Categorías :

Tame Impala, clubbing íntimo

Menos guitarras y más sintetizadores en este álbum mullido, groovy y muy personal del australiano Kevin Parler…

Por Marc Zisman | Vídeo del día | 28 de febrero de 2020
Responder

Incluso antes de que este cuarto álbum de Tame Impala fuera lanzado, Kevin Parker ya estaba, más que nunca, en todas partes: Kanye West, Kali Uchis, Lady Gaga, Travis Scott, Theophilus London, The Avalanches y un puñado de otros se han enamorado del australiano que marea a todo un planeta mezclando coros psicodélicos, rítmica XL y estribillos imparables.

Esta psicodelia ultra-hipnótica es precisamente lo que Parker ha silenciado para The Slow Rush, su obra más soleada y hedonista hasta la fecha. Una sensación de bienestar muy “chill”, inmersa en sonidos a menudo de los años 80, a veces abiertamente FM o incluso cursi...

 

 

El R&B malvavisco de Hall & Oates o los Bee Gees, el pop mullido de 10CC, el rock suave tipo Supertramp y el acabado pulido de los primeros Air suelen estar siempre a mano, y los sintetizadores eclipsan a las guitarras. Pero debido a que Kevin Parker es dotado y astuto, ahoga estas influencias en una producción al 100% de 2020.

The Slow Rush es un álbum formidablemente efectivo, y el pegadizo Is It True podría llegar a lo más alto. © Marc Zisman/Qobuz

 




ESCUCHE "THE SLOW RUSH" DE TAME IMPALA EN QOBUZ


Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook!

Sus lecturas