Jenny Lewis, la introspección pop

La ex-cantante de Rilo Kiley publica un cuarto álbum con un toque más personal que nunca…

Por Marc Zisman | Vídeo del día | 26 de abril de 2019
Responder
Qobuz

Ese pop clásico que le hace a uno ponerse a brincar, a canturrear en la ducha, y que se clava en el cerebro resistiéndose a irse es un bien cada vez más escaso. On the Line ha llegado para poner remedio a la situación. El cuarto trabajo en solitario de Jenny Lewis es realmente un álbum perfecto, que suena como un producto de 2019 pero recalando en la tradición musical de varias décadas pasadas.

Y se percibe por otra parte cierta forma de universalidad en la actual entrega de la antigua vocalista de Rilo Kiley, uno de los grupos fundamentales del indie rock norteamericano posterior al 2000. Y hay incluso quien la considera una especie de Stevie Nicks del tercer milenio…

Tras del «countryzado» Rabbit Fur Coat en 2006 (con las gemelas Watson), de Acid Tongue en 2008, del paréntesis supuesto por Jenny & Johnny (EL disco de power pop más gozoso de 2010, cofirmado junto a su chico de entonces, Jonathan Rice), de The Voyager en 2014 y, dos años después, de su aventura con Nice As Fuck (trío compuesto por Erika Forster –de Au Revoir Simone– y Tennessee Thomas –de The Like–, surgido tras encontrarse en un mitin de Bernie Sanders), Jenny Lewis combina ahora todos sus intereses y experiencias en un álbum caracterizado por la más contagiosa energía.

No obstante, la concepción de On the Line se ha desarrollado entre dos tristes sucesos para la artista: la muerte de su madre y su separación de Rice. Con la colaboración de varios músicos de excepción, entre ellos Benmont Tench, Don Was, Ringo Starr, Beck y Ryan Adams (justo antes de convertirse en un proscrito a causa de diversas acusaciones de abuso sexual), Jenny Lewis se transforma en genial observadora de la realidad.

Power pop agitado, pop FM sin complejos, classic rock seventies, folk rock hechizante; Lewis disfruta suprimiendo fronteras estilísticas. Pero al igual que The Voyager, On the Line es un disco con algo de tramposo. Tramposo porque, si en primera instancia parece un tanto anodino, su escucha atenta y repetida revela que estamos ante uno de los álbumes de rock comercial con más clase del momento.

Pero, por encima de todo, Jenny Lewis demuestra que en el pop no se necesita reinventar la rueda cuando se domina hasta ese punto sus mecanismos de empleo. © Marc Zisman/Qobuz



ESCUCHE ON THE LINE DE JENNY LEWIS SU QOBUZ


Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook!

Sus lecturas