Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

iFi Zen Stream: probamos un reproductor de música en red ultracompacto de precio relajado

Por Alban Amouroux |

iFi ofrece múltiples soluciones en materia de electrónicas para Alta Fidelidad en recintos diminutos. Algunas de ellas son portátiles para acompañar a un smartphone o a un reproductor de audio de bolsillo, mientras que otras son estacionarias para formar parte de un conjunto ya existente o para aportar tal o cual funcionalidad. El rol del Zen Stream está incluido en su nombre: reproducir música procedente de Internet o de una red local. Todo ello a través de un amplio repertorio de posibilidades con el fin de adaptarse a las necesidades del usuario.

Esta marca es sinónimo de Alta Fidelidad en formato mini. Todos los productos iFi ocupan muy poco espacio sin que ello se haga en detrimento de su eficacia. Son muy reconocidos principalmente en el campo de los DAC’s y los amplificadores de auriculares. Varias propuestas permiten cubrir todo tipo de necesidades en términos de conectividad, compatibilidad y nivel de exigencia. Poco a poco se han ido añadiendo otras funcionalidades a la oferta de la marca: preamplificadores de fono, DAC’s Bluetooth y reproductores de música en red.

iFi también es reconocida por sus accesorios dedicados a la mejora eléctrica y electrónica de la reproducción digital. Se colocan en el trayecto de la señal de audio o de alimentación para suprimir los parásitos y otros elementos susceptibles de corromper la música. Esto incluye purificadores, fuentes de alimentación AC/DC, aisladores galvánicos USB, etc. En este sentido, es importante destacar que iFi ha integrado directamente en el Zen Stream algunas de sus tecnologías para optimizar las prestaciones del mismo.

Características

- Precio: 399 € (en España)
Codificaciones digitales compatibles: PCM hasta 32 bits/384 kHz y DSD hasta DSD256
Protocolos: UPnP/DLNA, Roon, AirPlay (Chromecast en breve)
Conectividad: Ethernet, Wi-Fi, 1 salida coaxial, 1 salida USB-A, 1 puerto USB-A para almacenamiento
Otro: señal de alimentación tratada, cable Ethernet suministrado de serie
Dimensiones (An x P x Al): 158 x 100 x 35 mm
Peso: 578 g 

Presentación general del Zen Stream

iFi ha creado un diseño específico para su gama Zen. Toma el término “zen” al pie de la letra, con suaves formas curvas. Se trata de un cambio significativo con respecto a los clásicos recintos con panel frontal rectangular. Por su parte, los pies de silicona están colocados de manera que sea posible apilar varios elementos de la gama Zen.

El panel frontal del Stream muestra generosamente el nombre del aparato grabado en la parte de aluminio anodizado. Hay dos teclas: una para la puesta en marcha y otro para la vinculación Wi-Fi. Dos grandes indicadores luminosos LED informan sobre el estado del aparato: el de la izquierda sobre la intensidad de señal de la red y el de la derecha sobre la calidad de los archivos de audio. Es imprescindible que el LED izquierdo sea blanco o verde por cuanto los demás colores indican una red saturada, demasiado lenta o inexistente.

En el panel trasero, la conectividad se reduce a lo esencial. El Zen Stream sólo incluye salidas digitales, por lo que será necesario disponer de un DAC independiente o uno integrado en el amplificador que tengamos. Se dispone de dos salidas: una coaxial S/PDIF y una USB-A. La salida coaxial está asociada al purificador de señal iFi iPurifier.

Un segundo puerto USB-A aceptará una memoria USB o un disco duro externo. En este caso, el Zen Stream funcionará de forma totalmente local y desempeñará el papel de servidor para otros dispositivos conectados a la red. Por su parte, el puerto USB-C no se utiliza ya que está dedicado a mantenimiento. En lo que concierne a la red, iFi ofrece la posibilidad de elegir entre Ethernet y Wi-Fi a través de una antena atornillada.

Se utiliza un pequeño selector para bloquear el Zen Stream en un modo específico. Universal en su conectividad para la música en red, todo se configura en las páginas de administración. Pero aquí es posible bloquear el Stream en un modo muy concreto, en DLNA o bajo Roon por ejemplo. En ese caso, ya no está disponible para los demás modos.

Funcionamiento del Zen Stream

iFi ha incluido en la caja del embalaje un folleto de dos caras en el que se explican los primeros pasos para poder utilizar el Zen Stream. En el caso de Ethernet, basta con conectar el cable. En Wi-Fi, bastará con usar la tecla pertinente del panel frontal para llevar a cabo la pertinente asociación. Todo esto se hace de una manera muy sencilla, en unas pocas decenas de segundos. A continuación, hay que escribir la dirección del Zen Stream en un navegador web, momento a partir del cual se muestran los menús de configuración.

Los primeros elementos están dedicados a la gestión de la música directamente accesible de forma local a través del puerto USB: biblioteca musical, artistas, álbumes, listas de reproducción. De este modo es posible conectarse seguidamente a una carpeta compartida en la red –en una unidad NAS, por ejemplo– y escuchar emisoras de radio de Internet. Para un acceso rápido, las emisoras de radio pueden guardarse como favoritas.

Los parámetros avanzados permite seleccionar lo que debe ser accesible y lo que puede ocultarse, como por ejemplo ciertos protocolos de audio no utilizados. El tipo de reproducción en modo DSD, el tamaño de la memoria tampón o intermedia –“buffer”– y el control de volumen son ajustes accesibles para el usuario. Asimismo, el usuario también podrá despertarte y dormirse con música gracias a las funciones de tipo radio-despertador.

El iFi Zen Stream funciona según el principio de escalabilidad mediante un software interno que se beneficia de actualizaciones regulares. El DAC es compatible con archivos Hi-Res codificados en PCM hasta 32 bits/384 kHz y DSD hasta DSD256. En el momento actual, el Zen Stream puede funcionar con DLNA, Roon y AirPlay, estando ya prevista una actualización para añadir Chromecast y completarse de este modo la cuadratura del círculo.

Existe también la posibilidad de cambiar al modo Network Audio Adapter a través del software HQPlayer. Este software para PC actúa en ese caso como un reproductor de música que es transmitida vía red al Zen Stream, que a su vez entrega al DAC. Este tipo de configuración evita conectar un PC a nuestro sistema de Alta Fidelidad e instalarlo en nuestra sala de estar al tratarse de un aparato más bien molesto aunque sólo lo sea por el ruido de funcionamiento de sus ventiladores, a menudo poco discretos.

La escucha

Para las necesidades de esta prueba, conectamos la salida USB del Zen Stream a nuestro DAC RME ADI-2 Pro. A continuación, lanzamos la reproducción de nuestra playlist de prueba de Qobuz a través del software Roon, que a su vez muestra perfectamente el recorrido que hace la señal en el streamer y luego en el DAC gracias a la presencia del protocolo RAAT directamente en el Zen Stream. También realizamos algunas pruebas en DLNA vía software BubbleUPnP bajo Android.

La grabación intimista del contrabajo de Marc Johnson en su último álbum Overpass permite sentir los límites del lugar con finales de notas alrededor del instrumento que lo materializa frente a nosotros en este espacio restringido. Las microinformaciones nos hacen sentir hasta la más mínima vibración, cada toque y cada manipulación de los dedos en el instrumento, pero también las respiraciones del músico. El jazz contemporáneo adquiere todo su sentido con sencillez y veracidad gracias a esta separación de notas e instrumentos que el Zen Stream no tiene ninguna dificultad en transmitir.

La impoluta producción del último EP Joyride de Holybrune vuelve a poner una vez más el funk al día. Bajo, percusiones y teclados están perfectamente aislados entre sí, mientras que la voz de Holybrune se materializa en la parte posterior de la escena sonora. También en este caso, la legibilidad del conjunto es tan fina y precisa que se puede aumentar el nivel de volumen sin ningún efecto de crispación.

Con el Zen Stream, también hemos podido disfrutar el jazz vocal de Stacey Kent, y más concretamente con el álbum I Know I Dream, que aparece a menudo en nuestras pruebas. Una vez más, percibimos una coherencia de conjunto que permite a la técnica desaparecer frente a la música. Los timbres son respetados en la totalidad del espectro y la voz está bien separada del resto. Sin embargo, se percibe una ligera falta de profundidad en las frecuencias más bajas, donde nos hubiera gustado notar una mayor pegada. En realidad, este defecto no lo es tanto cuando se recuerda el precio al que es propuesto el Zen Stream. Ir más allá será una prerrogativa de productos decididamente más caros.

Terminamos con la banda sonora de los dibujos animados japoneses Nicky, la aprendiz de bruja. Esta suite sinfónica nos vuelve a sumergir de inmediato en las imágenes de la obra. Los efectos de profundidad y anchura son perfectamente restituidos con instrumentos que ocupan su lugar en este gran marco dibujado de forma virtual delante de nosotros. Los diferentes instrumentos nunca se superponen, la ósmosis está ahí. Es todo lo que se puede esperar de un buen streamer.

Puntos fuertes:
- Lector verdaderamente universal
- Poco aparatoso
- Ajustes muy completos
- Efecto de presencia sonora de gran belleza
- Relación calidad/precio

Puntos débiles:
- Información disponible en el panel frontal limitada
- Ausencia de salida óptica

Conclusión

No se deje engañar por la simplicidad de su apariencia ya que el iFi Zen Stream es un auténtico streamer de Alta Fidelidad. Posee todas las capacidades necesarias para hacer llegar a su DAC un flujo musical de calidad que respete los más mínimos detalles. El resultado es una reproducción sonora viva y abierta a la que sólo le falta una pizca de estabilidad en las frecuencias bajas. En realidad, este es el único reproche que se le puede hacer. A pesar de ello, el Zen Stream puede utilizarse con cualquier sistema de gama alta hasta el punto de convertirse en su elemento central. Es a través del mismo que pasará toda su música digital, y en particular su suscripción a Qobuz en Hi-Res, antes de ser procesada por su DAC o su amplificador favorito con DAC integrado. Gracias a sus múltiples compatibilidades, se adapta a sus hábitos y a los protocolos de transmisión de audio inalámbrica más habituales, a la vez que puede ser controlado por un amplio abanico de programas. Por su parte, la relación calidad/precio es imbatible.