Su carrito está vacío

Reseñas :
Actualidad

La caleidoscópica Fatma Said

Por Pierre Lamy |

Para su segundo álbum, que tiene la apariencia de un autorretrato, la soprano egipcia ha elegido piezas de Jules Massenet, Carlos Gardel y Jacques Offenbach, así como de Astor Piazzolla, Charles Gounod, Kurt Weill y Serge Gainsbourg.

Los veinte temas que componen Kaleidoscope, que acaba de publicar Warner Classics, parecen ser parte de otras tantas facetas de la rica personalidad de Fatma Saïd. La gran soprano egipcia, cuyo primer álbum El Nour nos sedujo en 2020 hasta el punto de ser premiada con un Qobuzissime, adopta múltiples personalidades vocales con el mismo buen gusto y un timbre siempre suave y aterciopelado.

 

 

En el segundo álbum de Fatma Saïd, nos encontramos con Offenbach, Massenet, Weill y Gardel en un viaje de paisajes variados. En el libreto, se sigue con gran atención las explicaciones de la cantante sobre su elección de piezas. "Desde mi más tierna infancia, la danza me ha acompañado a todas partes en mi vida y he aprendido muchos estilos diferentes. (...) Mientras buscaba un potencial repertorio para este álbum, me sedujeron las canciones de diferentes países y pueblos, todas ellas con fuertes elementos de baile, a veces en sus letras e invariablemente en su música. Es difícil imaginar la música sin la danza o la danza sin la música. Así que, en lo que a mí respecta, ambos son inseparables”.

 

 

De hecho, una sensación de ligereza aérea se cierne sobre cada uno de los temas, mientras Fatma Saïd nos arrastra a su total abandono. Es más que agradable verla evolucionar en los registros de la opereta, particularmente en este Bolero de La Fiancée en Loterie de Massenet, con sus deliciosos colores hispánicos. Kaleidoscope documenta notablemente el oficio de cantante y la dimensión actoral que lo acompaña, mientras la voz de Saïd se adapta perfectamente a cada estado de ánimo y estilo: lánguida en la Barcarola de Les Contes d'Hoffmann, exaltada en I Could Have Danced All Night (un título inolvidable de la película My Fair Lady, igualmente inolvidable), misteriosa y contenida en Youkali, y vuelve a sorprendernos tomando caminos de jazz en Cheek to Cheek.

 

 

Lejos de caer en el efecto "catálogo", este Kaleidoscope es un bellísimo retrato de una cantante. ¡Y qué cantante!



ESCUCHE “KALEIDOSCOPE” DE FATMA SAÏD EN QOBUZ


Para descubrir más en torno al artículo