Artistas similares

Los álbumes

19,49 €
13,99 €

Blues - Publicado el 25 de enero de 2019 | Blue Note

Hi-Res Premios 4F de Télérama
De entrada destaca ese timbre vocal ronco, único, que choca a los no avisados, como digna sucesora de Nina Simone amamantada en las fuentes sonoras de Nueva Orleans. Y al igual que su ilustre predecesora, Sarah McCoy tiene algo de fenómeno de feria. Diva soul de rubia melena, su garganta parece habitada por los efluvios más ponzoñosos del jazz, el blues, el folk y el rock’n’roll. Una fuerte personalidad cincelada por las muchas cuitas de la vida, como si estuviéramos ante una prima lejana de Billie Holiday, Amy Winehouse, Tom Waits o Janis Joplin, e incluso del bueno de Dr. John… Tras dos singles y conciertos donde la intensa McCoy recurría a la expresividad más rabiosa, en su álbum Blood Siren, producido por Chilly Gonzales y Renaud Letang, apuesta por la calma. Una calma aparente, por supuesto. Y es que sabe cómo ocultar exteriormente su rabia, aunque hierva por dentro. En ocasiones la norteamericana recurre como armas a la ingenuidad y la sinceridad, sobre todo en esas piezas en las que participa un piano de juguete. Un modo, tal vez, de subrayar la desesperación infantil de sus canciones. Como en The Death of a Blackbird, formidable instrumental que prueba su formación clásica, con esa desoladora sensación de soledad. En cuanto a la chamánica Devil’s Prospects, ofrece los giros de un cuento vudú ambientado en el Bayou, humedades nocturnas y aromas alcohólicos incluidos… Hace falta varias escuchas para hacerse con Blood Siren e impregnarse de sus melodías y letras. Lo fácil hubiera sido que la dama pulsara la tecla bigger than life y ponerse a berrear ante el micrófono para llamar la atención del curioso. Pero Sarah McCoy demuestra con este disco que es una artista madura y que su momento de gloria durará mucho más de lo que garantiza una simple tarde en el circo… © Marc Zisman/Qobuz
13,99 €

Blues - Publicado el 25 de enero de 2019 | Blue Note

De entrada destaca ese timbre vocal ronco, único, que choca a los no avisados, como digna sucesora de Nina Simone amamantada en las fuentes sonoras de Nueva Orleans. Y al igual que su ilustre predecesora, Sarah McCoy tiene algo de fenómeno de feria. Diva soul de rubia melena, su garganta parece habitada por los efluvios más ponzoñosos del jazz, el blues, el folk y el rock’n’roll. Una fuerte personalidad cincelada por las muchas cuitas de la vida, como si estuviéramos ante una prima lejana de Billie Holiday, Amy Winehouse, Tom Waits o Janis Joplin, e incluso del bueno de Dr. John… Tras dos singles y conciertos donde la intensa McCoy recurría a la expresividad más rabiosa, en su álbum Blood Siren, producido por Chilly Gonzales y Renaud Letang, apuesta por la calma. Una calma aparente, por supuesto. Y es que sabe cómo ocultar exteriormente su rabia, aunque hierva por dentro. En ocasiones la norteamericana recurre como armas a la ingenuidad y la sinceridad, sobre todo en esas piezas en las que participa un piano de juguete. Un modo, tal vez, de subrayar la desesperación infantil de sus canciones. Como en The Death of a Blackbird, formidable instrumental que prueba su formación clásica, con esa desoladora sensación de soledad. En cuanto a la chamánica Devil’s Prospects, ofrece los giros de un cuento vudú ambientado en el Bayou, humedades nocturnas y aromas alcohólicos incluidos… Hace falta varias escuchas para hacerse con Blood Siren e impregnarse de sus melodías y letras. Lo fácil hubiera sido que la dama pulsara la tecla bigger than life y ponerse a berrear ante el micrófono para llamar la atención del curioso. Pero Sarah McCoy demuestra con este disco que es una artista madura y que su momento de gloria durará mucho más de lo que garantiza una simple tarde en el circo… © Marc Zisman/Qobuz
1,29 €

Blues - Publicado el 25 de septiembre de 2015 | Sarah McCoy

1,29 €

Blues - Publicado el 25 de septiembre de 2015 | Sarah McCoy

El intérprete

Sarah McCoy en el Magazine