Con su nuevo álbum The Car, la banda de Alex Turner pasea por la orilla de un rock cada vez más elegante...

Pisándole los talones a Tranquility Base Hotel+Casino (2018), los Arctic Monkeys regresan con The Car, un séptimo capítulo de impecable clase, que confirma aún más su condición de rockeros maduros, capaces de crecer y evolucionar sin perder un ápice de credibilidad. Tras los singles There'd Better Be A Mirrorball y Body Paint, en los que Alex Turner asume con maestría el papel de crooner de la poesía oscura a lo Richard Hawley, los otros ocho temas configuran refinados escenarios en los que predominan las cuerdas y los metales, sin resultar redundantes o indigestos. Producido y arreglado una vez más por James Ellis Ford, que ha trabajado en toda su discografía desde Favourite Worst Nightmare (2007) y el excelente The Age Of Understatement (2008) de Last Shadow Puppets (el supergrupo de Alex Turner y Miles Kane), The Car ofrece una suite que es un verdadero trabajo de orfebrería, con una producción cuidada, donde la guitarra no queda ensombrecida sino sublimada (The Car) y donde el soul (Big Ideas) juega junto al funk (Jet Skis On The Moat y su wah-wah) con naturalidad.  

Arctic Monkeys - I Ain't Quite Where I Think I Am (Official Video)

Official Arctic Monkeys

  En cuanto a la batería de Matt Helder, ultra presente en los primeros discos, es sorprendentemente más discreta, con un toque más ligero. Olvida definitivamente los grandes riffs de los primeros tiempos y deja paso a las exuberantes orquestaciones. Magistral.

ESCUCHA 'THE CAR' DE ARCTIC MONKEYS EN QOBUZ