Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Sony WF-1000XM4: la referencia en auriculares intraaurales True Wireless

Por Alban Amouroux |

Sony ha renovado recientemente sus auriculares intraaurales True Wireless (es decir “Verdaderamente Inalámbricos”) de referencia: los WF-1000XM4 perpetúan el linaje cambiando a la vez el diseño por completo. Las numerosas funcionalidades siguen estando ahí, pero es la calidad sonora lo que nos interesa por encima de todo, léase cómo disfrutar todavía más la música en un formato lo más compacto, práctico y discreto posible.

Los auriculares True Wireless son bastante recientes. Antes, los cascos tenían que estar necesariamente conectados entre sí mediante un cable. A medida que la tecnología ha ido evolucionando, los fabricantes han podido incorporar amplificación, transductores, baterías y un enlace inalámbrico en estos minúsculos dispositivos que se introducen en el oído. La parte más complicada concernía a la capacidad de los cascos izquierdo y derecho para comunicarse con el smartphone en plena sincronización a través de Bluetooth. Esto es lo que se define como “estereofonía true wireless”. Esta técnica ya está perfectamente depurada.

Por lo tanto, ¿cómo hacer que los auriculares intraaurales inalámbricos evolucionen y mejoren? Sony se encuentra ya en la tercera generación de su serie de gama alta “1000”. Los XM4 son la continuación de los XM3 con propuestas similares sobre el papel. Sin embargo, Sony ha conseguido miniaturizar aún más sus cascos para hacerlos más cómodos. Los XM3 sobresalían mientras que los nuevos WF-1000XM4 se introducen completamente en el pabellón auditivo oído para un ajuste perfecto. En cuanto al sonido, los transductores han ganado un 20% en superficie para mejorar la reproducción de toda la gama de frecuencias y llevar todavía más lejos la calidad sonora sin sacrificar el lado práctico.

Características


- Precio: 
279’99 € (en España)
- Conectividad: Bluetooth
- Codecs soportados: SBC, AAC, LDAC
- Respuesta en frecuencia: 20 Hz - 40 kHz
- Transductor: electrodinámico de 6 mm
- Funcionalidades: controles táctiles, micrófonos para telefonía manos libres y asistentes de voz, anulación activa de ruidos exteriores, aplicación móvil con ecualizador gráfico, recarga inalámbrica Qi
- Accesorios: tres pares de tapones, caja de transporte y recarga, cable USB-C a USB-A
- Peso: 41 g  

Presentación general de los WF-1000XM4

Cuando se habla de auriculares intraaurales Bluetooth, varios son los formatos a considerar. Aparte del hecho de que cada fabricante aplica un diseño que le es propio, la forma de sujetar los cascos en la oreja puede ser muy diferente. Y más o menos cómoda. Los anteriores XM3 eran enormes y sobresalían mucho del pabellón auditivo. Por el contrario, lo nuevos XM4 se adaptan bastante bien al citado pabellón gracias a su forma de bolas en miniatura, y con un peso de sólo 41 gramos saben hacerse olvidar.

Por supuesto, está la parte que sobresale y entra en el conducto auditivo, terminando en el tubo por donde que sale el sonido. Dicho tubo está cubierto por un tapón de espuma. Sony suministra tres tipos de tapones diferentes con los XM4: pequeños (S), medianos (M) y grandes (L). Se diferencian por un anillo de color interno y están disponibles como accesorios. Esto permite cambiarlos cuando están muy gastados. La combinación de estos tapones y la forma del casco proporciona un ajuste muy seguro hasta el punto de que hay realmente pocas posibilidades de que aquéllos caigan por sí solos.

Pero esto no facilita necesariamente la inserción de los auriculares. Para no equivocarse con la orientación, es necesario poner la caja delante de uno, coger un casco y acercarlo a la oreja sin modificar la orientación de la mano. De este modo, el casco encontrará de manera natural su posición en el oído. Por último, basta con empujar ligeramente en la pequeña parte metálica. Los auriculares están tan bien sujetos que es un poco más difícil quitarlos porque, según la forma del oído, hay poca superficie de agarre. Es un poco aparatoso, pero preferimos este formato ligero y natural al excesivamente imponente de la versión anterior.

Estos auriculares se benefician de un nuevo diafragma de 6 mm. A pesar de su menor tamaño, Sony ha conseguido integrar en los WF-1000XM4 un altavoz más grande. Esto significa que es un único transductor el encargado de reproducir toda la gama de frecuencias de audio. Compatible con la reproducción de audio en alta resolución gracias al códec Bluetooth LDAC, los XM4 son capaces de llegar hasta 40 kHz.

Funcionamiento de los WF-1000XM4

Los XM4 se suministran con su clásica caja de carga. Muy pequeña en comparación con la de los XM3, se beneficia del diminuto tamaño de los cascos. Es importante tener en cuenta que los XM4 están disponibles en negro o en blanco plateado, con la caja a juego del mismo color. Los auriculares están imantados para posicionarse perfectamente a fin de ser recargados por la caja. Tienen una autonomía de 8 horas, pudiendo la caja recargarlos dos veces para una autonomía total de 24 horas. Por su parte, la caja se carga a través de su puerto USB-C o también de manera inalámbrica en un cargador a inducción homologado Qi.

Los auriculares intraaurales de gama alta como los de Sony disponen de la función de cancelación activa de los ruidos ambientales. El fabricante japonés destaca especialmente en este campo con un eficaz rechazo de los sonidos molestos, como por ejemplo las multitudes en la calle o el zumbido de los reactores de los aviones, aunque uno nunca está totalmente aislado para no perder sus referencias. Además, en cualquier momento es posible cambiar al modo transparencia dejando el dedo pulsado en el auricular izquierdo por defecto. Los XM4 también son capaces de analizar en todo momento los sonidos ambientales a través de sus micrófonos para aplicar el nivel de reducción más adecuado. Esto se confirma con un pequeño aviso acústico cada vez que se detecta un nuevo entorno. Los Sony también ayudan al usuario a encontrar el tamaño ideal del tapón para sus orejas, lo que contribuye al aislamiento natural durante la escucha.

Todos los ajustes de los XM4 se configuran desde la aplicación Sony Headphones. Dicha aplicación muestra en primer lugar el nivel de batería de cada auricular y de la caja de carga. En lo que respecta al sonido, un ecualizador de cinco bandas permite personalizarlo. A dicho ecualizador se añade un ajuste llamado Clear Bass cuyo cometido es, como sugiere su nombre, reforzar las frecuencias más bajas. Por su parte, el modo DSEE Extreme, utilizado en un buen número de productos firmados por Sony, se encarga de mejorar la reproducción de los párrafos musicales más comprimidos mediante el uso de una inteligencia artificial capaz de reconocer los géneros musicales y los diferentes instrumentos.

Los dos micrófonos integrados en los XM4 se utilizan para analizar los ruidos ambientales, así como para la telefonía manos libres y la conversación con los asistentes de voz de Google y Amazon. El reconocimiento de la voz es reforzado por una captación basada en conducción ósea cuando se habla. Basta con pedir a los Sony que reduzcan el nivel volumen o pasen a la siguiente canción. Y es que los controles presentes en los auriculares propiamente dichos están reducidos a la mínima expresión: una pulsación para cambiar el nivel de cancelación de ruido en un casco y una pulsación para detener momentáneamente la lectura o reiniciarla en el otro. Sin embargo, es posible utilizar cualquiera de los cascos para controlar el nivel de volumen: una pulsación corta para subirlo, una pulsación larga para bajarlo. Todo esto se encuentra dentro de la aplicación móvil.

Otras cualidades de los WF-1000XM4 son la resistencia al agua y al sudor para su uso durante las sesiones deportivas. El tiempo de latencia del Bluetooth se reduce al mínimo para lograr una sincronización ideal con los vídeos y evitar de este modo retrasos entre el sonido y la imagen. Cuando se retira un auricular, la música se detiene. Una vez que se retiran los dos auriculares, pasan automáticamente al modo de espera para conservar su autonomía. Es difícil pedir aún más cosas a estos auriculares por cuanto están repletos de funcionalidades.

La escucha

Una vez conectados a un smartphone Android de Sony, hemos seleccionado nuestras playlists favoritas de Qobuz en los WF-1000XM4 desde su aplicación nativa. Sobra decir que no nos decepcionaron en absoluto. Las sesiones de escucha se llevaron a cabo con la ecualización en posición neutra, sin ningún retoque. Es precisamente neutralidad sonora lo que ofrecen estos auriculares de Sony. Todo parece estar en su sitio, sin que se enfatice ningún registro en concreto. La excepción serían quizá los graves, que se benefician de un impacto singular que raramente se encuentra en el campo de los auriculares intraaurales de gran consumo, especialmente cuando son de tipo Bluetooth. Sospechamos que hay un cierto énfasis en esta área que encaja bien con las expectativas de los usuarios de hoy en día. Esta predisposición se adapta perfectamente a la escucha del último álbum de Kool & The Gang y más concretamente al tema Good Time. La batería golpea mientras las notas del bajo, muy legibles, la acompañan de forma enérgica. No hay riesgo de quedarse dormido con los XM4.

Pasamos seguidamente a una escucha más suave a través del dúo de voz y piano propuesto por Melody Gardot y André Manoukian en el álbum de versiones de Gainsbourg. El ambiente intimista es correctamente restituido con una interesante anchura de la escena sonora que va más allá del marco de los auriculares. Sin embargo, la voz sigue estando extremadamente centrada; aquí abordamos ya los límites de este tipo auriculares y de su equipamiento técnico. Sin embargo, las distintas ubicaciones siguen siendo perfectamente discernibles entre las notas más bajas situadas a la izquierda y las más altas situadas a la derecha. El conjunto musical es más compacto, más recogido, en comparación con el de unos auriculares circumaurales clásicos.

Cambio total con el álbum Loving in Stereo del grupo británico Jungle. Los temas musicales, magníficamente trabajados, se presentan con una gran apertura y una enorme separación entre instrumentos, permitiendo los sonidos y los múltiples efectos mostrar las capacidades analíticas de los WF-1000XM4. Los auriculares se hacen olvidar con un efecto de amplitud y profundidad muy tangible para sumergirnos en el corazón de la música. Este efecto de inmersión también se consigue al escuchar música clásica, como por ejemplo la Sinfonía nº 2 en re mayor de Brahms dirigida por Herbert Blomstedt. De hecho, no pocos auriculares cerrados de grandes dimensiones son incapaces de ofrecer tanta apertura y una estratificación tan amplia de la orquesta manteniendo a la vez ubicaciones realistas para los diferentes pupitres. Pese a estar la precisión extrema fuera del alcance de los XM4, el resultado global es sorprendente para unos auriculares tan pequeños.

Puntos fuertes:
-Cascos compactos
-Amplitud de la escena sonora
-Control de los graves
-Cancelación de ruidos eficaz
-Funcionalidades presentes en la app

Puntos débiles:
-Formato de auricular intraaural que no se adaptará a todas las orejas

Conclusión

Con los WF-1000XM4, Sony demuestra su saber hacer en el campo de los auriculares intraaurales. Trabajando en Bluetooth True Wireless, facilitan la vida del usuario al ajustarse en sus oídos para hacerse olvidar. El nuevo formato es ideal en términos de confort, pese a que los XM4 corren el riesgo de no ser compatibles con todas las orejas. Si estos auriculares son adecuados para usted, lo que obtendrá es ahora mismo lo mejor tanto en términos de funcionalidades como de calidad sonora. Los XM4 son capaces de transportarle de manera simple y natural, sin artificios, al centro de una escena sonora de grandes dimensiones. Si desea personalizar el sonido, es posible realzar tal o cual registro en función de sus gustos con ayuda del ecualizador de cinco bandas integrado. Por su parte, la reducción activa de los ruidos ambientales es lo suficientemente potente como para crear un silencio casi absoluto. Y además la escucha de música es tan agradable que ya no es necesario aumentar en exceso el nivel de volumen. Ya sea en los desplazamientos, haciendo deporte, en la calle o simplemente en casa, los WF-1000XM4 son unos compañeros perfectos, un logro total en cualquier situación.