Su carrito está vacío

Categorías :

Artistas similares

Los álbumes

A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 25 de agosto de 1975 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Pop/Rock - Publicado el 2 de junio de 1978 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD11,49 €

Rock - Publicado el 20 de septiembre de 1982 | Columbia

Hi-Res Premios Discoteca Ideal Qobuz
There is an adage in the record business that a recording artist's demos of new songs often come off better than the more polished versions later worked up in a studio. But Bruce Springsteen was the first person to act on that theory, when he opted to release the demo versions of his latest songs, recorded with only acoustic or electric guitar, harmonica, and vocals, as his sixth album, Nebraska. It was really the content that dictated the approach, however. Nebraska's ten songs marked a departure for Springsteen, even as they took him farther down a road he'd already been traveling. Gradually, his songs became darker and more pessimistic, and those on Nebraska marked a new low. They also found him branching out into better developed stories. The title track was a first-person account of the killing spree of mass murderer Charlie Starkweather. (It can't have been coincidental that the same story was told in director Terrence Malick's 1973 film Badlands, also used as a Springsteen song title.) That song set the tone for a series of portraits of small-time criminals, desperate people, and those who loved them. Just as the recordings were unpolished, the songs themselves didn't seem quite finished; sometimes the same line turned up in two songs. But that only served to unify the album. Within the difficult times, however, there was hope, especially as the album went on. "Open All Night" was a Chuck Berry-style rocker, and the album closed with "Reason to Believe," a song whose hard-luck verses were belied by the chorus -- even if the singer couldn't understand what it was, "people find some reason to believe." Still, Nebraska was one of the most challenging albums ever released by a major star on a major record label. © William Ruhlmann /TiVo
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 20 de septiembre de 1982 | Columbia

Hi-Res Premios Discoteca Ideal Qobuz
There is an adage in the record business that a recording artist's demos of new songs often come off better than the more polished versions later worked up in a studio. But Bruce Springsteen was the first person to act on that theory, when he opted to release the demo versions of his latest songs, recorded with only acoustic or electric guitar, harmonica, and vocals, as his sixth album, Nebraska. It was really the content that dictated the approach, however. Nebraska's ten songs marked a departure for Springsteen, even as they took him farther down a road he'd already been traveling. Gradually, his songs became darker and more pessimistic, and those on Nebraska marked a new low. They also found him branching out into better developed stories. The title track was a first-person account of the killing spree of mass murderer Charlie Starkweather. (It can't have been coincidental that the same story was told in director Terrence Malick's 1973 film Badlands, also used as a Springsteen song title.) That song set the tone for a series of portraits of small-time criminals, desperate people, and those who loved them. Just as the recordings were unpolished, the songs themselves didn't seem quite finished; sometimes the same line turned up in two songs. But that only served to unify the album. Within the difficult times, however, there was hope, especially as the album went on. "Open All Night" was a Chuck Berry-style rocker, and the album closed with "Reason to Believe," a song whose hard-luck verses were belied by the chorus -- even if the singer couldn't understand what it was, "people find some reason to believe." Still, Nebraska was one of the most challenging albums ever released by a major star on a major record label. © William Ruhlmann /TiVo
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 9 de noviembre de 1973 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 30 de julio de 2002 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 5 de enero de 1973 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 31 de marzo de 1992 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Pop/Rock - Publicado el 25 de abril de 2006 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES21,99 €
CD18,99 €

Pop/Rock - Publicado el 16 de noviembre de 2010 | Columbia

Hi-Res Premios Sélection Les Inrocks
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD11,49 €

Rock - Publicado el 31 de marzo de 1992 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 6 de marzo de 2012 | Columbia

Hi-Res Premios Sélection Les Inrocks
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Pop/Rock - Publicado el 27 de enero de 2009 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES7,49 €
CD4,99 €

Rock - Publicado el 22 de abril de 2014 | Columbia

Hi-Res Premios Hi-Res Audio
A partir de:
HI-RES18,99 €
CD15,99 €

Rock - Publicado el 23 de octubre de 2020 | Columbia

Hi-Res
En 2019, el año en que sopló sus 70 velas, el Boss lanzó Western Stars, un álbum que se alejaba de sus propios clichés, como nada que hubiera grabado antes. Adiós a la E Street Band, esa eficacísima banda de rock que animaba los estadios, y bienvenidas las cuerdas, los metales y los coros: con ese álbum el autor de Born in the USA se había convertido en un Glen Campbell del tercer milenio, desprendiéndose del tiempo presente y jugando la carta de la intemporalidad, de la inocencia y la simpleza, dejando de lado la lucha y el desafío… Pero ahora, un año más tarde, encontramos a un Springsteen en un estado de ánimo diferente. Para Letter To You, que acaba de publicarse, ha recuperado a su E Street Band – o lo que queda de ella, tras la desaparición del organista Danny Federici (2008) y el saxofonista Clarence Clemons (2011) – y en su estudio casero de Nueva Jersey han grabado doce canciones en directo en sólo cinco días… Una gran diferencia con lo habitual: por ejemplo, en 1974 se tardó catorce meses en grabar Born to Run. El éxito de Letter To You debe mucho a este contexto casi informal y orgánico, que parece un reencuentro entre viejos amigos.La balada de apertura, One Minute You’re Here, pone este vigésimo álbum de estudio bajo el signo de la nostalgia. Como si Springsteen cantara en tonos sepia: lo escuchamos como si estuviéramos hojeando un álbum de fotos de las personas más queridas, o de lugares deteriorados o desaparecidos. Pero el muy efectivo single que da título al álbum tranquiliza a los fans de la época dorada de la E Street Band, igual que el enérgico Burnin’ Train (que ya imaginamos tocado en directo en grande estadios con las entradas agotadas), mientras que el peculiar Ghosts es una demostración más de que siempre se puede hacer algo nuevo con cosas viejas. Todo el álbum es así, como si estuviera anclado en el Springsteen de los 70. En medio de toda esta energía del rock’n’roll, sólo la voz del Boss, esculpida por los años, hace entender que este álbum es de 2020 y no de 1980. ¡Es genial poder escuchar de nuevo a un Bruce Springsteen en plena forma! © Marc Zisman/Qobuz
A partir de:
HI-RES16,99 €
CD14,49 €

Rock - Publicado el 4 de junio de 1984 | Columbia

Hi-Res
En 1982 el Boss sorprendía a propios y extraños con Nebraska. Alejado del gran circo de la E Street Band, la intensa e hipervitaminada banda de rock’n’roll que siempre lo había acompañado, Springsteen cogía a todos a contrapié y daba un giro a su carrera con esta obra maestra de sonoridades exclusivamente acústicas, cinceladas a base de guitarra y armónica… Claro que, dos años después, regresaba a la palestra con toda la artillería pesada. Relegando al desván la guitarra acústica y el magnetofón, el Boss volvía a las andadas apostando de nuevo por el derroche energético de su E Street Band –batería de cemento armado, saxo aullador, guitarras a tope e himnos especialmente coreables en estadios–, al tiempo que recuperaba su papel de portavoz de los marginados por la sociedad opulenta. Paro, miseria, secuelas de Vietnam y sinsabores cotidianos: nuestro eléctrico poeta oriundo de New Jersey volvía a emocionarnos con su característico rock’n’roll sin florituras, sus melodías implacables y estribillos directos al cerebro. Nada de americanadas fuera de lugar en este Born in the USA (¡qué título y qué portada!), solo su sempiterna y visceral necesidad de dar voz a los excluidos y desfavorecidos, en definitiva, a aquellos a quienes también debería representar la bandera de las barras y estrellas; por más que algunos sigan empeñándose en olvidarlo… © Marc Zisman/Qobuz
A partir de:
HI-RES19,99 €
CD17,49 €

Rock - Publicado el 14 de junio de 2019 | Columbia

Hi-Res
A pocos meses de cumplir los 70, el Boss lanza un álbum que rompe por completo con sus esquemas conocidos. Un disco que no se parece a ningún otro de los que haya grabado hasta la fecha. ¡Adiós a la E Street Band, eficaz y contundente banda de acompañamiento con la que enardece al público en grandes estadios, y hola a las cuerdas, los metales y los coros! Y es que en Western Stars Bruce Springsteen se metamorfosea en una suerte de Glen Campbell del nuevo milenio, en ese cantante fallecido en 2017 que tendió sólidos puentes entre el pop, el country y el soul, de voz tan icónica como las de Sinatra o Elvis y que nos dejó hits tan brillantes como Gentle on My Mind, By the Time I Get to Phoenix, Wichita Lineman, Galveston o Rhinestone Cowboy… Y al igual que el desaparecido maestro, Springsteen ha querido desmarcarse de la actualidad para apostar por la siempre bienvenida carta de la inocencia y la placidez, en lugar de por el enfrentamiento y la provocación. A esta atmósfera ocasionalmente ingenua, con fragancias de la California de fines de los sixties/principios de los seventies (el Boss parece haberse empapado de los sonidos de Jimmy Webb, Harry Nilsson y Burt Bacharach), se añade una ambientación cinematográfica cortesía de la sedosa y aterciopelada producción de Ron Aniello, con quien ya trabajara en Wrecking Ball (2012) y High Hopes (2014). Poco rock’n’roll, por lo tanto, en este suntuoso álbum que gana considerado en conjunto. Adscrito a la melancolía, Western Stars parece más una novela o un film que un simple cancionero de trece temas. Novela o film al que conviene volver una y otra vez para ir descubriendo progresivamente su belleza e interrogar sus misterios. © Marc Zisman/Qobuz
A partir de:
HI-RES21,99 €
CD18,99 €

Rock - Publicado el 16 de octubre de 2015 | Columbia - Legacy

Hi-Res
A partir de:
HI-RES21,99 €
CD18,99 €

Rock - Publicado el 17 de octubre de 1980 | Columbia

Hi-Res
Casi todos los 19 temas del The River de Bruce Springsteen golpean en el estómago con el ardiente saxofón de Clarence Clemons y el desgarrador órgano de Wurlitzer. Entre tanto, Springsteen canta sobre coches y chicas y chicas y coches, pero en ningún momento se olvida de que esto es rock & roll. Calificado como el "nuevo Dylan" a principios de su carrera, el cantante demostró que este apodo era una falacia, inspirándose en el pop de Dansette -Phil Spector, Gary U.S. Bonds, Mitch Ryder- en vez de en la tradición folk. El cantante expresó los dilemas de la clase obrera de América, reflejando a una generación atrapada en el malestar post-años 60. Lo hace con melodías suntuosas que se atraen a los oyentes en lugar de enfrentarse a ellos y que demuestran que Springsteen no sólo es un showman carismático, sino también un compositor pensativo y culto. © TiVo
A partir de:
HI-RES19,99 €
CD17,49 €

Rock - Publicado el 27 de febrero de 1995 | Columbia - Legacy

Hi-Res

El intérprete

Bruce Springsteen en el Magazine
  • Un Boss a la antigua
    Un Boss a la antigua Bruce Springsteen se reencuentra con su E Street Band para “Letter To You”, un ábum repleto del espíritu de sus grandes discos de los 70 y los 80…
  • El Boss por el Boss
    El Boss por el Boss Bruce Springsteen, solo sobre el escenario, canta canciones y cuenta anécdotas…