hi-Res Libreto
15,39 €
10,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 30 de marzo de 2018 | Mirare

Hi-Res Libreto
Nos quedan hoy tres de las nueve Lecciones de tinieblas que François Couperin hubiera presumiblemente escrito. Compuestas para las «Damas religiosas» que pertenecían a la Orden de las Clarisas de la abadía de Longchamp, cerca de Paris −totalmente destruida durante la Revolución francesa−, estas Lecciones representan la cumbre del pietismo barroco a finales del reinado de Louis XIV, todavía impregnado por el jansenismo del siglo anterior. La abadía estaba abierta al público y se hizo costumbre dar las Lecciones de tinieblas no de noche, sino durante las tardes de los Miércoles, Jueves y Viernes santos. Era un acontecimiento mundano que los parisinos no querían perderse. Muy populares durante la segunda mitad del siglo XVII, las Lecciones de tinieblas se convirtieron en un género muy apreciado por numerosos compositores, entre los cuales Marc-Antoine Charpentier que escribió por lo menos una treintena de ellas, desgraciadamente perdidas en su mayor parte. Al volver a este género algo arcaico a principio del siglo XVIII, François Couperin supo insuflarle una forma nueva, mezclando la austeridad requerida con una expresión del dolor muy italianizante, que da a sus piezas una perturbadora sensualidad. La Tercera Lección a dos voces, en particular, rebosa vocalizaciones ricas en cuanto a la expresión de los sentimientos. Gracias al genio de François Couperin, esta interpretación exacerbada del dolor no se aleja nunca de la ópera cuyas representaciones estaban prohibidas durante la Cuaresma. El público podía así asistir al delicioso espectáculo de las pasiones humanas más febriles y sutiles so pretexto de religión. El conjunto Les Ombres [Las Sombras], co-dirigido por Margaux Blanchard y Sylvie Sartre, nos ofrece en este nuevo álbum las Lecciones de tinieblas junto con extractos de misas y motetes de Couperin, en una atmosfera de claroscuro que fusiona hábilmente el espíritu de rigor francés con la dulce teatralidad italiana. © François Hudry/Qobuz
23,09 €
16,49 €

Misas, Pasiones, Réquiems - Publicado el 23 de marzo de 2018 | Aparté

Hi-Res Libreto Premios 5 de Diapason
Desde los primeros años del siglo XVIII, se afirma en la Alemania luterana la tradición de un oratorio de la Pasión interpretado cada año durante la Semana santa. Podemos pues imaginar el número de Pasiones que Telemann presentó en Hamburgo durante sus cuarenta y seis años como director de la música de esta ciudad. Pero en otros puestos ocupados con anterioridad, hizo ejecutar unos oratorios de la Pasión, lo que lleva a más de ¡sesenta! el número de sus obras sobre este único tema. Estas Pasiones podían ser estrictamente litúrgicas, es decir, seguir rigurosamente el texto de uno de los cuatro evangelios, y también parafrasear libremente el relato de la Pasión, en una narración de un autor coetáneo, e incluso proponer meditaciones sobre aquellos acontecimientos. Así Seliges Erwägen de Telemann, cuyo tema viene precisado por el título entero: Oratorio de la Pasión, o Contemplación espiritual de los amargos sufrimientos y la muerte de Jesucristo, para incitar al rezo, en diversas meditaciones que provienen del relato de la Pasión. No un relato lineal de la Pasión, como en Bach, sino una serie de meditaciones individuales en música. La obra dataría de 1719, en su versión primitiva, antes de ser revisada y completada tres años más tarde para Hamburgo donde tuvo lugar la primera ejecución el 19 marzo de 1722. El éxito, al parecer, fue considerable y la obra se interpretó numerosas veces a lo largo de los decenios siguientes. Puede que fuera la obra basada en la Pasión más tocada durante el siglo XVIII, incluso antes que la Brockes Passion del mismo Telemann… No hay ni evangelista ni narrador, sino una evocación de los principales acontecimientos de la Pasión. Por tanto son solo dos los «papeles» principales: Cristo, con seis arias y seis recitativos, y la alegoría de la Devoción (soprano o tenor) como portavoz de los pensamientos de los fieles, con ocho arias y ocho recitativos. La narración recae en Pedro, con su reniego y su desesperanza, y Caifás, el sumo sacerdote, con una sola y muy violenta aria, que condena a Jesús. Se trata pues de una sucesión de meditaciones devocionales individuales. La instrumentación posee ella también una riqueza extraordinaria. Además de la cuerda, el continuo y la madera habitual, intervienen, por su color específico, dos trompas, dos chalumeaux, antepasados del clarinete –es una pena que Bach no haya contemplado esta sonoridad–, efectos de eco de flautas de pico, un magnífico solo de fagot entremezclado con la voz de soprano; en resumen, una vez más, Telemann nos demuestra que, muy lejos de ser un grifo de agua tibia barroca, posee una de las mentes musicales más poderosas de su tiempo. Al mando, el ejemplar Freiburger Barockorchester y un hermoso conjunto de solistas. © SM/Qobuz
25,49 €
17,99 €

Misas, Pasiones, Réquiems - Publicado el 16 de marzo de 2018 | Deutsche Grammophon Classics

Hi-Res Libreto Premios 5 de Diapason - Choc de Classica
Es difícil clasificar la Misa de Bernstein, compuesta en 1971. No se trata realmente de una misa, hablando con propiedad, sino de una especie de desenmarañado de la misa tradicional; de hecho, el título completo es: MASS: A Theater piece for Singers, Players and Dancers («MISA: Una obra de teatro para cantantes, músicos y bailarines»), y el argumento podría ser el de una especie de servicio divino que se tuerce antes de regresar, finalmente, a reencontrar la paz universal. Al principio, todo el mundo parece estar sumido en un acuerdo pero luego, los «músicos callejeros» empiezan a cuestionar la necesidad, o incluso la existencia, de un dios. La cacofonía que se va instalando hasta la catastrófica Elevación es finalmente apaciguada después de que el celebrante reúna a todas las almas alrededor de la deidad y pronuncie el último «podéis ir en paz». Bernstein reunió en su partitura todos los elementos posibles e imaginables de la música del siglo XX: banda de jazz, blues, grupo de rock, Broadway, expresionismo, dodecafonismo, modernismo, que no es más que una reminiscencia de Britten, música popular, fanfarria, voces clásicas mezcladas con voces de rock y jazz, recitativos de Gospel: una auténtica Torre de Babel que no tenía por qué ser necesariamente fácil de reunir al mismo tiempo. Pero podemos confiar en Yannick Nézet-Séguin y en su saber hacer para enlazar todos estos elementos dispares. Hay que tener en cuenta que se trata de una grabación hecha en vivo y en concierto, con una distribución espacial completamente espeluznante. Curiosidad histórica, el FBI –que nunca pierde la oportunidad de ponerse en ridículo– consideró MASS como una diatriba pacifista y anti-establishment, instando a Nixon a no asistir al estreno. A sabiendas de que la obra había sido encargada por Jackie Kennedy para la inauguración del Centro Kennedy para las Artes en Washington, en pleno lodazal estadounidense en Vietnam… © SM/Qobuz
9,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 15 de marzo de 2018 | Art House Records

14,99 €
9,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 9 de marzo de 2018 | Arcana

Hi-Res Libreto Premios Diapason découverte
Eh sí, hay todavía obras de Pergolesi que pueden constituir ¡estrenos discográficos mundiales en este siglo XXI! Cuesta pensar que estas obras hayan permanecido desatendidas durante unos tres siglos; como si su casi demasiado célebre Stabat Mater hubiera relegado en la sombra el resto de la amplia producción del compositor. En cualquier caso, estas dos obras sacras datan del final de su demasiada corta vida, entre los años 1730 y su desaparición seis años más tarde. De manera asombrosa, la Misa en re mayor de 1732 o 33 (la época de La Serva padrona) esta concebida para dos coros y dos orquestas, un efecto deliberadamente estereofónico increíblemente eficaz en términos de distribución espacial de la sonoridad y de la música; y no por ello deja el compositor de desplegar todas las paletas dinámica posibles, en vez de «aprovecharse» de la masa para ¡hacer ruido todo el tiempo! En cuanto al motete Dignas laudes resonemus, pertenece al género del gran motete concertante napolitano, una forma monumental que utiliza aquí también el doble coro y dos orquestas distintas. La partitura estaba perdida hasta que resurgió el material de orquesta de la época, lo que permitió reconstruir la obra en su totalidad. Redescubrimos la vena más lírica de Pergolesi, que compuso, no lo olvidemos, unas diez óperas y seguramente, si no hubiera muerto a los veintiséis años, docenas de dramas en música cada vez más impresionantes. © SM/Qobuz
25,19 €
17,99 €

Misas, Pasiones, Réquiems - Publicado el 9 de marzo de 2018 | harmonia mundi

Hi-Res Libreto
Esta nueva y esperadísima grabación de la Misa en si menor por Les Arts Florissants de William Christie (harmonia mundi) se realizó en directo en la Filarmónica de París en septiembre de 2016. La obra viajó luego por Versalles, Londres, Barcelona hasta Leipzig, en la célebre iglesia de Santo Tomás de la que Bach fue Cantor de 1723 hasta su muerte en 1750. Fruto de un ensamblaje de obras dispersas, tomadas de sus propias composiciones (como lo hizo Monteverdi para su Selva Morale e spirituale), la Misa nos parece hoy, dada su coherencia, rozar la perfección. Pero Bach no pudo oír nunca esta nueva versión mientras vivía. La obra no se publicó integralmente antes de 1845 y su creación data probablemente de 1859, en algún lugar de Alemania. Exceptuando el Oratorio de Navidad, la Pasión según San Juan y algunas cantatas, Les Arts Florissants no interpretaron mucha música de Johann Sebastian Bach. Aquí, unos solistas procedentes en su mayoría del Jardin de Voces –la Academia de Christie para jóvenes cantantes– se suman a las fuerzas instrumentales y corales de Les Arts florissants. © François Hudry/QOBUZ/marzo. 2018
15,39 €
10,99 €

Cantatas sacras - Publicado el 16 de febrero de 2018 | Mirare

Hi-Res Libreto Premios Gramophone Editor's Choice - Diapason d'or / Arte
La cantata Jesus nahm zu sich die Zwölfe («Jesús tomó consigo a los doce») BWV 22 es un hito histórico para Bach. En efecto, la compuso, estando todavía en Köthen, para conseguir el puesto de Cantor de Leipzig y la dirigió luego el 7 de febrero de 1723, acaso cantando también la parte de bajo. Sabemos que el Consejo de la ciudad, al no poder conseguir contratar a sus compositores preferidos –Telemann, Graupner y otros dos–, se conformó con el «mediocre» Bach… Empieza el evangelio del día con Cristo anunciando su muerte y su resurrección a sus discípulos. Efectivo modesto: voces, cuerdas, un oboe y continuo, pero –como en prácticamente todas las cantatas de Bach– el contenido musical cuenta entre lo más suntuoso de toda su obra. Para la misma celebración, un año más tarde, Bach concibió una nueva cantata, Herr Jesu Christ, wahr’ Mensch und Gott («Señor Jesucristo, verdadero hombre y Dios») BWV 127 que no tiene prácticamente nada que ver con la anterior. Bach propone una impresionantísima meditación sobre la muerte física. Cuando a lo largo de sus cantatas, Bach se refiere a una muerte afortunada que lo rescatara de las vicisitudes de la vida terrestre, helo aquí revelando su gran temor de la muerte física. El aria «Die Seele ruht» es uno de estos sublimes momentos en suspenso creados por Bach, un inefable tintinnabulum en el que soprano y oboe dialogan sobre una temática desgarradora, mientras las flautas y las cuerdas en pizzicato representan el tiempo que pasa con una belleza indescriptible. Finalmente, Die Elenden sollen essen («Los pobres comerán hasta saciarse») BWV 75, la cantata con la que Bach empezó a ejercer sus funciones en Leipzig, esta vez, en San Nicolás, mientras la BWV 22 se interpretó en Santo Tomás; en efecto, las cantatas se interpretaban en alternancia en sendas iglesias. Queriendo sin duda presentarse con el máximo brillo, concibió esta cantata de amplias proporciones: catorce números distribuidos en dos partes. Obviamente, Bach no podía componer cada semana una obra tan extensa y poderosa. Y hay aquí materia prima para una Pasión… pasión con la que Philippe Pierlot, su Ricercar Consort y los solistas nos restituyen estas obras maestras. © SM/Qobuz
16,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 26 de enero de 2018 | Warner Classics

Premios Diapason d'or
10,49 €
6,99 €

Música vocal sacra - Publicado el 15 de enero de 2018 | naïve classique

Hi-Res Libreto Premios 5 de Diapason
Cuesta imaginar que pueda todavía existir un «estreno discográfico mundial» de Gounod, en particular al tratarse de una obra para nada irrelevante. Y sin embargo… San Francisco de Asís, pequeño oratorio en dos partes creado en 1891, quedó inmediatamente olvidado, hasta tal punto que se pudo dudar de la existencia de la obra. Y de pronto, en 1996, el manuscrito resurgió por casualidad; y he aquí su creación discográfica, aunque varias representaciones públicas tuvieron lugar desde su redescubrimiento. El ultimo oratorio de Gounod, con proporciones mucho más modestas que Redención o Mors et Vita, con una gran unidad y sabrosos arcaísmos cuidadosamente medidos, conjuga una sobriedad franciscana con esta plenitud sonora cuyo secreto atesoraba Gounod. Según los términos del compositor: «quisiera que la primera de las dos partes fuese la traducción musical del hermoso cuadro de Murillo representando al Crucificado inclinado hacia san Francisco con un brazo alrededor del cuello. La segunda parte sería la traducción del admirable cuadro de Giotto, Muerte de San Francisco rodeado de sus religiosos. » Al oyente le toca crear su propia religión, si se me permite decirlo. Completan el álbum el Himno a Santa Cecilia igualmente de Gounod y la Leyenda de Santa Cecilia de Liszt, escrita en 1874; y no nos sorprendamos al oír esta obra cantada en francés, es de hecho su lengua original. © SM/Qobuz
20,99 €
13,99 €

Cantatas sacras - Publicado el 12 de enero de 2018 | Ediciones Singulares

Hi-Res Libreto Premios 5 de Diapason - 5 étoiles de Classica
Figura emblemática del Romanticismo francés gracias al éxito nunca interrumpido de Faust y de Roméo et Juliette, Charles Gounod se presentó tres veces al prestigioso Prix de Rome en los años 1837, 1838 y 1839. Escribió así tres cantatas para solistas y orquesta, incluyendo Marie Stuart et Rizzio y La Vendetta, que nunca tuvo la oportunidad de escuchar. Estas páginas, de un romanticismo palpitante, se presentan por primera vez y muestran a un joven compositor con grandes dotes para la lírica. Finalmente, con Fernand obtuvo el premio, que conllevaba la estancia durante tres años, desde 1840, en la Villa Medici en Roma. Durante su estancia compuso varias obras sacras que también permanecieron en la penumbra hasta ahora. Su espléndida Messe vocale para coro sin acompañamiento, escrito en un estilo neo-palestriniano, merece un lugar destacado en el repertorio de todo conjunto vocal. © Palazzetto Bru Zane
1,07 €

Música vocal sacra - Publicado el 6 de enero de 2018 | Zauberwald Records