Su carrito está vacío

Reseñas :
Vídeo del día

Fatma Said, luminosa y original

Por Pierre-Yves Lascar |

Con “El Nour”, la soprano egipcia nos ofrece un programa de varias culturas, combinando piezas clásicas de compositores franceses, españoles y egipcios con canciones populares de Oriente Medio…

“Hermosa y antigua tierra de cuentos de nodrizas...” (“Vieux pays merveilleux des contes de nourrice”) – estas pocas palabras son suficientes para evocar nuestros recuerdos de la maravillosa interpretación de Régine Crespin de la Scheherazade de Ravel. Especialmente en términos de timbre, ya que la voz de la soprano egipcia Fatma Said, intérprete en este nuevo álbum, irradia colores igualmente cálidos y oscuros. Said también nos fascina por su ejemplar dicción, en la que no sólo cada palabra es claramente comprensible, sino que cada nota le da color a la palabra, haciendo así tangible la impresión creada por dicha palabra en términos de sonido.

No hay duda de que esta cantante, musicalmente muy versátil – y que sin duda está familiarizada con el gran arte de Régine Crespin – encontraría un abanico aún más amplio de posibilidades expresivas en una versión orquestal, ya que de vez en cuando se crea la impresión de que la maravillosa sonoridad y precisión de Malcolm Martineau al tocar el piano la ralentiza un poco.

 

 

El programa de El Nour nos lleva después a España, donde Martineau es reemplazado por el sutil toque de Rafael Aguirre a la guitarra. En las dos piezas de Falla se muestran otros aspectos del arte vocal de Fatma Said, y ante todo una extraordinaria agilidad y ligereza. Su canto se convierte en una caricia. En la Canción de Marinela de José Serrano, su voz se condensa y crea unos momentos inolvidables de tierna sensualidad. Pensamos que si un día Fatma Said asumiera uno de los grandes papeles en una zarzuela española... ¡sería simplemente divina! En las tres canciones tomadas de la colección 13 Canciones españolas antiguas de Federico García Lorca, Said es sorprendentemente discreta, con una noble elegancia, incluso en los sensuales arabescos de la Nana de Sevilla. Una transición ideal para llegar al siguiente bloque, la música “árabe”.

 

 

Descubrimos aquí, por ejemplo, una hermosa canción del egipcio Gamal Abdel-Rahim (1924-1988), así como la magnífica Adieux de l’hôtesse arabe de Bizet, en la que Burcu Karadağ toca el ney (una especie de flauta de lengüeta) e improvisa en torno a la voz cantante. Las últimas cuatro pistas ofrecen estándares egipcios y libaneses en una atmósfera “jazzística” y nostálgica, grabados en la Iglesia de Dahlem de Berlín. Un encantador álbum Qobuzissime, lleno de emociones abrumadoras. © Pierre-Yves Lascar/Qobuz



ESCUCHE "EL NOUR" DE FATMA SAID EN QOBUZ


Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook!


Para descubrir más en torno al artículo