Su carrito está vacío

Categorías :

Artistas similares

Los álbumes

A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 21 de noviembre de 1975 | EMI

Premios Discoteca Ideal Qobuz
Los Queen habían llegado hasta el límite del hard rock y el heavy metal en Sheer Heart Attack, pero terminaron por derribar todas las barricadas con A Night at the Opera, una conscientemente ridícula y ampulosa obra maestra del hard rock. Utilizando como base las múltiples capas de guitarras de su predecesor, A Night at the Opera abarca metal, pop, music hall británico amanerado y rock progresivo místico, culminando en la fusión de todos estos elementos en la pseudo-operática "Bohemian Rhapsody". En realidad se asemeja bastante a la versión de Queen de Led Zeppelin IV, pero mientras que los Zep conferían a su grandilocuencia una sensación de oscura amenaza, los Queen celebraban su propia pomposidad. El atractivo de A Night at the Opera reside en sus meticulosas producciones. Es rock progresivo con humor, pero también con dinámica, y la expresión más acabada del método de Queen, cuyos sucesivos discos nunca conseguirían superar. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 8 de noviembre de 1974 | EMI

Premios Discoteca Ideal Qobuz
Queen II was a breakthrough in terms of power and ambition, but Queen's third album Sheer Heart Attack was where the band started to gel. It followed quickly on the heels of the second record -- just by a matter of months; it was the second album they released in 1974 -- but it feels like it had a longer incubation period, so great is the progress here. Which isn't quite to say that Sheer Heart Attack is flawless -- it still has a tendency to meander, sometimes within a song itself, as when the killer opening "Brighton Rock" suddenly veers into long stretches of Brian May solo guitar -- but all these detours do not distract from the overall album, they're in many ways the key to the record itself: it's the sound of Queen stretching their wings as they learn how to soar to the clouds. There's a genuine excitement in hearing all the elements to Queen's sound fall into place here, as the music grows grander and catchier without sacrificing their brutal, hard attack. One of the great strengths of the album is how all four members find their voices as songwriters, penning hooks that are big, bold, and insistent and crafting them in songs that work as cohesive entities instead of flourishes of ideas. This is evident not just in "Killer Queen" -- the first, best flourishing of Freddie Mercury's vaudevillian camp -- but also on the pummeling "Stone Cold Crazy," a frenzied piece of jagged metal that's all the more exciting because it has a real melodic hook. Those hooks are threaded throughout the record, on both the ballads and the other rockers, but it isn't just that this is poppier, it's that they're able to execute their drama with flair and style. There are still references to mystical worlds ("Lily of the Valley," "In the Lap of Gods") but the fantasy does not overwhelm as it did on the first two records; the theatricality is now wielded on everyday affairs, which ironically makes them sound larger than life. And this sense of scale, combined with the heavy guitars, pop hooks, and theatrical style, marks the true unveiling of Queen, making Sheer Heart Attack as the moment where they truly came into their own. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
CD20,99 €

Rock - Publicado el 21 de noviembre de 1975 | Universal Music Division Mercury Records

Premios Discoteca Ideal Qobuz
Los Queen habían llegado hasta el límite del hard rock y el heavy metal en Sheer Heart Attack, pero terminaron por derribar todas las barricadas con A Night at the Opera, una conscientemente ridícula y ampulosa obra maestra del hard rock. Utilizando como base las múltiples capas de guitarras de su predecesor, A Night at the Opera abarca metal, pop, music hall británico amanerado y rock progresivo místico, culminando en la fusión de todos estos elementos en la pseudo-operática "Bohemian Rhapsody". En realidad se asemeja bastante a la versión de Queen de Led Zeppelin IV, pero mientras que los Zep conferían a su grandilocuencia una sensación de oscura amenaza, los Queen celebraban su propia pomposidad. El atractivo de A Night at the Opera reside en sus meticulosas producciones. Es rock progresivo con humor, pero también con dinámica, y la expresión más acabada del método de Queen, cuyos sucesivos discos nunca conseguirían superar. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
CD24,99 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

The Platinum Collection de Queen reúne los tres volúmenes de Greatest Hits que la banda publicara previamente en una sola caja -de color platino, por supuesto. Aunque carece de mayor sentido para los fans que ya poseen las tres recopilaciones -o, mejor aún, todos los álbumes de la banda- es bastante útil para aquellos que quieran obtener los tres discos de una sola vez, o para coleccionistas (la clase de coleccionistas que coleccionan objetos y productos, no aquellos que sólo desean conseguir la música). © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

Libreto
Enésima reedición del clásico primer Greatest Hits de Queen, uno de los discos más vendidos de la historia. Esta versión de 2011 presenta los mismos diecisiete temas de la primera edición en CD de 1994, extraídos de los mejores discos del grupo, aquellos grabados entre 1974 y 1980: Queen II, Sheer Heart Attack, A Night At The Opera, A Day At The Races, News Of The World, Jazz y The Game. Contiene las canciones más famosas de época de oro de Queen, entre las que figuran himnos como "Bohemian Rapsody" o "We Will Rock You", pero es necesario aclarar que no incluye ninguno de sus éxitos de los años ochenta. La versión para el mercado japonés agrega el tema "Teo Torriatte (Let Us Cling Together)" como bonus track. © Mariano Prunes /TiVo
A partir de:
CD13,99 €

Bandas sonoras de cine - Publicado el 18 de octubre de 2018 | EMI

Aun siendo el film sobre Queen uno de los estrenos más esperados de 2018, su banda sonora provocará seguramente la misma desilusión en los fans que el lanzamiento al mercado de los diferentes recopilatorios o reediciones anteriores. ¡Sin embargo, la verdad es que en cuanto a su contenido poco tiene de reprochable! Pese a jactarse de incluir 11 inéditos entre las 22 canciones reunidas, Bohemian Rhapsody no es sino el enésimo Greatest Hits con alguna rareza, que entrarían más bien en el rango de curiosidades a excepción de un tema de Smile, Doing Allright, que demuestra, por si todavía hiciera falta, que Brian May y Roger Taylor sonaban ya como Queen antes de reclutar a Freddie Mercury. Lo más interesante, con todo, es esa histórica actuación en el Live Aid, el 13 de julio de 1985, recogida íntegramente.En cualquier caso, los devotos de la banda se alegrarán de poder escuchar esa jubilosa versión de Fat Bottomed Girls grabada en la capital francesa en uno de los tres conciertos ofrecidos en el Pavillon de París (los días 27 y 28 de febrero y 1 de marzo de 1979), aunque, desgraciadamente, carente de la introducción de un feliz Freddie que exclama con alegría «grosses fesses» [algo así como «culos gordos», en lugar de «grosses bises», es decir, «muchos besos»]. Y también resulta altamente disfrutable ese Love Of My Life extraído del monumental concierto Rock In Rio del 11 de enero de 1985, con una audiencia estimada de 500.000 espectadores, sin contar esa retransmisión televisada vista por alrededor de 200 millones… Y en el caso de que nos quedemos con ganas de más, habrá que esperar pacientemente a un proyecto similar a la soberbia Anthology de los Beatles. Tanto el grupo como su recordado y carismático líder se lo merecen. © Jean-Pierre Sabouret/Qobuz
A partir de:
HI-RES23,49 €
CD16,49 €

Rock - Publicado el 2 de octubre de 2020 | EMI

Hi-Res
Este entretenido álbum en vivo demuestra ampliamente la evidente afinidad entre Adam Lambert y Queen. Curado personalmente por Brian May, Roger Taylor y Adam Lambert, el disco recopila los mejores momentos extraídos de los casi 200 conciertos que protagonizaron en lugares tan distantes como Brasil, España, Japón, Australia e Inglaterra. Si bien nadie podrá jamás reemplazar a Freddie Mercury, Lambert se revela como una acertadísima opción, una especie de versión de Mercury del nuevo milenio complementada con un toque de Broadway, a mitad de camino entre George Michael y Paul Rodgers - dos artistas que también habían cantado con Queen luego de la muerte de Mercury. © TiVo
A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

A partir de:
CD20,99 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2010 | EMI

A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

El último disco de estudio de Queen antes de la muerte del cantante Freddy Mercury se convirtió en su tercer álbum número uno consecutivo en el Reino Unido. El suceso en Estados Unidos fue algo más modesto, aunque "Headlong", "Innuendo" y "I Can't Live Without You" gozaron de difusión radial, y la placa se volvió el primer disco de oro de Queen en siete años. Innuendo no se aleja mucho del estilo tradicional de la banda, su famoso hard rock operático y algo burlón de mediados de los '70, ofreciendo en "Headlong" la dosis esperada de guitarras y riffs pesados y en "I'm Going Slightly Mad" los típicos manierismos de Mercury. (Cuando salió este disco, el catálogo completo de Queen desde 1973, anteriormente propiedad de Elektra y Capitol, fue adquirido para su distribución en Estados Unidos por Hollywood Records, una subsidiaria de Disney, que se ocupó de reeditar todos los discos de la banda en CD). © TiVo
A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

A partir de:
CD19,49 €

Rock - Publicado el 3 de junio de 1986 | EMI

A Kind of Magic sirvió principalmente como telón de fondo musical de la película Los Inmortales, pero al contrario de lo que ocurre con la otra banda sonora que compuso para una película (Flash Gordon, de 1980), este disco no contiene ni un solo tema instrumental, sino que todos los temas son canciones en toda su forma. A aquellos que dudaran que Queen aún pudiera componer heavy metal del apoteósico se les acallaron sus dudas de una vez por todas con el tema principal, "One Vision". Este tema es fácilmente el punto álgido del disco, y su letra describe la actuación que dio Queen en el concierto benéfico de Live Aid en 1985, que causó auténtica sensación. Otros puntos destacados que se pueden destacar son el majestuoso torbellino del tema que da título al disco, la hermosa y melancólica balada "Who Wants to Live Forever", el pop clásico de "Friends Will Be Friends" y la pieza roquera de primera categoría "Gimme the Prize (Kurgan's Theme)". © TiVo
A partir de:
CD20,99 €

Rock - Publicado el 27 de junio de 1980 | EMI

Queen had long been one of the biggest bands in the world by 1980's The Game, but this album was the first time they made a glossy, unabashed pop album, one that was designed to sound exactly like its time. They might be posed in leather jackets on the cover, but they hardly sound tough or menacing -- they rarely rock, at least not in the gonzo fashion that's long been their trademark. Gone are the bombastic orchestras of guitars and with them the charging, relentless rhythms that kept Queen grounded even at their grandest moments. Now, when they rock, they'll haul out a clever rockabilly pastiche, as they do on the tremendous "Crazy Little Thing Called Love," a sly revival of old-time rock & roll that never sounds moldy, thanks in large part to Freddie Mercury's panache. But even that is an exception to the rule on The Game. Usually, when they want to rock here, they wind up sounding like Boston, as they do on John Deacon's "Need Your Loving Tonight," or they sound a bit like a new wave-conscious rocker like Billy Squier, as they do on the propulsive "Coming Soon." But even those are exceptions to the overall rule on The Game, since most of the album is devoted to disco-rock blends -- best heard on the globe-conquering "Another One Bites the Dust," but also present in the unintentionally kitschy positivity anthem "Don't Try Suicide" -- and the majestic power ballads that became their calling card in the '80s, as they reworked the surging "Save Me" and the elegant "Play the Game" numerous times, often with lesser results. So, The Game winds up as a mixed bag, as many Queen albums often do, but again the striking difference with this album is that it finds Queen turning decidedly, decisively pop, and it's a grand, state-of-the-art circa 1980 pop album that still stands as one of the band's most enjoyable records. But the very fact that it does showcase a band that's turned away from rock and toward pop means that for some Queen fans, it marks the end of the road, and despite the album's charms, it's easy to see why. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 28 de octubre de 1991 | EMI

Libreto
Publicado más o menos un mes antes de la prematura muerte de Freddie Mercury en noviembre de 1991, se publicó una segunda colección de grandes temas titulada Greatest Hits, Vol. 2, en Inglaterra solamente. Si bien a este disco se le cambió después el orden de los temas y se volvió a publicar como Classic Queen en los Estados Unidos en 1992, Greatest Hits, Vol. 2 contiene todos los grandes éxitos de la banda en Europa de 1982 a 1991. Puede que los éxitos de Queen de esta época no sean tan impactantes como sus predecesores de los 70, pero aun así hay unas cuantas composiciones de rock muy convincentes. Temas como "Radio Ga Ga", "I Want to Break Free" y "I'm Going Slightly Mad" demuestra que la banda podía componer auténticas joyas del pop, mientras que las piezas más roqueras "I Want It All", "Headlong", "One Vision" y "Hammer to Fall" han mantenido contentos a quienes han seguido la banda durante más tiempo. © Greg Prato /TiVo
A partir de:
CD20,99 €

Rock - Publicado el 10 de noviembre de 1978 | EMI

Famously tagged as "fascist" in a Rolling Stone review printed at the time of its 1978 release, Jazz does indeed showcase a band that does thrive upon its power, thrilling upon the hold that it has on its audience. That confidence, that self-intoxication, was hinted at on News of the World but it takes full flower here, and that assurance acts as a cohesive device, turning this into one of Queen's sleekest albums. Like its patchwork predecessor, Jazz also dabbles in a bunch of different sounds -- that's a perennial problem with Queen, where the four songwriters were often pulling in different directions -- but it sounds bigger, heavier than News, thanks to the mountains of guitars Brian May has layered all over this record. If May has indulged himself, Freddie Mercury runs riot all over this album, infusing it with an absurdity that's hard to resist. This goofiness is apparent from the galloping overture "Mustapha," and things only get a lot sillier from that point out, as the group sings the praises of "Fat Bottomed Girls" and "Bicycle Races." May and Mercury have an unspoken competition on who can overdub the most onto a particular track, while Roger Taylor steers them toward their first disco song in the gloriously dumb "Fun It." But since over-the-top campiness has always been an attribute in Queen, this kind of grand-scale exaggeration gives Jazz a sense of ridiculousness that makes it more fun than many of their other albums. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 10 de diciembre de 1976 | EMI

A Day at the Races es una evidente secuela de A Night at the Opera, algo que Queen nunca se molestó en ocultar - hasta el arte de tapa y el título tienen la misma procedencia. A Day at the Races posee sin embargo un sonido más ajustado, algo que no es necesariamente mejor para una banda tan afecta a la extravagancia como Queen. Los rebordes kitsch y operáticos del álbum precedente ceden terreno a un hard rock enérgico y efectivo, aunque quizás menos creativo. Más allá del orden cronológico, A Day at the Races (1976) se podría considerar un puente ideal entre la contundencia de Sheer Heart Attack (1974) y el barroquismo de A Night at the Opera (1975). Incluye "Tie Your Mother Down" y "Somebody to Love". © TiVo
A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de enero de 2011 | EMI

A partir de:
CD12,49 €

Rock - Publicado el 8 de marzo de 1974 | EMI

Algo incomprendido a la hora de su lanzamiento en 1974 ya que resultaba difícil encasillarlo, Queen II mezclaba glam, rock progresivo y heavy metal con abundantes manipulaciones sonoras. El disco contenía el primer éxito de Queen en el Reino Unido, el místico "Seven Seas of Rhye", pero los otros temas (que no suelen figurar en las recopilaciones del grupo) también son muy interesantes. Con el tiempo Queen II se convirtió en uno de los discos favoritos de los fanáticos más acérrimos de Queen debido a que ilustra el momento en el cual la banda comenzó a amalgamar todas sus influencias en un sonido propio. © TiVo