Categorías :

Lana Del Rey, infinita melancolía

Ambientes cinematográficos, un montón de baladas y sensualidad a flor de piel… la norteamericana firma un singular y hermoso álbum a cámara lenta

Por Marc Zisman | Vídeo del día | 16 de octubre de 2019
Responder

El magnetismo de su carnal voz es intangible. Elizabeth Grant, conocida como Lana Del Rey, podría susurrar las instrucciones de una aspiradora inalámbrica, o incluso invitar a la Tierra entera a una de sus fiestas (A$AP Rocky, The Weeknd, Stevie Nicks y Sean Lennon en Lust for Life, su álbum de 2017), mientras sigue deambulando por su pequeño planeta hecho de lentitud y melancolía. Es su manera de hablar de su tiempo, de sus contemporáneos, del sueño americano y, también, porqué no, de sí misma...

Con su impactante título, su portada de estética pop (con Duke Nicholson, nieto de Jack Nicholson, a bordo de un bote alejándose de una costa en llamas) y su ritmo particularmente lento (solo baladas, sin títulos grandilocuentes), Norman Fucking Rockwell! está impregnado de un ADN más bien folk.



Una cascada sonora en la que la cantante se regodea, más melancólica y evanescente que nunca. Un disco diseñado especialmente con Jack Antonoff, autor/productor preferido de estrellas del pop como Taylor Swift, St. Vincent, Lorde, Carly Rae Jepsen y Pink, quien viste su estado de ánimo con tanta sobriedad como eficiencia.

Singular y hermoso álbum en cámara lenta en este mundo de matones, una versión de Doin’Time (1996) de Sublime (a su vez una especie de relectura del Summertime de Gershwin), una prueba más de la originalidad del caso Lana Del Rey, mucho más complejo de lo que algunos nos quieren hacer creer... © Marc Zisman/Qobuz



ESCUHE NORMAN FUCKING ROCKWELL! DE LANA DEL REY EN QOBUZ


Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook!

Sus lecturas