Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

iFi xDSD Gryphon: el rey de la polivalencia en DAC USB portátiles

Por Alban Amouroux |

El formato Bluetooth no es la única opción posible para disfrutar de la música en movimiento. Algunos fabricantes proponen pequeñas cajas de bolsillo que pueden mejorar de manera sustancial la escucha de auriculares con cable. Su miniaturización extrema no implica ninguna renuncia a la calidad Hi-Fi. Esto hace que dichas cajas sean portátiles, por lo que se pueden llevar a cualquier parte. El iFi xDSD Gryphon maximiza las funcionalidades que integra para ser mucho más que un simple DAC/amplificador de auriculares portátil.

En la gama de DAC portátiles de iFi, el xDSD Gryphon no es el más caro, pero sin ninguna duda sí el más completo. Justo encima se sitúa el iDSD Diablo, buque insignia de la marca. Puede hacer menos cosas, pero incluye componentes de muy alta gama a la vez que entrega una potencia de salida impresionante que le permite atacar con holgura todos los auriculares posibles e imaginables. Algo más más voluminoso, el Diablo también alberga en su interior una batería de autonomía más generosa.

Lo que acabamos de decir pretende situar la oferta premium de iFi en el mundo de los amplificadores de auriculares portátiles. El xDSD Gryphon, que protagoniza el presente análisis, es un poco menos exclusivo que el Diablo porque toma el camino de la versatilidad. El Gryphon se beneficia de una conectividad más desarrollada, de diferentes ajustes, de una pantalla para consultarlos y de Bluetooth HD. De este modo es posible utilizar el Gryphon en distintas configuraciones, incluso únicamente como dispositivo de sobremesa si así lo deseamos.


Características

● DAC/amplificador de auriculares
● Precio: 599 €
● Codificaciones digitales soportadas: 32 bits/768 kHz, DSD hasta DSD512 y MQA
● Bluetooth: aptX, aptX HD, aptX Adaptive, aptX LL, LDAC, HWA, AAC y SBC
● Conectividad: 1 entrada USB-C para audio, 1 entrada digital óptica, 1 entrada analógica para clavija de 3’5 mm, 1 entrada analógica para clavija de 4’4 mm, 2 salidas mixtas auriculares/línea para clavijas de 3’5 y 4’4 mm, 1 toma USB-C para alimentación
● Dimensiones (An x P x Al): 123 x 75 x 19 mm
● Peso: 215 g 

Presentación general del xDSD Gryphon

La estética de este DAC de iFi es decididamente original. Su formato, más bien parecido al de un smartphone aunque más grueso, descansa sobre un chasis con curvas onduladas. Se suministra de serie una pequeña bolsa para protegerlo durante el transporte a la vez que se puede adquirir una funda de fieltro más gruesa como accesorio opcional. El conjunto está formado por elementos de aluminio con un acabado ligeramente granulado, lo que confiere al Gryphon un aspecto técnico y robusto.


La parte superior incluye una zona negra que alberga una pantalla de visualización OLED que proporciona toda la información necesaria durante la reproducción. Se trata de una característica poco común que comentaremos con detalle más adelante. En la parte inferior hay un interruptor de tres posiciones que permite activar la función iEMatch. Disponible en determinados productos de iFi y también ofrecido como accesorio universal, iEMatch tiene por objetivo adaptar la salida de audio a los auriculares intraaurales IEM. Modificando el nivel de ganancia, se reduce el ruido de fondo con el fin de aumentar la dinámica.


Las dos extremidades del xDSD Gryphon albergan el conjunto de las conexiones. iFi ha separado de un modo bastante lógico las entradas de audio de las salidas de auriculares. En un lado encontramos un puerto USB para alimentación y recarga de la batería interna y cuatro puertos para otras tantas posibles fuentes. El puerto USB-C es el que debe utilizarse si se quiere disfrutar de la máxima calidad sonora y de todos los tipos de archivos digitales de audio hasta la muy alta resolución. A su lado, una entrada digital compatible coaxial (adaptador para clavija de 3’5 mm) y óptica (formato Mini TosLink) se sitúa junto a dos entradas analógicas, una balanceada para clavija de 4’4 mm y una no balanceada para clavija de 3’5 mm. El usuario deberá disponer de los adaptadores necesarios para llevar a cabo la conexión a las salidas XLR o RCA de los componentes de su equipo.


Las dos salidas de auriculares están disponibles para clavijas en formato de 3’5 y 4’4 mm, que es lo que se espera hoy en día de un amplificador de auriculares universal. Esto permite utilizar todo tipo de auriculares, tanto si son balanceados como no balanceados. Estas tomas también pueden utilizarse como salida de línea para alimentar, por ejemplo, un amplificador o unas cajas acústicas activas. Justo al lado hay un control de volumen cómodo y de fácil acceso. Dos botones sirven para seleccionar la fuente de entrada, para cambiar de modo y para recorrer los ajustes disponibles tras una pulsación larga. Como siempre con iFi, varios LED’s de colores de pequeñas dimensiones confirman el estado de la reproducción en curso.


iFi ha elegido “chips” Burr-Brown de Texas Instruments para la sección DAC. La señal se procesa en modo balanceado, es decir en doble mono, desde las entradas hasta las salidas para eliminar el riesgo de interferencias entre los canales. A lo largo de este camino, diseñado para ser lo más corto posible, hay un controlador XMOS de 16 núcleos, un reloj de alta precisión y componentes rigurosamente seleccionados. Con el fin de lograr una transparencia sonora total, los componentes del controlador se apagan durante la reproducción y se activan sólo cuando el usuario efectúa algún cambio. En lo que respecta al control de volumen, funciona en el dominio analógico al tiempo que asegura una sincronización digital con el dispositivo fuente que se utilice (smartphone, tableta, PC).


Funcionamiento del xDSD Gryphon

iFi suministra de serie dos cables USB muy cortos para conectar fácilmente el Gryphon a un smartphone: USB-C y Lightning (Apple). Un tercer cable USB-A será utilizado con un ordenador, por ejemplo. Todos estos cables exhiben un acabado excelente aunque no son muy flexibles. En el caso del iPhone, a menudo hemos tenido un falso contacto porque el cable tiraba demasiado –mecánicamente– de las tomas. Es posible que sea cuestión de tiempo que el cable se adapte y tome su forma.


El xDSD Gryphon necesita ser recargado antes de su uso, y no será precisamente la batería de nuestro smartphone la encargada de ello. Además, el iFi es un dispositivo que consume mucha energía debido a sus múltiples funcionalidades, al procesado de audio y al amplificador de auriculares; de ahí la importancia de su gran batería interna. Además, es difícil dar una estimación de la duración de dicha batería porque depende de la impedancia de los auriculares, del tipo de archivos que se reproduzcan, del nivel de volumen y de si se utiliza o no el procesado de audio. En nuestro caso, no pudimos superar una jornada de trabajo, con un tiempo de carga de unas 2’5 horas.


Una vez que el Gryphon ha sido activado, reconoce inmediatamente el smartphone de Apple que le hemos conectado directamente. La pantalla de visualización muestra el nivel de volumen y la frecuencia de muestreo del párrafo musical que acabamos de empezar a reproducir. Durante la escucha es posible combinar hasta tres efectos.


El primero de ellos, llamado XSpace, afecta a la sensación de profundidad. Según iFi, tiene por objetivo mejorar esas grabaciones de estudio “cavernosas” que podrían describirse como contenidas. El XBass II propone dos ajustes. El primero refuerza las frecuencias bajas, como su nombre indica, pero es secundado por un control de presencia que actúa sobre los medios-agudos para dar un efecto de proximidad a voces e instrumentos.


El menú en pantalla permite acceder a tres filtros: Bit-Perfect, Standard y Gibbs Transient Optimised (GTO). Como suele ocurrir con este tipo de filtros, su efecto en la experiencia de escucha es muy sutil, actuando principalmente en las frecuencias muy altas. El usuario deberá probarlos en pistas que conozca extremadamente bien para decidir si se queda o no con uno de ellos para todas sus sesiones de escucha.

La escucha

Durante la escucha del último álbum de Selah Sue, Persona, reencontramos con placer el característico grano vocal de esta cantante de pop/R&B. Sin activar ni el refuerzo de graves ni el de espacio, las sonoridades explotan fuera de los auriculares. El Gryphon posee esa capacidad de detallar la música hasta el extremo para maximizar la apertura sonora de nuestros auriculares Beyerdynamic Amiron Home. Aún así, el resultado sigue siendo natural. Al activar el modo XSpace, se gana otra muesca de profundidad y amplitud en la reproducción, aunque esta ganancia sigue siendo modesta en comparación con la calidad general que ofrece el iFi DAC en modo estándar.


La gestión de los graves está bastante bien resuelto, como pudimos comprobar al escuchar a Kavinsky y sus muy ochenteros sonidos electro para su último opus, Reborn. Los bajos no se desbordan a la vez que encontramos todo el detalle, la redondez y el impacto necesarios, que se mezclan de forma ideal con el resto del espectro de audio. El xDSD Gryphon respeta la señal original con una bella linealidad. Por supuesto, los amantes de los bajos contundentes encontrarán su particular felicidad con el ajuste XBass+. Si se utilizan los tres modos –Presence, XSpace y XBass– se obtiene un resultado al límite del Loudness (compensación fisiológica), un poco desviado del original pero que sigue siendo agradable sin excederse. No tenemos ninguna objeción a dejar este trío activo para las sesiones de escucha a bajo nivel.


Finalizamos nuestra prueba con el piano de jazz de Iiro Rantala para su directo Potsdam de ACT Music. El DAC iFi nos permite disfrutar toda la belleza del tacto y la gama armónica del instrumento. Todo se establece correctamente entre los dos oídos, como si estuviéramos colocados justo delante del teclado. Una vez más, el Gryphon demuestra su capacidad para reproducir la música tal y como es, sin apriorismos. Por lo tanto, hay que prestar atención a la calidad técnica de los archivos que le suministramos. Si tal calidad es elevada, nos esperan largas horas de satisfacción musical. Si no es así, los distintos modos de audio pueden acudir a nuestro rescate.


Puntos fuertes:
- Respeto absoluto de la música
- Apertura sonora natural
- Cantidad de entradas y salidas
- Visualizador de funciones OLED indispensable
- Modos de mejora de audio cuando son necesarios


Puntos débiles:
- Cables suministrados de serie algo rígidos
- Autonomía moderada

Conclusión

iFi nos regala una vez más un producto perfectamente logrado. El xDSD Gryphon es ante todo un DAC USB portátil. Brillará a la hora de alimentar cualquier auricular para sesiones de escucha sin compromiso en prácticamente cualquier lugar. Su gran fuerza radica en el respeto al mensaje original, que transmite de la mejor manera posible: cada elemento está en su sitio, los diferentes registros sonoros son respetados y los detalles están omnipresentes. Naturalmente, abre la escena sonora sin ningún artificio. El reverso de la medalla: hay que alimentarlo con música de calidad. Afortunadamente, iFi lo ha previsto todo incluyendo diferentes modos que se pueden combinar para mejorar la reproducción de las grabaciones que lo requieran. Añadamos a estos elogios una muy generosa conectividad que permite utilizarlo también en el salón de nuestra casa con, por ejemplo, la salida USB de un streamer y la salida analógica de un giradiscos. A continuación podrá enviar todo esto a una etapa de potencia y controlar el nivel de volumen de la misma igual de bien, o incluso mejor, que muchos preamplificadores de precio similar. El iFi xDSD Gryphon es un aparato muy completo para colocar en el centro de un sistema de Alta Fidelidad móvil y/o de sobremesa cuyas capacidades magnificará.

Traducido por Salvador Dangla