¡El mundo es folk!

Con ayuda del multi-instrumentista Francesco Turrisi, Rhiannon Giddens tiende puentes increíbles entre tradiciones folclóricas árabes, africanas y europeas…

Por Charlotte Saintoin | Vídeo del día | 14 de mayo de 2019
Responder
Qobuz

«¡El mestizaje es lo que hace de la música estadounidense algo tan grande!». Rhiannon Gidden, con su nombre gaélico, padre blanco, madre negra y sangre occaneechi, simboliza como nadie la mezcla cultural norteamericana. Soprano coloratura, apasionada más que por la ópera por las más exquisitas voces del folk, el soul, el blues y el bluegrass, publica ahora su tercer trabajo.

Descubierta por los hermanos Coen (en Inside Llewyn Devis, junto a Elvis Costello), apadrinada por T-Bone Burnett, integrante de Carolina Chocolate Drops –con quienes actuaría en la Casa Blanca–, autora de dos aclamados álbumes en solitario y de un primero con Our Native Daughters (donde coincidiría con Leyla McCalla, Allison Russell y Amysthyst Kiah), no puede decirse que, ya entrada en su cuarta década de vida, haya perdido el tiempo.



En colaboración con el multiinstrumentista Francesco Turrisi, y producido por el formidable Joe Henry en solo cinco días, en un estudio dublinés, There Is No Other reúne composiciones propias y versiones de los clásicos con un fondo de música tradicional árabe e influencias célticas e italianas.



De este modo encontramos I’m Gonna Write Me A Letter de Ola Belle Reed, Brown Baby del activista Oscar Brown Jr o, en otro registro, Pizzica di San Vito o el aria Black Swan de Menotti. Un melting pot lleno de números ganadores. © Charlotte Saintoin/Qobuz



ESCUCHE THERE IS NO OTHER DE RHIANNON GIDDENS EN QOBUZ


Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook!

Sus lecturas