Su carrito está vacío

Reseñas :
Actualidad

Julia Jacklin se confiesa

Por Marc Zisman |

Con "Pre Pleasure", que grabó en Montreal, la australiana amplía su espectro de folk rock introspectivo con un repertorio más rico y melodías aún más pegadizas.

En su recién estrenado tercer álbum, Pre Pleasure, Julia Jacklin continúa con sus introspecciones, con un espejo en cada mano y nada más. Su mente, su cuerpo, su pasado, su presente, su futuro, su familia, sus seres queridos, sus amores, ¡todo pasa por ella! Las ya más que perfectas Don't Let the Kids Win (2016) y Crushing (2019) ofrecían una hoja de ruta similar, pero esta vez la australiana afincada en Melbourne y procedente de Sidney consigue sublimar su método.

 

 

Las letras de Pre Pleasure son aún más concisas y sus melodías más pegadizas. En el tono de una confesión sin filtro, no olvida la ironía. Pero aquí también todo está meticulosamente dosificado. Un poco menos orientado a la guitarra que sus predecesores, este tercer álbum presenta algunas cajas de ritmos, mucho piano y arreglos refinados. Julia Jacklin parece renunciar a la imagen de la compositora folclórica que algunos creían que era, pero que nunca fue realmente. Porque Julia Jacklin siempre ha sonado como Julia Jacklin. Tanto si uno encuentra parentesco con Liz Phair, Caroline Rose, Faye Webster, Angel Olsen o un centenar de mujeres más, ella sigue siendo aún más ella misma a lo largo de estos 38 minutos sin una nota falsa.

 

 

38 minutos realmente hechizantes y embriagadores, que se cierran con End of a Friendship, una pieza bastante majestuosa acompañada por una sección de cuerdas muy cinematográfica. ¿Una pista para el cuarto capítulo?

 

 



ESCUCHE “PRE PLEASURE” DE JULIA JACKLIN EN QOBUZ


Para descubrir más en torno al artículo