Los álbumes

14,99 €
9,99 €

House - Publicado el 31 de agosto de 2018 | Neverbeener Records - Grand Musique Management

Hi-Res Libreto Premios Qobuzissime
Kiddy Smile se ha propuesto popularizar de nuevo el house. Pese a que el house vintage haya vuelto con fuerza de unos años a esta parte y haber pasado veinte años desde que el French Touch conquistara los charts internacionales, este emblema de la escena del ballroom y el voguing parisino deja claras sus intenciones con este primer álbum. Tras darse a conocer en 2016 con el tema Let A B!tch Know, Kiddy Smile, fichada por el mediático sello Defected, apunta ahora lo más alto posible y convoca los espíritus de Robin S, Armand Van Helden y Mojo, sus principales referencias nusicales, sin dejar de mirar al mismo tiempo a Sylvester, icono gay norteamericano y autor en 1978 del hit planetario You Make Me Feel (Mighty Real). Lo cual no significa por supuesto que reniegue en modo alguno del house, que constituye el fundamento de prácticamente todas las canciones del disco, y más en concreto de ese vocal house que antaño cultivaran Ron Trent y, en especial, Frankie Knuckles, quienes convirtieron el género en mainstream USA durante los 90 con sus remixes de hits soul/pop. ¿Funcionará el mismo modelo en Francia? Veremos. Pero lo cierto es que Kiddy Smile, asistida por Julien Galner (de Château Marmont) en tareas de producción, juega con cartas ganadoras, como en Be Honest featuring Rouge Mary, soberbio temazo soulful de ritmo contagioso, o en One Trick Pony, producido por Boston Bun (Ed Banger), donde conquetea sin complejos con el crossover pop/R&B. Dos cortes de enorme potencial, acompañados por una constelación de hits bailables que pondrán patas arriba los clubs de medio mundo (House of God, Burn the House Down) y por el single Dickmatized, que nos recuerda la eficacia del dúo italiano de fidget house Crookers. Esto es lo que se dice trabajar con los mejores mimbres. A esto se le llama reunir todos los elementos para un merecido éxito, y es por lo que le hemos otorgado nuestro Qobuzissime. © Smaël Bouaici/Qobuz