Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Roon Nucleus: un centro de distribución –“hub”– audiófilo multifunción, multiprotocolo y multizona

Por Alban Amouroux |

La solución Roon está dando mucho que hablar porque ha conseguido implantarse en numerosos productos de Alta Fidelidad, desde los más accesibles hasta los más prestigiosos. Con el paso del tiempo, Roon se ha convertido en una herramienta esencial para la reproducción de música sin soporte físico en alta resolución, pero no sólo eso. Capaz de agrupar servicios de música y bibliotecas de archivos personales, va mucho más allá tanto en términos de ergonomía como funcionalidad. El uso de Roon se basa en un controlador global representado por el Roon Nucleus, que hemos probado para ustedes.

Para comprender toda la potencia de la solución propuesta por Roon es necesario entender bien cómo funciona. En primer lugar, su objetivo es la transmisión de audio en alta resolución a uno o varios reproductores de audio digital compatibles: streamers, amplificadores con conectividad a redes, cajas acústicas inalámbricas, etc. Roon gestiona tres fuentes distintas, concretamente los servicios de música integrados, como Qobuz, la colección de archivos de audio del usuario y las emisoras de radio por Internet.

El Roon Nucleus no es un servidor. Por lo menos, esa no es su función principal. Por encima de todo, es el director de orquesta del sistema de audio en alta resolución del usuario. Es a través suyo por donde pasarán todas las acciones relacionadas con Roon, como por ejemplo el control, la reproducción, la gestión de archivos y el procesado de audio. Adicionalmente, hay en su interior una ranura libre para instalar un disco duro y añadirle la función de servidor, a la vez que sus diversos puertos USB y HDMI permiten igualmente utilizarlo como reproductor de audio Roon.

Características

- Precio: Nucleus 1.799 € / Nucleus+ 2.999 € (precios en España)
   Incluye 1 año de licencia Roon
   Roon Core con funciones opcionales de servidor de audio y Roon Output
- Nucleus: Audio Hi-Res, Qobuz integrado, emisoras de radio por Internet, gestión de un máximo de 100.000 archivos musicales locales, hasta seis zonas, tratamiento DSP limitado
- Nucleus+: Audio Hi-Res, Qobuz integrado, emisoras de radio por Internet, cantidad ilimitada de archivos musicales, número de zonas y tratamientos DSP también ilimitados
- Conectividad: Ethernet 1 Gb, 2 tomas USB-A 3.0 compatibles USB-DAC y con unidades de almacenamiento masivo, 2 tomas HDMI compatibles con audio multicanal, espacio para la instalación de 1 disco SSD de 2’5"
- Dimensiones (An x P x Al): 267 x 267 x 63’5 mm
- Peso: 3’5 kg

El papel principal de un Roon Core

Son ya numerosos los protocolos para reproducción en música en red, ya sean universales (AirPlay 2, Chromecast, DLNA...) o exclusivos de determinadas marcas (Sonos, HEOS, MusicCast, BluOS...). Roon ha desarrollado el suyo propio: el RAAT, siglas de Roon Advanced Audio Transport. A modo de comparación, tomemos el ejemplo del protocolo AirPlay 2. Su funcionamiento es el siguiente: en un iPhone, usted selecciona el título de la aplicación Qobuz que luego envía para su reproducción en un componente de audio compatible AirPlay 2. El enlace es directo.

Con Roon, es obligatorio utilizar una aplicación Roon (PC, smartphone, tableta). Dicha aplicación se comunica exclusivamente con un dispositivo físico, el Roon Core. Una vez seleccionada la música, sólo queda enviarla desde el Roon Core a un reproductor compatible con Roon (o Roon Output). Decimos “compatible” porque el servidor admite varios protocolos de lectura: RAAT, por supuesto, pero también AirPlay 2, Chromecast y Sonos. En cualquier caso, para utilizar Roon se necesita un Roon Core actuando como cerebro del sistema y con el que se comunican las aplicaciones Roon.

¿Qué hay dentro del Roon Nucleus?

Estrictamente hablando, el Nucleus es un PC dedicado en exclusiva a la música. Sus componentes y su concepción, desarrollados en colaboración con Intel, están orientados hacia el tratamiento ideal de los trenes de datos musicales, sin ventiladores ni ninguna otra parte mecánica móvil. La refrigeración, de tipo pasivo, se consigue gracias a un chasis de aluminio equipado con grandes aletas, lo que refuerza el aspecto robusto del Nucleus. No tiene botones, a excepción del de puesta en marcha, ni tampoco ningún indicador luminoso. Compacto, moderno y silencioso, el Nucleus no tiene necesidad de ser ocultado.

Entre los conectores del panel trasero figuran una toma Ethenet Gigabit, dos puertos USB 3.0 y dos tomas HDMI. La conexión a redes se lleva a cabo obligatoriamente por cable para evitar la dependencia de una red Wi-Fi congestionada o de bajas prestaciones. Por su parte, los puertos USB permiten conectar discos duros externos para el almacenamiento de archivos, complementando de este modo el espacio interno para la instalación de un disco SSD de 2’5”. También se utilizan para conectar uno o dos DAC USB para beneficiarse de salidas de audio directas. La conectividad HDMI tiene el mismo propósito, al tiempo que permite la reproducción multicanal a través de un amplificador integrado para Cine en Casa, por ejemplo.

Existen dos versiones del Nucleus: el Nucleus y el Nucleus+, diferenciándose entre sí básicamente por su capacidad de procesado de señal. Así, el primero presenta ciertas limitaciones, como por ejemplo el número de archivos almacenables en la biblioteca, el número de zonas de reproducción y los modos de procesado del sonido. Por el contrario, el Nucleus+ carece de dichas limitaciones. En cualquier caso, la versión básica debería ser suficiente en la gran mayoría de los casos por cuanto permite un máximo de 100.000 archivos y seis zonas de reproducción.

¿Cuáles son las funciones del Roon Nucleus?

En su condición de Roon Core, el Nucleus lleva a cabo en primer lugar el enlace con la aplicación. Memoriza todas las informaciones relacionadas con la suscripción Qobuz del usuario y su biblioteca musical, presentándolas según diferentes criterios. Esto le permite mezclar el conjunto de los contenidos para realizar una búsqueda unificada y transparente. Por ejemplo, las listas de reproducción de Qobuz y las de la biblioteca personal del usuario son reagrupadas en un único lugar. La presentación es idéntica para ambos mundos con el fin de ofrecer una navegación coherente y agradable.

Todos los flujos de audio pasan por el Roon Core. Cuando se selecciona una pista en Qobuz, ésta pasa por el Core y a continuación es enviada al reproductor seleccionado. Si escuchamos seis temas musicales diferentes en seis zonas distintas, los seis flujos pasan por el Core. Esta gran cantidad de datos a procesar explica las limitaciones del Nucleus clásico, menos potente que el Nucleus+.

Pero hacer que todo pase por el Core ofrece una ventaja inédita: sean cuales sean la calidad y el formato de la fuente y sean cuales sean las capacidades de reproducción del dispositivo elegido, la música siempre será reproducida. El Nucleus adapta en tiempo real el flujo de audio a las posibilidades del dispositivo de reproducción. Por ejemplo, si una determinada caja acústica inalámbrica sólo acepta señales codificadas a 16 bits/44’1 kHz, el flujo de audio Hi-Res a 24 bits/192 kHz es convertido a 16 bits/44’1 kHz sobre la marcha. Lo mismo sucede con los formatos de archivo. El Nucleus podrá enviar señales DSD a cualquier reproductor no compatible con dicho formato porque realiza la pertinente transformación a otro formato aceptado.

Gracias a esta función de control del conjunto de los flujos de audio, el Nucleus ofrece la posibilidad de mejorarlos aplicando un procesado digital específico. Por ejemplo, es posible modificar manualmente las frecuencias de muestreo. Por otro lado, para adaptar las cajas acústicas a la sala, el Roon Core puede aplicar una ecualización paramétrica, un mezclador de canales para la escucha con auriculares o incluso filtros de convolución para los más experimentados. Todos estos ajustes son específicos de cada fuente y son memorizados en el Nucleus.

El Nucleus en modo servidor

Por defecto, el Nucleus está desprovisto de disco duro. No almacena música sino que cataloga a través de la red la biblioteca del usuario almacenada en una carpeta compartida, en un servidor NAS por ejemplo. Sin embargo, es posible añadir un disco SSD de 2’5” al Nucleus retirando el panel inferior dispuesto para tal efecto, que se sujeta con cuatro tornillos. Por su parte, la conectividad SATA ya está presente.

También es posible añadir una o varias unidades USB externas. En ese caso, el conjunto de los archivos contenidos en estos diferentes soportes de almacenamiento constituirán la biblioteca gestionada por el Nucleus. Es posible añadir tantas carpetas de música como deseemos mezclando almacenamiento interno y carpetas compartidas en la red.

Si la colección de CD’s del usuario aún no está digitalizada, se puede conectar un reproductor de CD-ROM USB al Nucleus. En ese caso, el Nucleus se convierte en una estación de copiado (es decir un ripeador). Los CD’s son automáticamente digitalizados en formato FLAC en el disco interno o en una memoria USB. Una vez conectado el reproductor de CD-ROM, la interfaz del Roon Core añade una sección “CD Ripper” que incluso permite expulsar el disco en curso de reproducción en caso de que sea necesario.

El Nucleus en modo reproductor

Desde el momento en que es configurado, el Nucleus reconoce automáticamente en la red los reproductores compatibles en los distintos protocolos RAAT, Chromecast, AirPlay y Sonos. Cada dispositivo de control, ya sea una tableta, un smartphone o un PC, se convierte también en un punto de reproducción independiente.

Roon recomienda utilizar uno o varios reproductores independientes para equilibrar mejor la carga de trabajo: ¡cada uno a lo suyo! Sin embargo, es totalmente posible utilizar el Nucleus como reproductor gracias a sus conexiones USB y HDMI. Por ejemplo, el usuario puede conectar uno o varios DAC USB para crear una o varias zonas de audio. Las tomas HDMI podrán ser conectadas a amplificadores para Cine en Casa o Alta Fidelidad. Al respecto hay que tener en cuenta que se trata de conectividad HDMI clásica y no de HDMI ARC. Conectamos simultáneamente dos DAC USB y un amplificador para Cine en Casa para crear fácilmente tres zonas. La calidad sonora obtenida dependerá, obviamente, de los componentes conectados. El Nucleus se limita a proporcionarles flujos de audio con la mejor definición posible.

Puntos fuertes:
- Roon Core listo para usar
- Compacto y silencioso
- Soporte multisala y multiprotocolo
- Compatibilidad Hi-Res universal
- Tratamiento digital de audio disponible
- Evolución en modo servidor, copiador de CD’s (ripeador) y reproductor

Puntos débiles:
- Precio elevado
- Ausencia de gestión de las listas de reproducción Qobuz

Conclusión

El sistema Roon alcanza una especie de perfección en cuanto a facilidad de navegación, integración de soluciones Hi-Res y reproducción multisala y multiprotocolo. Roon evoluciona regularmente para perfeccionar la interfaz y la funcionalidad. Qobuz está plenamente integrado en Roon con acceso a todas las secciones habituales. Roon muestra toda la parte editorial de Qobuz relacionada con álbumes, artistas y diferentes colaboradores con múltiples enlaces cruzados. A día de hoy sólo falta una función: la posibilidad de crear, modificar y añadir pistas a las listas de reproducción de Qobuz desde la interfaz de Roon. El Nucleus es la herramienta indispensable e inmediatamente lista para constituir el corazón de nuestro sistema Roon. También puede actuar como servidor, copiador de CD’s (ripeador) y reproductor vía DAC USB o HDMI. Ya por último, Roon puede integrarse en un sistema de domótica a través de extensiones reservadas exclusivamente al Nucleus. Es una herramienta audiófila de alta gama y universal que no tiene equivalente en el mercado.

Traducido por Salvador Dangla