Como está conectado a Facebook, el artículo que está leyendo es susceptible de ser compartido tras 10 segundos de lectura. Usted puede configurar esta función en sus parámetros de servicios externos.
¡Feliz lectura!

Shannon Shaw, diva divina

Sin los Clams pero con Dan Auerbach de los Black Keys, la artista firma un ábum con sabor retro y vintage…

Por Charlotte Saintoin | Vídeo del día | 22 de junio de 2018
Responder
Qobuz

Después de recorrer la Costa Oeste con sus Clams, Shannon Shaw se fue a Nashville, como Dusty Springfield, en 1968. Como un guiño seguro a Dusty in Memphis, este primer álbum en solitario marca el comienzo de una emancipación. Shannon & The Clams son esta banda de Oakland, California, influenciada tanto por Primus como por Devo, Missing Person o Roy Orbison, que dominan el arte del disfraz, ruedan cortometrajes absurdos, invitan a los periodistas a sus exiguos cuartuchos y graban para Burger Records. Hacen poesía escrita de punk, rockabilly, doo-wop y garage. Aún más punk, más desaliñado: Hunx and His Hunx a los que Shannon se unió a petición de Seth Bogart.

Sola, Shannon ofrece otro panorama.
Su voz cascada se funde con el soul doo-wop de los grandes girl groups, Ronettes, Shirelles y Shangri-Las, ya en el germen de Onion con los Clams producido por Dan Auerbach. Y si además Shannon toca el bajo, siempre ocupa la plaza central. Fan de los Clams, el cantante de Black Keys invitó a Shannon con una llamada telefónica a su estudio Easy Eye Sound. La rubia voluptuosa fue volando, con seis temas en el bolsillo, uniéndose a una camarilla de músicos súper cualificados, solo para alcanzar el destino que se le había prometido. Eran músicos de la vieja escuela que habían grabado con Aretha, Elvis o Dusty… suficiente para hacerla sonrojar. Para gritar por sus amores rotos y melancólicos, hace quebrar las costuras de su voz felina a la que tiñe con su carisma de gran cantante. Brillantes melodías de los años sesenta, arreglos cinematográficos con un toque James Bond, Auerbach ha esculpido un álbum a su medida. Clásico y con clase. Con ligeros toques de glockenspiel, vibráfonos y carillones y un dulce olor retro a moho. Dan ha hecho de su Phil Spector, ha aprovechado el genio de Shaw y revela a la diva. © Charlotte Saintoin / Qobuz







ESCUCHA SHANNON IN NASHVILLE DE SHANNON SHAW EN QOBUZ


Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook!

Sus lecturas