Su carrito está vacío

Categorías :

Artistas similares

Los álbumes

A partir de:
CD10,99 €

Metal - Publicado el 1 de agosto de 1991 | Blackened Recordings - Universal Music

Premios Discoteca Ideal Qobuz
Después de... And Justice for All, Metallica decidió que era el momento de simplificar y sistemizar su sonido. Si bien el planteamiento tenía sentido desde un punto de vista musical, también fue una oportunidad para comercializar su música, y Metallica consigue ambos objetivos. Las mejores canciones son más melódicas e inmediatas, los aplastantes ritmos simplificados en "Enter Sandman", "Sad But True" y "Wherever I May Roam" conservan estructuras tradicionales, mientras la producción profesional nítida de Bob Rock aumenta su accesibilidad. "The Unforgiven" y "Nothing Else Matters" evitan los riffs implacables de la guitarra que habían puntuado siempre las baladas del grupo. Metallica es un buen álbum, pero no tan extraordinario, uno cuyos mejores momentos han alcanzado la cima del heavy metal merecidamente, pero cuyo acercamiento también anunció un declive creativo. © Steve Huey /TiVo
A partir de:
CD139,99 €

Metal - Publicado el 3 de marzo de 1986 | Blackened Recordings - Universal Music

Premios Best New Reissue
¿Metallica, más grandes que los Beatles? En términos de potencia sonora la cosa ofrece pocas dudas, pero si se atiende a la labor de reedición y remasterización, incluyendo siempre "algún" bonus, la palma se la llevan también nuestros Four Horsemen, aunque solo sea comparando esta edición "deluxe" de su tercer álbum con la de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band Anniversary (Edition Super Deluxe) de los Fab Four. Y es que el oyente encontrará nada menos que el equivalente a unos diez CD, repletos a rebosar, en este Master Of Puppets que más de uno, con mayor o menor razón, considera precisamente el Sgt. Pepper's de Metallica. En todo caso y por más que nos esforcemos, no resulta nada fácil encontrarle defectos a este auténtico monumento sonoro. Y su larga gestación, como demuestran las grabaciones que documentan las diferentes fases del proyecto, no hace sino reforzar la sensación de que la banda pasaba por uno de los periodos más dulces de su carrera. Claro que existen detractores que reprochan a este álbum el no ser tan sorprendente como los anteriores. De hecho, la estructura general de Master... y la mayor parte de sus temas recuerdan poderosamente a Ride The Lightning desde su primer y ultraveloz corte, Battery, en la estela de Fight Fire With Fire, hasta ese épico final con Damage Inc., que parece una versión endiabladamente acelerada de Creeping Death, pasando por la falsa balada a medio tempo que es Welcome Home (Sanitarium), que recurre claramente a los mismos ingredientes de Fade To Black, sin olvidar una pieza instrumental finamente cincelada como Orion, cuya similitud con The Call Of Ktulu no deja de ser con todo muy vaga... Pero aunque este tercer disco pueda considerarse síntesis de los dos precedentes, hay que tener en cuenta que Master… muestra un mejor acabado, en la medida en que por primera vez Metallica disponía del tiempo y de los medios precisos para pulir sus composiciones hasta llevarlas a la perfección. Incluso comparado con producciones recientes, el álbum resulta todavía impresionante e inapelable desde un punto de vista técnico. En realidad, el interés de la presente edición remasterizada no reside tanto en el lifting efectuado al sonido como en todo lo que la acompaña. Con Metallica estamos acostumbrados, desde la reedición de su primer directo oficial, Live Shit: Binge & Purge, a que no nos dejen a medias. Pero esto lo supera todo, incluso si se compara con las reediciones de Kill 'em All y Ride The Lightning. El grupo ha escarbado en sus archivos y ha tirado la casa por la ventana con tal de ampliar el álbum, en todos los sentidos de la expresión. En primer lugar cabe disfrutar de las numerosas pruebas, que llevarán al éxtasis a cualquier aspirante a músico. Y lo mismo sucede con las maquetas procedentes de las distintas fases del proyecto y con las versiones instrumentales que iluminan más de un detalle que hasta ahora pasaba desapercibido. De acuerdo, el entusiasmo no llegará al punto de escuchar en bucle los extractos de las cassettes personales de James (con esos "wana nana naaa") y de Kirk, ni las versiones "in progress" grabadas en el famoso "garaje" de Metallica... A cambio, estos archivos contienen inspirados momentos como The Prince, tema tomado de Diamond Head que comparece en atractiva fase de esbozo, o una relectura inacabada de Fang, The Money Will Roll Right In, que merecen escucharse con atención. Este disco colosal solo ha dividido a los fans a la hora de discernir si es el mejor de Metallica, o el segundo o tercero mejor, sin que nadie pueda situarlo en el cuarto puesto. Pero la nueva perspectiva aportada por esta edición puede llevar a más de uno a ponerlo en la cima de su discografía. Aunque, más allá de la merecida y harto convincente revaluación de Master…, no debe perderse de vista que supuso también la culminación del periodo Cliff Burton. Periodo fácil de distinguir por la importancia fundamental adquirida por el músico. Y absolutamente inobjetable. Lejos de ser un simple bajista, Burton constituía una verdadera energía motriz en términos de creatividad y de inspiración, que disponía a la vez de un carácter generoso y reflexivo que equilibraba o, mejor dicho, "armonizaba", la correlación de fuerzas en el seno de Metallica. Más tarde se echaría a faltar, y en más de una ocasión, su influencia mediadora entre Lars Ulrich y James Hetfield. Y cabe incluso preguntarse si la evolución de Kirk Hammett no se vería en cierto modo afectada tras este disco, cuando ya no contaba con el empuje del booster (pedal aumentador de graves), empuje tanto intelectual como instrumental, de Burton. La relevancia del bajista resulta más que evidente en los conciertos aquí incluidos, en algunos casos de sonido excepcional. Cabe destacar su presencia en el que sería su último directo, en el Solnahallen de Estocolmo el 26 de septiembre de 1986, registrado horas antes del accidente de autocar donde perdería la vida; teniendo en cuenta su valor como documento, no caben quejas acerca de la calidad propia de "bootleg" de la grabación. Al margen de lo que después aportara Jason Newsted, de quien se incluyen sus audiciones y primer concierto con Metallica, la banda perdió con Cliff Burton mucho más que a un simple músico. El mejor argumento de quienes ponen este Master… en lo más arriba del podio es que lo único que se echa a faltar en …And Justice For All o incluso en el «black album» (Metallica) es precisamente... a Cliff Burton, ¡no hace falta decir más! Por el cuidado con que se ha llevado a cabo la presente reedición de Master… parece evindente que Lars, James y Kirk han querido rendir un último y dignísimo homenaje a quien tanto les diera. © JPS/Qobuz
A partir de:
CD12,49 €

Metal - Publicado el 12 de septiembre de 2008 | Blackened Recordings - Universal Music

Premios 8/10 de Volume
El placer de Death Magnetic es volver a escuchar a Metallica sonar como Metallica. Las canciones individuales son secundarias a cómo suena la banda, cómo escupen y gruñen, cómo ejercen su poderío y cobran vida. Metallica no está repitiendo de nuevo los pasos que dieron en los años 80, se ha revigorizado gracias al espíritu de sus primeros años, añadiendo un sombreado que aprendieron en los 90, tanto si es una tensión sinfónica como insertando golpes de blues entre tanta música estruendosa. Es difícil no entusiasmarse con la maestría de la agresión e intensificación de Metallica. No hay duda de que el grupo es más viejo, están más asentados y ya no les impulsa el hambre y la testosterona que convirtieron a sus álbumes de los 80 en apasionantes, pero en el caso de Death Magnetic, más viejo no significa menos potencia. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 1 de agosto de 1991 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Después de... And Justice for All, Metallica decidió que era el momento de simplificar y sistemizar su sonido. Si bien el planteamiento tenía sentido desde un punto de vista musical, también fue una oportunidad para comercializar su música, y Metallica consigue ambos objetivos. Las mejores canciones son más melódicas e inmediatas, los aplastantes ritmos simplificados en "Enter Sandman", "Sad But True" y "Wherever I May Roam" conservan estructuras tradicionales, mientras la producción profesional nítida de Bob Rock aumenta su accesibilidad. "The Unforgiven" y "Nothing Else Matters" evitan los riffs implacables de la guitarra que habían puntuado siempre las baladas del grupo. Metallica es un buen álbum, pero no tan extraordinario, uno cuyos mejores momentos han alcanzado la cima del heavy metal merecidamente, pero cuyo acercamiento también anunció un declive creativo. © Steve Huey /TiVo
A partir de:
HI-RES61,23 €
CD45,49 €

Metal - Publicado el 10 de septiembre de 2021 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
“Like most tribute albums, it’s a study in the art of rearrangement, in how an artist can rethink a song from the ground up without sacrificing something essential about the original recording.” © TiVo
A partir de:
HI-RES25,49 €
CD17,99 €

Metal - Publicado el 28 de agosto de 2020 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
En ocasión del vigésimo aniversario de S&M, el disco sinfónico de Metallica con la Sinfónica de San Francisco de 1999, la legendaria banda de trash metal decidió ofrecer dos nuevos conciertos junto a la orquesta. El evento, denominado S&M2, resultó ser bastante diferente al original, puesto que tuvo lugar en un estadio mucho más amplio, Robert Trujillo había reemplazado a Jason Newsted al bajo en Metallica y la Sinfónica ya no estaba dirigida por el fallecido Michael Kamen sino por Michael Tilson Thomas y Edwin Outwater. Además de clásicos del repertorio de la banda llevados a extremos tan rimbombantes como fascinantes, el repertorio incluyó también una versión de "Iron Foundry" del compositor futurista ruso Alexander Mosolov. © TiVo
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 1 de marzo de 1986 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
¿Metallica, más grandes que los Beatles? En términos de potencia sonora la cosa ofrece pocas dudas, pero si se atiende a la labor de reedición y remasterización, incluyendo siempre "algún" bonus, la palma se la llevan también nuestros Four Horsemen, aunque solo sea comparando esta edición "deluxe" de su tercer álbum con la de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band Anniversary (Edition Super Deluxe) de los Fab Four. Y es que el oyente encontrará nada menos que el equivalente a unos diez CD, repletos a rebosar, en este Master Of Puppets que más de uno, con mayor o menor razón, considera precisamente el Sgt. Pepper's de Metallica. En todo caso y por más que nos esforcemos, no resulta nada fácil encontrarle defectos a este auténtico monumento sonoro. Y su larga gestación, como demuestran las grabaciones que documentan las diferentes fases del proyecto, no hace sino reforzar la sensación de que la banda pasaba por uno de los periodos más dulces de su carrera. Claro que existen detractores que reprochan a este álbum el no ser tan sorprendente como los anteriores. De hecho, la estructura general de Master... y la mayor parte de sus temas recuerdan poderosamente a Ride The Lightning desde su primer y ultraveloz corte, Battery, en la estela de Fight Fire With Fire, hasta ese épico final con Damage Inc., que parece una versión endiabladamente acelerada de Creeping Death, pasando por la falsa balada a medio tempo que es Welcome Home (Sanitarium), que recurre claramente a los mismos ingredientes de Fade To Black, sin olvidar una pieza instrumental finamente cincelada como Orion, cuya similitud con The Call Of Ktulu no deja de ser con todo muy vaga... Pero aunque este tercer disco pueda considerarse síntesis de los dos precedentes, hay que tener en cuenta que Master… muestra un mejor acabado, en la medida en que por primera vez Metallica disponía del tiempo y de los medios precisos para pulir sus composiciones hasta llevarlas a la perfección. Incluso comparado con producciones recientes, el álbum resulta todavía impresionante e inapelable desde un punto de vista técnico. En realidad, el interés de la presente edición remasterizada no reside tanto en el lifting efectuado al sonido como en todo lo que la acompaña. Con Metallica estamos acostumbrados, desde la reedición de su primer directo oficial, Live Shit: Binge & Purge, a que no nos dejen a medias. Pero esto lo supera todo, incluso si se compara con las reediciones de Kill 'em All y Ride The Lightning. El grupo ha escarbado en sus archivos y ha tirado la casa por la ventana con tal de ampliar el álbum, en todos los sentidos de la expresión. En primer lugar cabe disfrutar de las numerosas pruebas, que llevarán al éxtasis a cualquier aspirante a músico. Y lo mismo sucede con las maquetas procedentes de las distintas fases del proyecto y con las versiones instrumentales que iluminan más de un detalle que hasta ahora pasaba desapercibido. De acuerdo, el entusiasmo no llegará al punto de escuchar en bucle los extractos de las cassettes personales de James (con esos "wana nana naaa") y de Kirk, ni las versiones "in progress" grabadas en el famoso "garaje" de Metallica... A cambio, estos archivos contienen inspirados momentos como The Prince, tema tomado de Diamond Head que comparece en atractiva fase de esbozo, o una relectura inacabada de Fang, The Money Will Roll Right In, que merecen escucharse con atención. Este disco colosal solo ha dividido a los fans a la hora de discernir si es el mejor de Metallica, o el segundo o tercero mejor, sin que nadie pueda situarlo en el cuarto puesto. Pero la nueva perspectiva aportada por esta edición puede llevar a más de uno a ponerlo en la cima de su discografía. Aunque, más allá de la merecida y harto convincente revaluación de Master…, no debe perderse de vista que supuso también la culminación del periodo Cliff Burton. Periodo fácil de distinguir por la importancia fundamental adquirida por el músico. Y absolutamente inobjetable. Lejos de ser un simple bajista, Burton constituía una verdadera energía motriz en términos de creatividad y de inspiración, que disponía a la vez de un carácter generoso y reflexivo que equilibraba o, mejor dicho, "armonizaba", la correlación de fuerzas en el seno de Metallica. Más tarde se echaría a faltar, y en más de una ocasión, su influencia mediadora entre Lars Ulrich y James Hetfield. Y cabe incluso preguntarse si la evolución de Kirk Hammett no se vería en cierto modo afectada tras este disco, cuando ya no contaba con el empuje del booster (pedal aumentador de graves), empuje tanto intelectual como instrumental, de Burton. La relevancia del bajista resulta más que evidente en los conciertos aquí incluidos, en algunos casos de sonido excepcional. Cabe destacar su presencia en el que sería su último directo, en el Solnahallen de Estocolmo el 26 de septiembre de 1986, registrado horas antes del accidente de autocar donde perdería la vida; teniendo en cuenta su valor como documento, no caben quejas acerca de la calidad propia de "bootleg" de la grabación. Al margen de lo que después aportara Jason Newsted, de quien se incluyen sus audiciones y primer concierto con Metallica, la banda perdió con Cliff Burton mucho más que a un simple músico. El mejor argumento de quienes ponen este Master… en lo más arriba del podio es que lo único que se echa a faltar en …And Justice For All o incluso en el «black album» (Metallica) es precisamente... a Cliff Burton, ¡no hace falta decir más! Por el cuidado con que se ha llevado a cabo la presente reedición de Master… parece evindente que Lars, James y Kirk han querido rendir un último y dignísimo homenaje a quien tanto les diera. © JPS/Qobuz
A partir de:
HI-RES15,49 €
CD10,99 €

Metal - Publicado el 27 de julio de 1984 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Apenas un año después del deslumbrante debut Kill'Em All de 1983, los Metallica exhiben un apabullante salto de calidad en términos de composición y ejecución en Ride the Lightning, un disco increíblemente ambicioso e innovador que cambiaría para siempre el futuro del heavy metal. Cada tema puede ser interpretado como un nuevo experimento musical llevado a cabo con éxito categórico. Hasta las letras exploran nuevos territorios, más personales y con mayor conciencia social. El heavy metal no había visto nada parecido desde los discos de Judas Priest de fines de los setenta. En efecto, Ride the Lightining reescribió las reglas del género para toda una nueva generación. Si Kill'Em All había sido un manifiesto, Ride the Lighting significó la revolución. © TiVo
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 6 de septiembre de 1988 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Como si entregar un digno sucesor de ese incomparable monumento llamado Masters Of Puppets no fuera de entrada un reto insuperable, Metallica hubo también de afrontar la muerte de Cliff Burton, quien, al margen de su papel de bajista, se había convertido en una suerte de guía espiritual y musical de la banda. Aunque mucho más tarde recurrirían a un psiquiatra (véase el film Some Kind Of Monster), quizá el momento más adecuado para contratar sus servicios hubiera sido cuando Lars Ulrich, James Hetfield y Kirk Hammett se disponían a preparar este cuarto álbum. Y a buen seguro el pobre Jason Newsted también lo habría agradecido, más que nada para entender su papel de víctima en este disco de cuyas mezclas sería simple y llanamente “eliminado”. Pero, por más que Lars y James juraran y perjuraran que jamás remezclarían ...And Justice For All para reintegrar el bajo, su presencia es más patente en esta nueva remasterización. Y también en los varios temas en directo incluidos en esta reedición.Consciente o inconscientemente, los tres supervivientes del fatal accidente del tour bus donde encontró la muerte Burton, el 27 de septiembre de 1986, intentaron grabar el álbum que le habría gustado al llorado músico. Quien, por cierto, había ampliado el universo sonoro de la banda gracias a su sólida formación musical y a unos gustos que abarcaban desde Bach al rock progresivo de altos vuelos (el de Rush, King Crimson o Yes), pasando por el punk de los Misfits, el hard rock teñido de blues de Thin Lizzy o el southern rock de Lynyrd Skynyrd y los Allman Brothers… Fue por entonces, además, cuando Lars y James se pusieron al mando de Metallica, llevando al paroxismo sus alambicadas composiciones; quizá por eso …AJFA suena como una colosal nave espacial llena de recovecos. La gestación de las nueve piezas que conforman el doble álbum (editado en los últimos días de gloria del vinilo) no fue tarea fácil para Kirk y Jason, como atestiguan las numerosas pruebas y maquetas incluidas en esta reedición (desde los iniciales cassettes de James, en 1986, hasta las sesiones de octubre de 1987 a enero de 1988, ya con el grupo al completo).Aunque la sombra de Burton planea sobre este álbum, el más “progresivo” de Metallica, recibido con cierta tibieza en el momento de su aparición, la banda tomaría otras direcciones en los siguientes. De todos modos, ya no podía llegar mucho más lejos por esta senda disparatada de experimentación. Paradójicamente, en …AJFA se encuentra el primer gran hit “para todos los los públicos” del cuarteto, One, o al menos la versión resumida que conquistaría las ondas radiofónicas y, también, el canal MTV, gracias especialmente al primer clip de Metallica. © Jean-Pierre Sabouret/Qobuz
A partir de:
HI-RES28,99 €
CD20,99 €

Metal - Publicado el 18 de noviembre de 2016 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Ocho años después de Death Magnetic, el intervalo entre álbumes más extenso de su carrera, Metallica regresa en 2016 con Hardwired: To Self-Destruct. Trabajando junto al productor Greg Fieldman, la banda parece querer repudiar sus discos de los noventa para evocar en cambio el espíritu de obras como ... And Justice For All (1988). Si bien la furia devastadora característica de sus discos de los ochenta reaparece en varios temas como "Hardwired" o "Moth into Flame", está claro que a la banda ya no le interesa mantener el mismo nivel de energía feroz durante todo un álbum doble. Aquellos momentos en los que baja la intensidad, sin embargo, solo sirven para subrayar la complejidad de las composiciones y el virtuosismo musical del grupo. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
HI-RES28,99 €
CD20,99 €
S&M

Metal - Publicado el 23 de noviembre de 1999 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Es evidente que los metaleros y entusiastas de la música clásica se encontraban en una noche especial cuando Metallica y la Sinfonía de San Francisco actuaron juntos en el Teatro Berkeley Community. "The Call of Ktulu", un tema que nunca se había interpretado en vivo, estaba predestinado para un debut de este tipo. La música instrumental colosal recibió aún más profundidad con temas grandilocuentes de Michael Kamen, que consiguió el éxito al darle un nuevo giro al material del grupo, tal y como lo hizo en el lanzamiento del álbum homónimo de Metallica en 1991. Lo mismo sucede con el clásico de speed metal "Master of Puppets". "Hero of the Day" funciona muy bien, con su tono melódico mejorado con la sinfonía. Y el himno antibelicista "One" parece como si se hubiera creado para el tratamiento clásico que aquí recibe. © TiVo
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 1 de julio de 1983 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
El verdadero nacimiento del estruendo. El tono más eficaz de Kill 'Em All es una malevolencia supernatural en sí misma, por su sonido puro, el álbum ya viene directamente de los fosos del infierno. La ambición musical del grupo también creció rápidamente, por lo que hoy, Kill 'Em All suena más como las fraguas de algo mejor que está por llegar. Sin embargo, eso no quita lo fresco que sonó tras su primer lanzamiento, y de hecho, el tiempo no ha apagado la prisa de vértigo de sus actuaciones. Aterrador, impresionante y absolutamente despiadado, Kill 'Em All es un poder puramente destructivo, ejecutado a niveles que dejan boquiabierto por su precisión científica. © Steve Huey /TiVo
A partir de:
HI-RES28,99 €
CD20,99 €

Metal - Publicado el 24 de noviembre de 1998 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 1 de enero de 1996 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Load muestra a Metallica sentando cabeza en un período de maduración. Bajo la orientación del productor Bob Rock, Metallica ha perfilado su sonido, eliminando la mayor parte de los compases impredecibles y retorcidos, así como los rápidos y abrumadores riffs. Lo que queda es un heavy metal pulido. Además, añaden a su estilo boogie rock del sur, country-rock y baladas potentes, sonando como un vestigio del arena rock de los 70. Metallica abre el álbum concentrándose en el boogie de medio tiempo, más de la mitad del álbum se dedica a canciones con simplemente ritmo. Metallica suenan tensos, y con el material que han escrito, deberían sonar más sueltos. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 12 de septiembre de 2008 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
El placer de Death Magnetic es volver a escuchar a Metallica sonar como Metallica. Las canciones individuales son secundarias a cómo suena la banda, cómo escupen y gruñen, cómo ejercen su poderío y cobran vida. Metallica no está repitiendo de nuevo los pasos que dieron en los años 80, se ha revigorizado gracias al espíritu de sus primeros años, añadiendo un sombreado que aprendieron en los 90, tanto si es una tensión sinfónica como insertando golpes de blues entre tanta música estruendosa. Es difícil no entusiasmarse con la maestría de la agresión e intensificación de Metallica. No hay duda de que el grupo es más viejo, están más asentados y ya no les impulsa el hambre y la testosterona que convirtieron a sus álbumes de los 80 en apasionantes, pero en el caso de Death Magnetic, más viejo no significa menos potencia. © Stephen Thomas Erlewine /TiVo
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 18 de noviembre de 1997 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Cuando Metallica grabó Load en 1996, las sesiones de estudio fueron lo suficientemente fructíferas para que el grupo pudiera sacar dos álbumes. Un año y medio más tarde, Reload se convirtió en la prolongación inevitable. Extendiéndose más allá de las raíces de speed metal de Metallica, Reload es una continuación de la experimentación que consternó a muchos de los antiguos fans y dio la bienvenida a otros tantos. Algunas anomalías incluyen contratar a la legendaria Marianne Faithfull para contribuir en los coros de "The Memory Remains" y la inclusión de la viola de rueda y el violín en la mezcla melancólica de "Low Man's Lyric". A través de toda esta experimentación, Metallica aún tocaba duro y rápido, especialmente en el ritmo metálico de "Fuel" y el martilleo incesante de "Where the Wild Things Are". El grupo continuó reinventándose a sí mismo en un género en el que la mediocridad está justo a la vuelta de la esquina. © TiVo
A partir de:
HI-RES274,49 €
CD181,99 €

Metal - Publicado el 12 de agosto de 1991 | EMI

Hi-Res
Después de... And Justice for All, Metallica decidió que era el momento de simplificar y sistemizar su sonido. Si bien el planteamiento tenía sentido desde un punto de vista musical, también fue una oportunidad para comercializar su música, y Metallica consigue ambos objetivos. Las mejores canciones son más melódicas e inmediatas, los aplastantes ritmos simplificados en "Enter Sandman", "Sad But True" y "Wherever I May Roam" conservan estructuras tradicionales, mientras la producción profesional nítida de Bob Rock aumenta su accesibilidad. "The Unforgiven" y "Nothing Else Matters" evitan los riffs implacables de la guitarra que habían puntuado siempre las baladas del grupo. Metallica es un buen álbum, pero no tan extraordinario, uno cuyos mejores momentos han alcanzado la cima del heavy metal merecidamente, pero cuyo acercamiento también anunció un declive creativo. © Steve Huey /TiVo
A partir de:
HI-RES19,49 €
CD13,99 €

Metal - Publicado el 12 de agosto de 1991 | Blackened Recordings - Universal Music

Hi-Res
Después de... And Justice for All, Metallica decidió que era el momento de simplificar y sistemizar su sonido. Si bien el planteamiento tenía sentido desde un punto de vista musical, también fue una oportunidad para comercializar su música, y Metallica consigue ambos objetivos. Las mejores canciones son más melódicas e inmediatas, los aplastantes ritmos simplificados en "Enter Sandman", "Sad But True" y "Wherever I May Roam" conservan estructuras tradicionales, mientras la producción profesional nítida de Bob Rock aumenta su accesibilidad. "The Unforgiven" y "Nothing Else Matters" evitan los riffs implacables de la guitarra que habían puntuado siempre las baladas del grupo. Metallica es un buen álbum, pero no tan extraordinario, uno cuyos mejores momentos han alcanzado la cima del heavy metal merecidamente, pero cuyo acercamiento también anunció un declive creativo. © Steve Huey /TiVo
A partir de:
CD20,99 €

Metal - Publicado el 24 de noviembre de 1998 | Blackened Recordings - Universal Music

A partir de:
CD13,99 €

Metal - Publicado el 1 de febrero de 2019 | Blackened Recordings - Universal Music