Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Naim Audio Mu-so Qb 2: un bonito y compacto sistema de audio inalámbrico “todo en uno” con conectividad a redes para grandes espacios

Por Alban Amouroux |

El sistema de audio inalámbrico Mu-so Qb vio la luz hará unos seis años. Pero hace un par de años, Naim Audio lo actualizó a una segunda generación con actualizaciones tecnológicas relevantes. La estética del modelo original se mantiene sin cambios, con su inconfundible forma de adoquín y lados más o menos curvados, todo ello montado sobre una base de metacrilato transparente. La retroiluminación blanca también contribuye a esta particular y muy “chic” estética.

La gama Mu-so de Naim consta de dos modelos. La versión clásica es plana y larga, con 450 vatios de potencia y una toma HDMI ARC para utilizarla como barra de sonido de Alta Fidelidad. La versión Qb, objeto de nuestra prueba, es más pequeña y está pensada para ser utilizada como sistema de sonido ambiente de alta calidad para una o varias habitaciones. Ambas versiones exhiben un diseño muy original que mezcla metal, tejido y vidrio. Puesto que Naim Audio pertenece al mismo grupo que Focal, los ingenieros de Saint-Étienne se ocuparon de los transductores integrados en los Mu-so. Para esta segunda generación, que concierne tanto a la versión clásica como a la Qb, los equipos de Naim y Focal han rediseñado conjuntamente los mencionados transductores para mejorar la calidad sonora. Estos dos sistemas de audio inalámbricos con conectividad a redes recurren a la aplicación móvil de Naim utilizada en todos los productos de la marca, capaz de reproducir música sin soporte físico. Por lo tanto, es posible instalar un sistema de Alta Fidelidad en la sala de estar a partir de componentes Naim de formato clásico y uno o varios Mu-so de segunda generación en el resto de la casa controlando el conjunto desde una única aplicación.

Características


- Precio: 899 € (en España)
- Conectividad: Wi-Fi (AC), Ethernet (100 Mb/s), Bluetooth (SBC, AAC), 1 entrada digital óptica, 1 entrada analógica para mini-clavija, 1 puerto USB-A para almacenamiento
- Codificación digital: PCM hasta 32 bits/384 kHz y DSD hasta DSD128
- Streaming: Naim, Roon Ready, AirPlay2, Chromecast, UPnP/DLNA, emisoras de radio de Internet, Qobuz nativo
- Otros: mando a distancia por infrarrojos, rejillas protectoras coloreadas opcionales
- Peso: 5’6 kg
- Dimensiones (An x Al x P): 210 x 218 x 212 mm

Presentación general del Mu-so Qb 2

El Mu-so Qb 2 es un cubo de unos 21 cm de lado. Esto le da un aspecto bastante macizo que se ve aligerado por la base transparente, en especial cuando el aparato está activo, ya que el logotipo de Naim grabado en el borde de dicha base se retroilumina. Aparte del panel trasero, constituido por un imponente disipador térmico metálico, las otras tres caras están recubiertas con un tejido acústico. Negro por defecto, con otros tres colores disponibles opcionalmente: verde oliva, naranja terracota y azul pato.

La cara superior alberga un gran –10 cm de diámetro– potenciómetro de volumen de uso muy agradable. Característico de Naim Audio, también está presente en los amplificadores y streamers de la gama Uniti. Rodeado por una parte traslúcida retroiluminada, el centro de este potenciómetro es sensible al tacto e incluye tres botones también sensibles al tacto que se iluminan cuando se acerca la mano gracias a un sensor de proximidad: reproducción/pausa en el centro, favoritos en la parte superior y otras funciones en la parte inferior. Al pulsar en favoritos, aparecen cinco botones que dan acceso a las preselecciones, numeradas del 1 al 5. El botón ilustrado por tres pequeños puntos permite al usuario cambiar de fuente pero también asociarlos a varios sistemas Naim en una configuración multisala.

En la zona inferior del panel trasero se encuentran las diferentes tomas, empezando por dos entradas auxiliares: una digital óptica y una analógica para conector de tipo mini-clavija. Junto a ellas, un puerto USB permite conectar una fuente de almacenamiento masivo local. Por último, una toma Ethernet RJ45 ofrece una alternativa a la Wi-Fi. También en el ámbito inalámbrico, la compatibilidad Bluetooth facilita la conexión con un smartphone.

La rejilla protectora acústica de tres piezas se retira fácilmente para revelar el impresionante conjunto de altavoces del Mu-so Qb 2. En un recinto bastante compacto, Naim ha integrado un sistema estereofónico de tres vías formado por dos tweeters orientados hacia el exterior, dos altavoces de medios y un woofer común. Los graves se refuerzan con dos radiadores pasivos colocados en los laterales. Los cinco altavoces activos son alimentados por otros tantos canales de amplificación separados: 4x50 vatios para medios y los agudos y 100 vatios para el woofer.

Funcionalidades del Mu-so Qb 2

El Qb 2 está muy bien equipado en lo que a transductores se refiere, y sus funcionalidades en términos de reproducción no se quedan atrás. Es compatible con la práctica totalidad de los protocolos más utilizados. Así, además del protocolo Naim que le permite comunicarse con otros productos de la marca, el Mu-so Qb 2 también incorpora Spotify Connect, AirPlay 2, Chromecast Audio, UPnP y Roon. Esto hace que el Mu-so Qb 2 sea universal, por lo que funcionará con todo lo que usted esté acostumbrado a utilizar. Las entradas físicas aceptan, por ejemplo, la salida de sonido de un televisor y un giradiscos con su preamplificador RIAA.

La instalación se lleva a cabo a través de la aplicación móvil de Naim, que reconoció inmediatamente el Mu-so Qb 2 en nuestra red. Basta con que el aparato altavoz esté en el modo de asociación correcto, es decir con el pertinente indicador luminoso parpadeando en color púrpura, lo que se consigue introduciendo un clip en un pequeño orificio situado en la parte posterior. Justo después de la instalación nos fue ofrecida una actualización del software de gestión. A continuación llegamos a la página de inicio, que presenta las diferentes fuentes y en la que destaca una selección de emisoras de radio por Internet.

Entre las numerosas opciones de ajuste disponibles, hay que pasar por la etapa de “configuración de audio” para definir el modo de funcionamiento del Naim. A través de la compensación de la sala, usted podrá seleccionar si el Mu-so Qb 2 está en un entorno libre, cerca de una pared o en una esquina.

Qobuz se activa introduciendo su nombre de usuario y contraseña. Seguidamente, la página de inicio de Qobuz integrada en la aplicación de Naim enumera las novedades más recientes, las selecciones de listas de reproducción y sus listas de reproducción personales. Todo está ahí.

Durante la reproducción vamos encontrando todas las informaciones necesarias, como por ejemplo el tipo y la calidad del archivo, el control del volumen y los marcadores de favoritos. Se puede acceder a informaciones y funciones adicionales pulsando los tres pequeños puntos. También es posible añadir el tema que estemos escuchando en ese momento a una lista de reproducción. De una manera muy práctica, todas las listas de reproducción del usuario aparecen directamente en esta página.

La escucha

Comenzamos con el mítico So What revisitado por Marcus Miller y la Orquesta Filarmónica de Monte-Carlo. Los timbres son agradables, con énfasis especial en una zona media muy expresiva de la que se extraen fácilmente el bajo de Marcus Miller y a continuación los instrumentos de metal. La zona media-baja exhibe un buen fundamento para la reproducción aunque, subjetivamente, el Naim no parece descender en exceso en las frecuencias más bajas a pesar del elevado número de altavoces que incorpora. Sobre este tema en concreto, no hay que esperar unos graves impresionantes. Son efectivos, aunque sin desbordarse, apoyando en todo momento el resto del espectro sonoro.

Pasemos ahora al jazz electrónico de Tom Misch y más concretamente al tema Can You Feel It de su último EP. La música sigue la cadencia precisa de la percusión a pesar que, de nuevo, conozcamos sistemas de audio “todo en uno” más impactantes. El Mu-so Qb 2 juega más bien con la delicadeza y el realismo... en definitiva, Alta Fidelidad. En el mismo tema, cuya producción es muy moderna, la destreza del Naim en la zona media-alta del espectro le permite crear una hermosa atmósfera que rodea el aparato con una excelente legibilidad de cada instrumento. Pese a estar centrada en el Mu-so Qb 2, la reproducción sigue siendo clara e inteligible.

En la introducción del tema Photograph de Stacey Kent en el álbum I Know I Dream, la guitarra se materializa de forma convincente. El tacto de las cuerdas y las resonancias de caja se reproducen con mucho realismo en la ejecución. El toque del piano en el acompañamiento también es muy preciso mientras que la voz de Stacey Kent, pletórica de suavidad, se adelanta, correctamente despegada de los instrumentos que tiene detrás. El conjunto es coherente, pero para obtener mejores resultados le aconsejamos una escucha a una buena distancia –al menos tres metros– del Naim para darle el espacio necesario para amalgamar los diferentes registros de sus cinco altavoces.

Puntos fuertes:
- Diseño y acabados
- Conectividad
- Qobuz Hi-Res integrado
- Medios/agudos muy precisos
- Colores opcionales

Puntos débiles:
- Necesita colocarse lejos del punto de escucha
- Graves algo limitados

Conclusión

El Naim Mu-so Qb 2 es un buen ejemplo de la unión de estilo y funcionalidad. No se parece a ningún otro producto similar disponible en el mercado tanto en lo que respecta a su forma como a los materiales utilizados. Además, es muy ergonómico gracias a su gran dial giratorio y sus botones táctiles, su mando a distancia por infrarrojos y su aplicación móvil, por no hablar de su compatibilidad con todos los protocolos de difusión de música más comunes. Es un objeto precioso que uno tiene ganas de lucir en su casa, y además con la posibilidad de elegir un color de tela original. En cuanto al sonido, usted obtendrá, como manda la tradición, un sonido “Hi-Fi” más que espectacular. Esto se nota en el ámbito de la linealidad: no se enfatiza ningún registro salvo –y además sólo ligeramente– la zona media-alta, para favorecer a las voces y a instrumentos tales como los metales y las cuerdas. Descubrimos que el Mu-so Qb 2 se expresaba mejor cuando no estábamos situados muy cerca del mismo, y preferiblemente no justo delante. Por lo tanto, el Naim no es exigente a la hora de proporcionar la reproducción sonora en toda la sala, incluso si esta última tiene unas dimensiones confortables. En definitiva, estamos ante un sistema de audio inalámbrico “todo en uno” fácil de usar que se desmarca claramente de sus competidores directos tanto en precio como en prestaciones.

Traducido por Salvador Dangla