Como está conectado a Facebook, el artículo que está leyendo es susceptible de ser compartido tras 10 segundos de lectura. Usted puede configurar esta función en sus parámetros de servicios externos.
¡Feliz lectura!

Stranger Things, vuelta a los 80

La serie de Netflix ofrece una banda sonora también anclada en los años 80…

Por Raffaele Cuccu | Vídeo del día | 15 de enero de 2018
Responder
Qobuz

Al igual que la primera temporada, emitida en 2016 por Netflix, Stranger Things 2 se inspira en los films de terror y ciencia ficción de los 80, en especial de Steven Spielberg y John Carpenter. Un homenaje confeso (subrayado constantemente) que debía repercutir necesariamente en la banda sonora de la serie, firmada, como la vez anterior, por Kyle Dixon y Michael Stein, miembros del grupo S U R V I V E, originario de Austin. La banda aprovecharía el descanso entre temporadas para lanzar al mercado un segundo disco en septiembre de 2016 (RR7349) y ofrecer algún concierto. Los dos músicos se habían asomado indirectamente al mundo cinematográfico en 2014, cuando un par de sus temas suyos fueron utilizados en el thriller psicológico The Guest. Gracias a ese film, los directores de Stranger Things (los hermanos Duffer) descubrirían a S U R V I V E.

Según los compositores, la banda sonora de esta temporada 2 se caracteriza por sus sonoridades experimentales, «demoníacas y sobrenaturales». Entre los temas que mejor encajan con esta descripción están Descent Into The Rift, Soldiers y It’s A Trap, donde las disonancias se aúnan a unos tratamientos electrónicos singularmente perturbadores. La inquietud proviene, por ejemplo, de la utilización de sonidos cotidianos y reconocibles pero evocadores, en cierto modo, de voces y gritos de animales.

Dixon y Stein son bastante lacónicos en sus declaraciones, por lo que cuando se les pregunta por sus temas obvian su fuerte componente onírico y su extraña delicadeza, como se descubre en On The Bus o Eggo In The Snow. En cuanto al instrumentario empleado, el dúo recurre tanto a elementos acústicos, sirviéndose por ejemplo de las sonoridades de un waterphone, como a dispositivos electrónicos. Finalmente, conviene destacar que el álbum incluye, además del score original, otras quince piezas compuestas con similar tesitura.





***

¡Para seguir todo lo que pasa en Qobuz, únase a nosotros en Facebook! www.facebook.com/qobuz

Sus lecturas