Jessica Pratt, la fuerza tranquila

El folk ensoñador y virginal de la californiana en su nuevo álbum “Quiet Signs”…

Por Marc Zisman | Vídeo del día | 3 de marzo de 2019
Responder
Qobuz

Al término de un ensayo, cierta actriz teatral presencia la muerte de una histérica fan, atropellada por un coche al que no ha visto venir porque estaba atenta a la salida de su ídolo. El fatal incidente deja conmocionada, claro está, a la citada actriz. Con esta escena, interpretada por la gran Gena Rowlands, arranca Opening Night de John Cassavetes, film de 1977 que, a su vez, supondría una auténtica conmoción para Jessica Pratt, hasta el punto de que su influencia se percibe en el presente Quiet Signs, que se abre precisamente con un tema titulado Opening Night

Este tercer álbum de la vocalista norteamericana podría haberse editado, por otra parte, en aquel mismo 1977. O también en 1968, o en 1973, aunque haya visto la luz en el presente 2019. El carácter intemporal de la música de Pratt no está, desde luego, al alcance de cualquiera, beneficiándose además de su no-pertenencia a un espacio-tiempo concreto para que la artista oficie su particular ceremonia de la confusión. Y es que su voz, una de las más fascinantes y enigmáticas de la actualidad, la convierte en un verdadero verso libre dentro del panorama contemporáneo. ¿Se trata de la voz de una muchachita que aún confía sus secretos a un diario íntimo, o de la de alguna mágica hada? ¿O tal vez de la de una anciana habitante de un pueblo fantasma? Las tres cosas a la vez, posiblemente…

Esta treintañera californiana recurre a las texturas de un folk camerístico y despojado coloreado por los timbres de una simple flauta, una guitarra acústica, un órgano vintage, algunas cuerdas y un piano. Sus sonoridades parecen salidas de un disco de la olvidada Linda Perhacs, o de Vashti Bunyan, Sibylle Baier o Karen Dalton. O, más cercana a nosotros, de una Joanna Newsom. En cualquier caso, nos remiten más que nada a las canciones de aquellas folkies de finales de los 60 y comienzos de los 70, todas ellas en posesión de estupefacientes capacidades vocales. El hechizo de Quiet Signs, por su parte, nos embelesa con evidencia palmaria. © Marc Zisman/Qobuz



ESCUCHE QUIET SIGNS DE JESSICA PRATT EN QOBUZ


Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook!

Para descubrir más en torno al artículo

Sus lecturas