Su carrito está vacío

Reseñas :
Actualidad

Muse saca las garras

Por Chief Brody |

Para su noveno álbum, el trío británico firma una bonita vuelta a las raíces de un rock más enérgico que en los últimos años.

No esperamos nada de algunas bandas. Su carrera está en piloto automático, entre giras de estadios XXL y nuevos álbumes que están lejos de convencer por su duración, pero que contienen los éxitos suficientes para hacer cantar al público. Muse llevaba bastante tiempo en este punto... hasta la publicación de Will of the People, un disco sorprendentemente más compacto y conciso (su obra más corta, con sólo 37 minutos), aunque siga siendo grandilocuente en muchos aspectos. Pero, sobre todo, es un trabajo más oscuro, rockero y directo, habitado por una especie de espíritu "best of", como si el trío se divirtiera revisando las diferentes épocas de su carrera a través de las canciones compuestas para la ocasión.

 

 

Si el fondo de Will of the People es más bien pesimista (las eternas críticas a una cierta forma de autoritarismo, a un mundo que se dirige directamente hacia el apocalipsis y otros temas muy apreciados por Matthew Bellamy), la forma es a la vez pegadiza y enérgica, como el single de apertura Will of the People, cuyo lado marcial evoca automáticamente el enorme The Beautiful People de Marylin Manson. Una promesa es una promesa: Muse escoge aquí y allá de lo que más sabe. La mayoría de las veces, funciona. Hacía tiempo que no escuchábamos un riff de guitarra tan potente como el de Kill or be Killed, cuya vertiente metálica matizada con el pedal Whammy de Tom Morello hace estallar los altavoces desde las primeras notas. Lo mismo ocurre con Ghosts (How Can I Move On?), una balada tocada al piano por el líder de la banda, en solitario, como si de repente se sintiera el deseo de encontrar una semblanza con las sensaciones que nos devuelven a casi 20 años atrás.

 

 

Si Muse no se ha librado del lado grandilocuente de ciertos arreglos, ha conseguido integrarlos mejor en sus canciones. Este es un ejercicio que, desde hace diez años, ha hecho que su trabajo sea pretencioso e indigesto en más de una ocasión. Después de una fase sintética cruelmente carente de inspiración, la banda parece inclinarse más "sutilmente" hacia el rock progresivo en ciertos aspectos, incluso se divierte inyectando una pequeña dosis de locura gracias a su alocado cierre We Are Fucking Fucked, en el que aterrizan ligeras reminiscencias a lo Queen durante un perfecto y ruidoso final. No es el mejor álbum de Muse en toda su carrera, pero definitivamente es el más exitoso desde hace quince años.

 

 



ESCUCHE “WILL OF THE PEOPLE” DE MUSE EN QOBUZ


Para descubrir más en torno al artículo