Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Philips Fidelio T1: una ergonomía particular para una reproducción sonora de gran calidad

Por Alban Amouroux |

Con el fin de consolidar su reputación en el mundo del sonido, Philips creó hace aproximadamente una década la gama Fidelio. Una gama que concentra los productos más logrados de la marca, como por ejemplo las barras de sonido Atmos y los auriculares de más alto nivel. Dentro de una oferta global pletórica en este campo, los auriculares intraaurales Fidelio T1 se sitúan en la cúspide de la gama, con unas prestaciones muy completas pensadas para desafiar a sus competidores ya consolidados.

Philips lo dice muy claro en la cabecera de su sitio web: la serie Fidelio ha sido concebida para los audiófilos, por lo que las expectativas son altas. ¿Encontraremos las calidades sonoras que nos hicieron vibrar en los años 80 y 90, cuando Philips era una marca relevante en el mundo de la Alta Fidelidad doméstica gracias a componentes que todavía hoy son míticos? Philips se había alejado de este campo para concentrarse en la televisión y otros muchos nichos, pero con la serie Fidelio el fabricante pretende regresar con éxito al universo de la Alta Fidelidad. Existen en la actualidad dos auriculares circumaurales Fidelio de grandes dimensiones botón, el modelo X3 para la sala de estar salón y el L3 Bluetooth para quienes dan prioridad a la libertad de movimiento. Los auriculares intraaurales Fidelio T1 se unen a ellos con argumentos de peso que se hacen patentes en todas las comunicaciones de Philips al respecto. El objetivo es desarrollar una cierta firma Fidelio dedicada a la denominada calidad sonora “natural” frente a la cual los auriculares se desvanecen. Los objetivos son ambiciosos y a continuación vamos a comprobar si se consiguen.


Características

- Precio: 299’99 € (en España)
- Colores: gris claro o gris antracita
- Conectividad: Bluetooth 5.2
- Codecs: SBC y AAC
- Respuesta en frecuencia: 20 Hz - 40 kHz
- Transductor: electrodinámico con diafragma de 10 mm
- Funcionalidades: controles táctiles, llamadas telefónicas, compatible Google/Alexa
- Autonomía: hasta 35 horas
- Accesorios: ocho pares de tapones para los oídos, caja de transporte y recarga, cable USB-C a USB-A
- Peso: 10’9 g (caja de recarga: 98 g)  

Presentación general de los Fidelio T1

Los T1 adoptan un formato híbrido en el sentido de que son bastante voluminosos pero a la vez se sujetan sólo en el canal auditivo. Por regla general, este tipo de auriculares intraaurales se apoyan en el pabellón de la oreja para una mejor sujeción. En este caso se nota la protuberancia del auricular, que no siempre parece encajar bien.

Afortunadamente, Philips proporciona nueve pares de tapones, tres de espuma con memoria Comply y seis de goma. Esto debería ayudar a encontrar el tapón ideal para que los T1 se fijen firmemente en los canales auditivos. Si no es así, se puede tener muy rápidamente la impresión de que se van a caer a pesar de su peso pluma.

Entendemos que en el ámbito del diseño Philips haya optado por una filosofía muy concreta que ha implicado una especie de compromiso. Un diseño que el año pasado fue recompensado con uno de los prestigiosos Red Dot Design Awards. Con los tapones adecuados, usted no deberías perderlos. Pero está claro que el formato utilizado no es ni el más ergonómico ni el que proporciona más tranquilidad.

Sin embargo, la calidad de construcción es irreprochable. La superficie exterior ovalada parece de aluminio anodizado, completándose con un pequeño disco que actúa como superficie táctil para los controles. Justo al lado, un pequeño LED confirma el estado de la conexión con el reproductor utilizado.

La parte que está en contacto con la oreja está recubierta de una especie de silicona blanda. Incorpora los sensores de infrarrojos encargados de poner la música en pausa cuando el usuario los retira. Por su parte, el canal que hay delante del gran transductor de 10 mm es ovalado. Quitar e insertar los tapones no es fácil, a diferencia de los AirPods Pro de Apple donde los tapones se fijan de manera mecánica instantáneamente. Es un poco complicado, cierto, pero tampoco se cambian los tapones todos los días.

Por su parte, la caja de transporte y recarga es imponente. También es bastante pesada, por lo que resulta difícil imaginar que se pueda meter en el bolsillo... sino más bien en una bolsa. El acabado es, una vez más, de alta gama, con una cara superior formada por una parte de cuero en la que está grabado el logotipo de Philips. Dicho cuero es de origen escocés –Muirhead– y también se utiliza en otros productos de Philips. En cuanto al botón para conocer el estado de la batería, se encuentra en el interior de la caja, al igual que las instrucciones encaminadas a que el producto mantenga un aspecto general moderno y depurado.


Funcionamiento de los Fidelio T1

Los Fidelio T1 son unos auriculares intraaurales True Wireless con reducción de ruido activa Pro+. Dicha reducción puede funcionar de la manera clásica, cortando eficazmente el ruido de las frecuencias bajas y altas añadiendo a la vez un siseo muy ligero apenas perceptible. En el modo adaptativo, los micrófonos integrados en los T1 analizan el ruido ambiental en tiempo real para gestionar su reducción lo mejor posible. Por supuesto, existe un modo transparente para escuchar temporalmente a una persona o un anuncio en el transporte, por ejemplo. Todo ello se controla a través del auricular derecho, dejando el dedo pulsado durante dos segundos para pasar de un modo a otro.

Los demás controles táctiles permiten entrar en pausa, saltar al tema siguiente, descolgar el teléfono durante una llamada o invocar los micrófonos para las órdenes de control por voz. No hay forma de ajustar el nivel de volumen de los auriculares, salvo pedir al asistente de voz que lo haga, con todo el retraso que esta acción implica. La sincronización por Bluetooth con un smartphone se realiza pulsando el botón del interior de la caja de recarga durante tres segundos, a la vez que la función Google Fast Pair está disponible para el entorno Android. Hasta aquí los controles físicos.

Los Fidelio T1 son acompañados por una app móvil llamada simplemente Auriculares Philips, por lo que es imposible equivocarse. Sin embargo, para encontrarla en la App Store hay que escribir Philips Headphones... Más limitada en sus funciones que la app de su competidor Jabra, por ejemplo, va realmente a lo esencial. Muestra el nivel de batería de cada auricular y de la caja y permite elegir entre los diferentes modos de control ambiental. Hay un ecualizador con cuatro curvas preprogramadas: graves, voz, potente y triple. La ilustración que los acompaña muestra los rangos de frecuencia en los que trabajan. Los hemos encontrado un poco caricaturescos, siendo la escucha sin ecualizador la que finalmente nos ha parecido más agradable.

La segunda pantalla de la aplicación da acceso a los parámetros: actualización del software, desactivación de las zonas táctiles, detección cuando se quitan los auriculares, desactivación automática... También existe la posibilidad de activar o desactivar la multiconexión para dos dispositivos, una función que a menudo se espera y que aún no está generalizada entre la competencia.

Por último, destaquemos una muy buena autonomía que puede alcanzar las 35 horas sin reducción de ruido después de tres cargas ofreciendo cada vez más de una docena de horas de escucha. La recarga total se efectúa en dos horas. Philips suministra para ello un cable USB-C a USB-A, aunque también está disponible la carga inalámbrica Qi.

La escucha

Asociamos los Fidelio T1 a un iPhone reciente y utilizamos la aplicación Qobuz para encontrar nuestra lista de reproducción de prueba habitual y explorar los últimos lanzamientos. Desde el primer momento, disfrutamos de una firma sonora marcadamente Hi-Fi en el sentido de que en su conjunto es limpia y precisa, sin grandes desequilibrios entre los diferentes registros. Podríamos reprocharles un extremo agudo ligeramente atenuado, sobre todo teniendo en cuenta el ancho de banda anunciado por el fabricante. Como consecuencia de ello, dejan que la gama media se exprese plenamente. Los graves están en su sitio, presentes cuando es necesario y con un interesante descenso en el extremo grave. Esto funciona muy bien con el electro-pop de L’Impératrice en el tema Submarine, siendo el extremo inferior del espectro fiel a la grabación original. Si en un momento dado consideramos que falta algo, siempre se puede activar la ecualización en modo “Graves”. Los T1 lo soportan bien, pero se alejan de la fidelidad al mensaje sonoro original. Por su parte, la escena sonora está formada por un centro sólido y compacto rodeado de efectos de reverberación e instrumentos lateralizados.

El directo del grupo de acid-jazz Incognito con motivo de su 35º aniversario, y más concretamente el tema Parisienne Girl, nos ofrece una excelente distribución de los instrumentos en amplitud y profundidad. El saxofón del centro está acompañado por el bajo de apoyo, mientras que la batería y el teclado aparecen en segundo plano. Se trata de una grabación bastante compleja en el sentido de que los instrumentos son numerosos y están todos muy presentes. La misión de los T1 en esta situación es discernir correctamente las diferentes capas para ofrecer una legibilidad clara sin ser demasiado analítica. Se echa en falta una pizca de sensación de ambiente para hacernos creer que estamos en un escenario, pero los resultados obtenidos ya son muy buenos para unos auriculares intraaurales True Wireless.

Los Fidelio T1 lo hacen más que bien cuando pasamos a la Sinfonía nº 2 en re mayor de Brahms. La apertura está, de nuevo, muy bien resuelta, con ubicaciones escrupulosamente respetadas, una buena separación de los pupitres y un efecto de amplitud que va más allá de los límites de la cabeza. Los auriculares casi se hacen olvidar por completo al ser la escena sonora tan amplia, coherente y sin rupturas.

Alicia Keys confirma la puesta en escena alrededor de una voz dulce y potente a la vez. Se posiciona en altura, bien despegada del resto del mensaje sonoro que viene en su apoyo, siempre con ese desplazamiento suficiente para hacer resaltar la voz y beneficiarse así de todas sus entonaciones. Los timbres nos parecen aquí perfectamente respetados, sin ninguna coloración audible.

Puntos fuertes:
- Reproducción sonora honesta y dulce
- Extensión de la respuesta en graves
- Amplitud de la escena sonora
- Calidad de los materiales
- Autonomía muy elevada
- Cantidad y variedad de los tapones suministrados

Puntos débiles:
- Sujeción de los cascos que dista de ser ideal para todas las orejas
- Tamaño considerable para este tipo de producto
- Funciones limitadas por el momento

Conclusión

Los Philips Fidelio T1 exhiben un sonido incontestablemente bueno. Un sonido que podrá parecer un poco prudente para los oídos de algunos: en este caso, el ecualizador les ayudará a resolver la situación. Además, Philips ha compartido capturas de pantalla de la futura aplicación de software que propondrá un ecualizador de cinco bandas ajustables. El control de los sonidos ambientales también se beneficiará de ajustes más avanzados. En este sentido, la reducción de ruido es del todo efectiva. Es más bien en el lado del confort que los T1 plantean interrogantes. El ajuste es mucho menos universal que con otros auriculares intraaurales de la competencia. Aunque el número de tapones suministrados de serie es impresionante, la sujeción en el oído puede no ser ideal, hasta el punto de hacer pensar que los T1 pueden caerse en cualquier momento. Por lo tanto, se trata claramente de unos auriculares que hay que probar en una tienda antes de comprarlos. Si en el ámbito de la ergonomía se adaptan bien a sus orejas, disfrutará de bellas sesiones de escucha con una escena sonora precisa y amplia, así como unos graves potentes aunque sin resultar intrusivas.

Traducido por Salvador Dangla