Categorías :

Artistas similares

Los álbumes

CD13,49 €

Rock - Publicado el 23 de febrero de 2018 | Noise Records

Metal - Publicado el 17 de enero de 2005 | SPV

Descarga no disponible
CD13,49 €

Rock - Publicado el 23 de febrero de 2018 | Noise Records

Tras las reediciones remasterizadas de los cuatro primeros álbumes de estos precursores del thrash europeo, les ha llegado el turno a los cuatro siguientes, con Coma of Souls a la cabeza, que muchos consideran el mejor trabajo de Kreator. Pese a que la mayor parte de los grupos estaba abandonando a toda prisa la nave del thrash para apuntarse a la fulgurante travesía trazada por Metallica, Mille Petrozza, vocalista, guitarrista y líder de Kreator, reafirmaba su fidelidad al género con este auténtico inventario de sus mejores virtudes. Técnicamente, Kreator no tenía nada que envidiar a los Metallica de Kill ‘Em All, a los Slayer de Show No Mercy o Hell Awaits, a los Megadeth de Killing Is My Business… and Business Is Good! o Peace Sells… but Who's Buying, ni tampoco a homólogos alemanes como Sodom, Tankard y Destruction, con quienes formaban un póker de ases… Sonido rotundo, riffs intoxicantes, desenfrenados pasajes confiados a un doble bombo, solos hirientes (en la línea del Kirk Hammett de los comienzos de Metallica o Exodus), voz agresiva al máximo… Las únicas y escasas concesiones a un metal más civilizado no van más allá de ciertos breaks melódicos a la manera de Iron Maiden o Helloween, aunque más ponzoñosos. Cabe destacar por otra parte la elevada calidad de las grabaciones en vivo registradas en Fürth durante 1990, unos 17 temas incluidos en la presente reedición. Tras este puntazo thrash, Kreator sorprendería a sus seguidores con un giro estilístico que iba a durar un tiempo (seguramente demasiado). A partir de Renewal el grupo prueba con canciones menos virulentas, sin llegar a ser propiamente melódicas, a cargo de unas guitarras no tan incisivas y de unas sonoridades electrónicas tomadas del estilo industrial… Una propuesta en cierta forma más cercana a Megadeth o Metallica, de quienes parecen anticipar Load (e incluso el célebre toque de batería de Lars Ulrich en St. Anger), que de Ministry o Nine Inch Nails, cambio de tercio que sería acogido con frialdad. Claro que tras vuelta al redil del trash y a un sonido más contundente, se les acabarían reconociendo numerosas cualidades, empezando por unas composiciones sólidas y variadas que no han envejecido nada mal. Aunque no se trata realmente de una vuelta a su metal inicial, en Cause for Conflict se nota que Kreator ha escuchado a Pantera, Machine Head y Sepultura, en un intento de recuperar su anterior belicosidad, integrando incluso las raíces punk hardcore del género y ligando su fiereza (expresada también mediante implacables letras) a un sonido más moderno. Como bonus, la reedición ofrece en especial la increíble Suicide in Swamps, hasta ahora solo accesible en la recopilación Scenarios of Violence de 1996. Para unos, los más numerosos, Kreator tocaría fondo en 1997 con Outcast, donde renegaban tanto de sus orígenes como de su personalidad. Para otros, se trata del álbum más experimental de Kreator, lleno de hallazgos: el grupo, en efecto, mantiene el tipo incluso cuando se adentra en el terreno de Rammstein, Nine Inch Nails o Marilyn Manson. Los diez temas grabados en directo en el Dynamo Open Air, cuatro de ellos extraídos de este disco maldito, nos informan de que encima de un escenario Kreator seguía siendo una máquina perfectamente engrasada. © Jean-Pierre Sabouret/Qobuz

Metal - Publicado el 1 de junio de 2012 | Nuclear Blast

Descarga no disponible
CD10,99 €

Metal - Publicado el 31 de mayo de 2019 | Dynamo Concerts

HI-RES13,49 €
CD8,99 €

Rock - Publicado el 14 de febrero de 2020 | Nuclear Blast

Hi-Res
CD13,49 €

Rock - Publicado el 1 de marzo de 2017 | Noise Records

CD13,49 €

Rock - Publicado el 23 de febrero de 2018 | Noise Records

Tras las reediciones remasterizadas de los cuatro primeros álbumes de estos precursores del thrash europeo, les ha llegado el turno a los cuatro siguientes, con Coma of Souls a la cabeza, que muchos consideran el mejor trabajo de Kreator. Pese a que la mayor parte de los grupos estaba abandonando a toda prisa la nave del thrash para apuntarse a la fulgurante travesía trazada por Metallica, Mille Petrozza, vocalista, guitarrista y líder de Kreator, reafirmaba su fidelidad al género con este auténtico inventario de sus mejores virtudes. Técnicamente, Kreator no tenía nada que envidiar a los Metallica de Kill ‘Em All, a los Slayer de Show No Mercy o Hell Awaits, a los Megadeth de Killing Is My Business… and Business Is Good! o Peace Sells… but Who's Buying, ni tampoco a homólogos alemanes como Sodom, Tankard y Destruction, con quienes formaban un póker de ases… Sonido rotundo, riffs intoxicantes, desenfrenados pasajes confiados a un doble bombo, solos hirientes (en la línea del Kirk Hammett de los comienzos de Metallica o Exodus), voz agresiva al máximo… Las únicas y escasas concesiones a un metal más civilizado no van más allá de ciertos breaks melódicos a la manera de Iron Maiden o Helloween, aunque más ponzoñosos. Cabe destacar por otra parte la elevada calidad de las grabaciones en vivo registradas en Fürth durante 1990, unos 17 temas incluidos en la presente reedición. Tras este puntazo thrash, Kreator sorprendería a sus seguidores con un giro estilístico que iba a durar un tiempo (seguramente demasiado). A partir de Renewal el grupo prueba con canciones menos virulentas, sin llegar a ser propiamente melódicas, a cargo de unas guitarras no tan incisivas y de unas sonoridades electrónicas tomadas del estilo industrial… Una propuesta en cierta forma más cercana a Megadeth o Metallica, de quienes parecen anticipar Load (e incluso el célebre toque de batería de Lars Ulrich en St. Anger), que de Ministry o Nine Inch Nails, cambio de tercio que sería acogido con frialdad. Claro que tras vuelta al redil del trash y a un sonido más contundente, se les acabarían reconociendo numerosas cualidades, empezando por unas composiciones sólidas y variadas que no han envejecido nada mal. Aunque no se trata realmente de una vuelta a su metal inicial, en Cause for Conflict se nota que Kreator ha escuchado a Pantera, Machine Head y Sepultura, en un intento de recuperar su anterior belicosidad, integrando incluso las raíces punk hardcore del género y ligando su fiereza (expresada también mediante implacables letras) a un sonido más moderno. Como bonus, la reedición ofrece en especial la increíble Suicide in Swamps, hasta ahora solo accesible en la recopilación Scenarios of Violence de 1996. Para unos, los más numerosos, Kreator tocaría fondo en 1997 con Outcast, donde renegaban tanto de sus orígenes como de su personalidad. Para otros, se trata del álbum más experimental de Kreator, lleno de hallazgos: el grupo, en efecto, mantiene el tipo incluso cuando se adentra en el terreno de Rammstein, Nine Inch Nails o Marilyn Manson. Los diez temas grabados en directo en el Dynamo Open Air, cuatro de ellos extraídos de este disco maldito, nos informan de que encima de un escenario Kreator seguía siendo una máquina perfectamente engrasada. © Jean-Pierre Sabouret/Qobuz
CD13,49 €

Rock - Publicado el 23 de febrero de 2018 | Noise Records

Tras las reediciones remasterizadas de los cuatro primeros álbumes de estos precursores del thrash europeo, les ha llegado el turno a los cuatro siguientes, con Coma of Souls a la cabeza, que muchos consideran el mejor trabajo de Kreator. Pese a que la mayor parte de los grupos estaba abandonando a toda prisa la nave del thrash para apuntarse a la fulgurante travesía trazada por Metallica, Mille Petrozza, vocalista, guitarrista y líder de Kreator, reafirmaba su fidelidad al género con este auténtico inventario de sus mejores virtudes. Técnicamente, Kreator no tenía nada que envidiar a los Metallica de Kill ‘Em All, a los Slayer de Show No Mercy o Hell Awaits, a los Megadeth de Killing Is My Business… and Business Is Good! o Peace Sells… but Who's Buying, ni tampoco a homólogos alemanes como Sodom, Tankard y Destruction, con quienes formaban un póker de ases… Sonido rotundo, riffs intoxicantes, desenfrenados pasajes confiados a un doble bombo, solos hirientes (en la línea del Kirk Hammett de los comienzos de Metallica o Exodus), voz agresiva al máximo… Las únicas y escasas concesiones a un metal más civilizado no van más allá de ciertos breaks melódicos a la manera de Iron Maiden o Helloween, aunque más ponzoñosos. Cabe destacar por otra parte la elevada calidad de las grabaciones en vivo registradas en Fürth durante 1990, unos 17 temas incluidos en la presente reedición. Tras este puntazo thrash, Kreator sorprendería a sus seguidores con un giro estilístico que iba a durar un tiempo (seguramente demasiado). A partir de Renewal el grupo prueba con canciones menos virulentas, sin llegar a ser propiamente melódicas, a cargo de unas guitarras no tan incisivas y de unas sonoridades electrónicas tomadas del estilo industrial… Una propuesta en cierta forma más cercana a Megadeth o Metallica, de quienes parecen anticipar Load (e incluso el célebre toque de batería de Lars Ulrich en St. Anger), que de Ministry o Nine Inch Nails, cambio de tercio que sería acogido con frialdad. Claro que tras vuelta al redil del trash y a un sonido más contundente, se les acabarían reconociendo numerosas cualidades, empezando por unas composiciones sólidas y variadas que no han envejecido nada mal. Aunque no se trata realmente de una vuelta a su metal inicial, en Cause for Conflict se nota que Kreator ha escuchado a Pantera, Machine Head y Sepultura, en un intento de recuperar su anterior belicosidad, integrando incluso las raíces punk hardcore del género y ligando su fiereza (expresada también mediante implacables letras) a un sonido más moderno. Como bonus, la reedición ofrece en especial la increíble Suicide in Swamps, hasta ahora solo accesible en la recopilación Scenarios of Violence de 1996. Para unos, los más numerosos, Kreator tocaría fondo en 1997 con Outcast, donde renegaban tanto de sus orígenes como de su personalidad. Para otros, se trata del álbum más experimental de Kreator, lleno de hallazgos: el grupo, en efecto, mantiene el tipo incluso cuando se adentra en el terreno de Rammstein, Nine Inch Nails o Marilyn Manson. Los diez temas grabados en directo en el Dynamo Open Air, cuatro de ellos extraídos de este disco maldito, nos informan de que encima de un escenario Kreator seguía siendo una máquina perfectamente engrasada. © Jean-Pierre Sabouret/Qobuz
CD13,49 €

Rock - Publicado el 9 de junio de 2017 | Noise Records

CD14,99 €

Rock - Publicado el 9 de junio de 2017 | Noise Records

Metal - Publicado el 30 de agosto de 2013 | Nuclear Blast

Descarga no disponible
CD13,49 €

Rock - Publicado el 1 de marzo de 2017 | Noise Records

CD14,99 €

Rock - Publicado el 9 de junio de 2017 | Noise Records

CD12,49 €

Metal - Publicado el 1 de marzo de 2017 | Noise Records

CD12,49 €

Rock - Publicado el 1 de marzo de 2017 | Noise Records

HI-RES13,49 €
CD8,99 €

Rock - Publicado el 27 de enero de 2017 | Nuclear Blast

Hi-Res Libreto

Metal - Publicado el 29 de noviembre de 2019 | Nuclear Blast

Descarga no disponible
CD12,49 €

Metal - Publicado el 1 de marzo de 2017 | Noise Records

Tras las reediciones remasterizadas de los cuatro primeros álbumes de estos precursores del thrash europeo, les ha llegado el turno a los cuatro siguientes, con Coma of Souls a la cabeza, que muchos consideran el mejor trabajo de Kreator. Pese a que la mayor parte de los grupos estaba abandonando a toda prisa la nave del thrash para apuntarse a la fulgurante travesía trazada por Metallica, Mille Petrozza, vocalista, guitarrista y líder de Kreator, reafirmaba su fidelidad al género con este auténtico inventario de sus mejores virtudes. Técnicamente, Kreator no tenía nada que envidiar a los Metallica de Kill ‘Em All, a los Slayer de Show No Mercy o Hell Awaits, a los Megadeth de Killing Is My Business… and Business Is Good! o Peace Sells… but Who's Buying, ni tampoco a homólogos alemanes como Sodom, Tankard y Destruction, con quienes formaban un póker de ases… Sonido rotundo, riffs intoxicantes, desenfrenados pasajes confiados a un doble bombo, solos hirientes (en la línea del Kirk Hammett de los comienzos de Metallica o Exodus), voz agresiva al máximo… Las únicas y escasas concesiones a un metal más civilizado no van más allá de ciertos breaks melódicos a la manera de Iron Maiden o Helloween, aunque más ponzoñosos. Cabe destacar por otra parte la elevada calidad de las grabaciones en vivo registradas en Fürth durante 1990, unos 17 temas incluidos en la presente reedición. Tras este puntazo thrash, Kreator sorprendería a sus seguidores con un giro estilístico que iba a durar un tiempo (seguramente demasiado). A partir de Renewal el grupo prueba con canciones menos virulentas, sin llegar a ser propiamente melódicas, a cargo de unas guitarras no tan incisivas y de unas sonoridades electrónicas tomadas del estilo industrial… Una propuesta en cierta forma más cercana a Megadeth o Metallica, de quienes parecen anticipar Load (e incluso el célebre toque de batería de Lars Ulrich en St. Anger), que de Ministry o Nine Inch Nails, cambio de tercio que sería acogido con frialdad. Claro que tras vuelta al redil del trash y a un sonido más contundente, se les acabarían reconociendo numerosas cualidades, empezando por unas composiciones sólidas y variadas que no han envejecido nada mal. Aunque no se trata realmente de una vuelta a su metal inicial, en Cause for Conflict se nota que Kreator ha escuchado a Pantera, Machine Head y Sepultura, en un intento de recuperar su anterior belicosidad, integrando incluso las raíces punk hardcore del género y ligando su fiereza (expresada también mediante implacables letras) a un sonido más moderno. Como bonus, la reedición ofrece en especial la increíble Suicide in Swamps, hasta ahora solo accesible en la recopilación Scenarios of Violence de 1996. Para unos, los más numerosos, Kreator tocaría fondo en 1997 con Outcast, donde renegaban tanto de sus orígenes como de su personalidad. Para otros, se trata del álbum más experimental de Kreator, lleno de hallazgos: el grupo, en efecto, mantiene el tipo incluso cuando se adentra en el terreno de Rammstein, Nine Inch Nails o Marilyn Manson. Los diez temas grabados en directo en el Dynamo Open Air, cuatro de ellos extraídos de este disco maldito, nos informan de que encima de un escenario Kreator seguía siendo una máquina perfectamente engrasada. © Jean-Pierre Sabouret/Qobuz
CD8,99 €

Rock - Publicado el 30 de agosto de 2013 | Nuclear Blast