Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Probamos el Sonos Amp: un único amplificador con conectividad a redes para Alta Fidelidad, audio multisala y Cine en Casa

Por Alban Amouroux |

Este miniamplificador con conectividad a redes le permite utilizar las cajas acústicas de su elección. Forma parte del ecosistema Sonos y se asocia a los demás productos de la marca para crear una red completa para sonorizar todas las habitaciones de la casa. Hiperconectado, el Sonos Amp integra Qobuz, por supuesto, pudiendo asimismo convertirse en el centro neurálgico de una instalación audiovisual al completo.

Históricamente, el primer producto de Sonos fue un amplificador con conectividad a redes conocido como ZonePlayer, que vio la luz hace ya unos 15 años. Este antiguo producto sigue recibiendo soporte en la actualidad, aunque ya no actualizaciones importantes. En el amplificador Amp, Sonos ha mantenido el principio del producto original: un componente estereofónico compacto capaz de acceder a la música local, a emisoras de radio de Internet y a servicios de música online, estando igualmente equipado con entradas y salidas de audio.

El Sonos Amp se puede destinar a múltiples usos. En primer lugar, es un moderno dispositivo con conectividad a redes que puede sustituir a un sistema de Alta Fidelidad. También puede multiplicarse en un armario dedicado para suministrar música a todas las habitaciones de la casa. Por último, desempeña el papel de un amplificador para Cine en Casa de 4.1 canales gracias a su conexión HDMI ARC y a su capacidad de evolucionar al sonido envolvente. Un producto mucho más completo de lo que sugiere su austero panel frontal desprovisto de pantalla de visualización.

Características

- Precio:799 € (en España)
Codificación digital soportada: 24 bits/48 kHz
Protocolos: Sonos, UPnP/DLNA, Roon, AirPlay2
Conectividad: 2 tomas Ethernet, Wi-Fi b/g/n, 1 entrada HDMI ARC, 1 entrada analógica RCA, 1 salida monofónica para subwoofer
Otros: extensión para sonido envolvente y subwoofer inalámbrico, conectores tipo banana suministrados de serie, interfaz sensible en el panel frontal
Dimensiones (An x P x Al) : 217 x 217 x 64 mm
- Peso: 2’1 kg

Presentación general del Sonos Amp

El Sonos Amp es una losa de unos 20 cm de lado y apenas 6 cm de altura. Su tapa superior incluye un recortecircular para dejar escapar las calorías sobrantes. Esta forma se repite en la base, de diseño idéntico con sus aletas que dejan pasar aire fresco. Todo el sistema funciona por convección natural, sin ventilador. Este diseño específico se eligió para el apilamiento de varios Sonos Amp sin comprometer su refrigeración.

En el panel frontal hay tres botones sensibles al tacto similares a los que se encuentran en las cajas acústicas y barras de sonido de Sonos. Sirven para interrumpir momentáneamente y reanudar la reproducción de música, controlar el nivel de volumen y navegar entre pistas. En la parte superior, un pequeño indicador luminoso confirma que el Sonos Amp está funcionando correctamente a través de los diferentes colores que los usuarios habituales de la marca ya conocen: blanco, verde y naranja.

Del panel trasero hay que señalar que no está precisamente rebosante de tomas ya que sólo incluye lo necesario. Lo primero que llama la atención es el botón de sincronización para la instalación inicial y el cable de alimentación hecho a medida que se inserta enrasado para garantizar un montaje lo más limpio posible. A la derecha, los terminales para los cables de conexión a cajas acústicas son prácticos conectores de tipo banana. Si usted ya posee cables terminados con las pertinentes clavijas, no hay ningún problema para insertarlos por cuanto Sonos ha respetado las dimensiones estándar al respecto.

Dos tomas para conexión en red RJ45 sirven para conectar el Amp por cable y encadenarlo a una segunda en el caso de que sólo hay una toma de corriente disponible. La Wi-Fi siempre está presente mientras que Bluetooth siempre está ausente en los componentes Sonos no móviles. Justo al lado hay una toma HDMI ARC que permite la conexión a un televisor. El Sonos Amp recupera todos los flujos de audio en PCM y en Dolby Digital. Los transforma en estéreo creando a la vez un canal central virtual. Es posible asociarle una pareja de cajas acústicas Sonos, como por ejemplo la One SL, para crear un sistema de Cine en Casa.

Es posible asociarle uno o dos subwoofers Sonos Sub, siempre por vía inalámbrica. Si usted desea utilizar su propio subwoofer con conexión por cable de otra marca, Sonos ha previsto para ello una salida monofónica con conector RCA. Ya por último, una entrada analógica estereofónica aceptará una fuente externa, como por ejemplo un giradiscos. Gracias al sistema Sonos, el sonido de dicho giradiscos estará disponible en el resto de dispositivos Sonos repartidos por la casa.

Funcionamiento del Sonos Amp

En lo que respecta a la potencia de salida, hay que señalar que el Sonos Amp ha evolucionado en comparación con su predecesor, el Connect:Amp, entregando ahora 2x125 vatios en Clase D sobre 8 ohmios. En sus consejos de instalación, Sonos indica que es posible conectar dos parejas de cajas acústicas a un mismo Amp para, por ejemplo, sonorizar mejor una sala de grandes dimensiones.

La instalación del Sonos Amp pasa por la aplicación móvil y la activación de Bluetooth en el smartphone o la tableta que tengamos. El Amp es entonces detectado ya que incluye Bluetooth dedicado únicamente a la fase de instalación... Después de haber introducido el número PIN que se encuentra –dependiendo de la fecha de fabricación– en la parte inferior o posterior del aparato, basta con seguir las diferentes etapas –debidamente ilustradas– que explican dónde pulsar y cómo conectar todo. La aplicación también pregunta si el amplificador se utilizará en un sistema estereofónico o como parte de uno de sonido envolvente.

El Sonos Amp es el componente Sonos con las opciones de configuración más completas. Aparte de los ajustes de tono, encontramos todo lo concerniente al funcionamiento con un subwoofer y cajas acústicas de sonido envolvente, así como a la entrada analógica y la entrada HDMI ARC. Globalmente, todo está previsto para personalizar lo mejor posible el aparato en su entorno sin tener que llegar a funcionalidades excesivamente avanzadas.

Qobuz está integrado a la manera de Sonos, es decir con una lógica diferente a la de la aplicación nativa. Aún así, usted seguirá encontrando todos los contenidos habituales y todas las recomendaciones, así como sus favoritos, sus compras y sus playlists. Sonos no ha integrado contenidos editoriales sobre álbumes y artistas. Por el contrario, usted puede crear y modificar sus playlists de Qobuz desde la aplicación Sonos, lo que aporta una comodidad que se agradece.

La escucha

Al ser el Sonos Amp perfectamente autónomo, nos limitamos a conectarle la pareja de cajas acústicas de estantería que utilizamos habitualmente en nuestras pruebas, unas Dynaudio Special Forty, con cables de altavoz ya montados, es decir sin usar los conectores de tipo banana suministrados de serie. También conectamos un televisor a través de la toma HDMI. Por defecto, Sonos siempre activa el compensador fisiológico (“loudness”), lo que en realidad no es necesario. No se propone la calibración Trueplay por cuanto Sonos no puede conocer todas las cajas acústicas susceptibles de ser utilizadas. La excepción es que usted opte por cajas acústicas empotrables en pared de Sonos, en cuyo caso Trueplay será propuesto automáticamente porque el Amp es capaz de reconocerlas.

Este amplificador tiene un propósito, por lo que no está ahí para figurar o para reproducir música de fondo. Notamos de inmediato los beneficios de la Clase D, que controlaba las cajas acústicas con mano de hierro. Esto nos llamó especialmente la atención en la zona baja del espectro, donde muy pocos de los amplificadores que han pasado por nuestras manos han sido capaces de mover los diafragmas de los altavoces con tanta autoridad. De ahí a decir que Sonos ha “personalizado” la respuesta en frecuencia hay quizá un paso que no franquearemos. Pero si realmente este fuera el caso, la verdad es que todo está muy bien resuelto, con un impacto y una sensación de potencia magníficos, como pudimos comprobar en el último single electro-funk de Darius, Rise, o el muy “fonk” SuperBlue de Kurt Elling. En este último, en el que el trabajo de producción ha llegado verdaderamente muy lejos, tanto la voz como los instrumentos tienen mucho cuerpo, presencia y detalle. Este es el tipo de grabación que pone en evidencia las cualidades del Sonos Amp.

El amplificador Sonos es muy diligente a la hora de reproducir una escena sonora lo más amplia posible. El efecto de profundidad es palpable, con una buena estratificación de los planos sonoros, durante la escucha de la Sinfonía nº 6 “Patética” de Tchaikovsky dirigida por Evgeny Mravinsky. Las diferentes secciones de la orquesta están correctamente distribuidas en el espacio aunque falta un poco de aglutinante. Todo está bien hecho, agradable a los oídos sin duda, salvo un pequeño “plus” que hubiera acercado aún más el Sonos Amp a la realidad con los estilos musicales exigentes. Éste es el principal reproche que podemos hacer a este aparato en comparación con soluciones Hi-Fi más caras.

En la reproducción de jazz vocal, el álbum de reediciones Grand Songs de Lisa Ekdahl permite al Sonos Amp emanciparse en profundidad. La reverberación en la voz y en ciertas notas finales de los instrumentos abre la escena sonora en tres dimensiones. Además, el centro se sitúa lo suficientemente alto como para ofrecer un efecto de verticalidad en la ubicación de los distintos elementos. En resumen, cuando las grabaciones son ricas en microdetalles el Sonos Amp las reproduce a la perfección.

Puntos fuertes:
-Pegada de los graves
-Reproducción cálida y detallada
-Entradas HDMI y analógica
-Qobuz integrado
-Amplias posibilidades de reproducción en red
-Simplicidad de instalación y uso

Puntos débiles:
-Fidelidad mejorable

Conclusión

El Sonos Amp es mucho más que un componente para distribución de audio multisala. Por supuesto, esa es una de sus principales cualidades, pero no la única. También es un completo amplificador integrado con conectividad a redes pese a su más bien minimalista estética. Sus funcionalidades pueden parecer limitadas, pese a lo cual las incorpora en abundancia. Además de integrar Qobuz en nativo, reproduce música de carpetas compartidas y accede a emisoras de radio de Internet y a podcasts mientras que sus dos entradas físicas le permiten acoger tanto sonido cinematográfico como una fuente de audio analógica. Sus cualidades sonoras van mucho más allá del simple sonido de fondo a bajo volumen. Sabe hacer cantar, en el buen sentido de la palabra, un amplio repertorio de cajas acústicas. Puede que no sea el amplificador más fiel del planeta, pero el sonido que ofrece combina prestaciones y vitalidad. Por otro lado, el Sonos Amp es un aparato con el que resulta fácil convivir hasta el punto de que debería satisfacer a un elevado número de usuarios –gracias a sus cualidades y a su sencillez– para crear un sistema de Alta Fidelidad o de Cine en Casa extremadamente discreto.