Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

NAD C 658: el preamplificador con conectividad a redes que sabe hacerlo realmente todo

Por Alban Amouroux |

NAD siempre ha sabido proponer múltiples productos para satisfacer todas las necesidades. Sea cual sea el sistema que usted posea, encontrará el componente adecuado con las funcionalidades necesarias, y además a diferentes niveles de precio. Por ejemplo, el preamplificador C 658 es un aparato muy completo que debe ser asociado a una etapa de potencia o a unas cajas acústicas activas.

Dejando aparte las fuentes de audio, como por ejemplo un reproductor de CD o un giradiscos, el amplificador integrado estereofónico ha sido durante mucho tiempo el rey indiscutible de Alta Fidelidad. A la vez órgano de centralización y elemento de amplificación de potencia para las cajas acústicas, no había necesidad de buscar más. Ya era posible separar la parte amplificadora eligiendo un preamplificador y una etapa de potencia separados. Ambos tipos de productos están presentes en el catálogo de NAD desde hace mucho tiempo.

La llegada de lo digital, primero con el CD y posteriormente con el streaming, al mundo del audio ha ido acompañada de nuevas etapas técnicas como la conversión de digital a analógico y la reproducción de música en red, funciones ambas disponibles en dispositivos dedicados que también pueden formar parte de un amplificador integrado estereofónico. También en este caso, NAD cuenta con este tipo de producto en su catálogo. Menos común pero igual de interesante, el preamplificador con conectividad a redes reúne más o menos capacidades mientras confía la parte de amplificación a un componente separado. Es quizás la solución más coherente del momento, sobre todo cuando está tan repleta de prestaciones como en el NAD C 658.



Características


Preamplificador con conectividad a redes
● Precio: 1.749 € (en España)
● Compatibilidad audio en alta resolución: 32 bits/192 kHz
● Conectividad: Ethernet, Wi-Fi, Bluetooth (aptX HD), 3 entradas de línea (entre ellas una de fono MM), 4 entradas digitales coaxiales/ópticas, 1 puerto USB-A, 2 salidas de línea con conectores RCA/XLR, 2 salidas monofónicas para subwoofer, 1 toma de auriculares
● Otros: mando a distancia por infrarrojos, calibración automática Dirac Live
● Opcional: 2 ranuras para tarjetas de entrada/salida MDC2
● Dimensiones (An x Al x P): 435 x 100 x 405 mm
● Peso: 10’1 kg

Presentación general del NAD C 658

El C 658 forma parte de la gama Classic de NAD. En consecuencia, presenta unas líneas sencillas, con las extremidades del panel frontal redondeados y el tradicional color gris antracita de la marca. En comparación con las generaciones anteriores, NAD ha economizado en botones gracias al uso de una pantalla central acompañada de un control basculante multidireccional a la izquierda. La pantalla es monocromática en su funcionamiento aunque muestra el logotipo de NAD en rojo cuando el aparato se pone en marcha. A la derecha están el potenciómetro de volumen y dos botones para seleccionar la fuente.



El panel trasero es más que completo incluso para un preamplificador con conectividad a redes. En la parte superior están las tomas correspondientes a las dos antenas para Wi-Fi y Bluetooth. Debajo, los conectores de entrada y de salida están alineados, estando la sección digital situada a la izquierda. Dicha sección comprende un total de cuatro entradas, dos coaxiales y dos ópticas, así como un puerto USB cuyo contenido el C 658 es capaz de leer. El puerto Ethernet permite, como es habitual, prescindir de la conexión inalámbrica en caso de que el usuario así lo desee.



En la parte derecha tenemos en total seis tomas para las salidas de línea. Empecemos por los conectores XLR para la salida balanceada, seguidos de la versión no balanceada con conectores RCA. Tanto si usted elige una como la otra, puede combinarla con las dos salidas para subwoofer con conector RCA, que funcionan –la selección pertinente se efectúa en los menús– en modo monofónico simple, modo monofónico doble o estéreo. Hay además cuatro puertos para mini-clavija dedicados al control: dos para un repetidor de infrarrojos y dos para señales de disparado de 12 voltios. Estos últimos se utilizan para activar de forma sincronizada la etapa de potencia conectada al C 658.



NAD es uno de los pocos fabricantes de componentes de Alta Fidelidad que ofrece productos evolutivos mediante un sistema de tarjetas intercambiables, en este caso las denominadas MDC Classic. Su objetivo es ofrecer funciones opcionales adicionales al C 658, o eventualmente, sustituir ciertas funciones internas susceptibles de ser obsoletas en el futuro. Por el momento, se dispone de una tarjeta con un DAC USB 24 bits/192 kHz compatible DSD256 y una tarjeta HDMI equipada con tres entradas y una salida compatible ARC. Así pues, tenemos lo suficiente para hacer de este preamplificador el controlador central de un sistema audiovisual estereofónico.



La concepción del interior sigue siendo clásica. Las funciones principales están organizadas en tres placas de circuito impreso: una para la alimentación, la siguiente para toda la gestión –entradas/salidas incluidas– y una tercera para la conectividad a redes. Las aberturas de la tapa superior permiten a las calorías sobrantes encontrar el camino de salida. Por su parte, la conversión digital es confiada a un chip Sabre ESS9028PRO con tecnología de 32 bits. Acepta frecuencias de muestreo hasta 192 kHz, que es el límite soportado por la sección de conectividad a redes funcionando bajo el protocolo BluOS.

Utilización del NAD C 658

De entrada, el C 658 puede manejarse de manera muy sencilla desde el mando a distancia o los botones del panel frontal para simplemente seleccionar la fuente y controlar el nivel de volumen. A continuación, es posible ir más allá habilitando la conectividad a redes, para lo que hay que descargar la aplicación móvil BluOS Controller. Dicha app es capaz de controlar no sólo el producto que estamos analizando sino también todos los demás componentes NAD con conectividad a redes, así como los de la marca hermana Bluesound. Desde hace algún tiempo, BluOS también está disponible en los productos con conectividad a redes de otros fabricantes, caso de DALI y Monitor Audio.



La aplicación BluOS detecta la presencia del C 658 y nos propone instalarlo, todo ello sin olvidarse de realizar una actualización de software para tener un aparato listo y con sus funciones completamente actualizadas. Esta app permite seleccionar las entradas de audio del preamplificador y aprovechar la parte con conectividad a redes. Asegura la reproducción de archivos locales, en el puerto USB o vía red, a la vez que da acceso a Qobuz integrado de forma nativa en Hi-Res. BluOS también hace que el C 658 sea compatible con AirPlay 2 y Roon.



Se puede acceder a Qobuz directamente desde el menú principal mediante un icono situado en la parte superior izquierda de la pantalla. La página de inicio presenta las últimas noticias, las recomendaciones y el acceso a los favoritos. La selección de la máxima calidad de audio se efectúa en la pantalla de identificación. Usted no puede cambiar el orden de una lista de reproducción ni eliminar canciones, aunque sí suprimir la totalidad de la lista o añadir canciones. La pantalla de reproducción en curso muestra el logotipo de Qobuz y un pequeño logotipo de HR cuando dicha reproducción es en alta resolución. Asimismo, encontramos la totalidad de los contenidos editoriales, tanto para los artistas como para los álbumes.



Cada vez que usted añada un título de una lista de reproducción o de un álbum, la reproducción completa continuará. También es posible añadir sobre la marcha más pistas a esta lista de reproducción en curso, que puede ser memorizada como una lista de reproducción de BluOS, léase local. Por lo tanto, puede mezclar pistas de Qobuz con otras de su biblioteca de archivos personales, por ejemplo. Globalmente, la navegación es más textual que gráfica, pero ofrece un amplio abanico de posibilidades.



Por último, señalemos que el C 658 cuenta con una función que no se suele destacar a pesar de sus grandes aportaciones: la calibración de audio Dirac Live. Está escrito con letra muy pequeña en la página web y sólo un pequeño párrafo lo precisa en el manual de instrucciones. Además, no explica en absoluto cómo funciona Dirac Live ni cómo utilizarlo. Se podría pensar que el calibrado está reservado a los más entusiastas o simplemente al especialista que va a instalar el C 658 en casa de su cliente. Sobre todo porque NAD no suministra el pertinente micrófono en el embalaje de su preamplificador. Un micrófono que habrá que comprar sabiendo además qué referencia utilizar. El más común es el miniDSP UMIK-1, que se conecta vía USB al ordenador en el que se debe instalar el software Dirac. Cierto que esto no es para todo el mundo pero, al mismo tiempo, ¡sería una pena prescindir de ello!



La escucha

Para las necesidades de esta prueba, la integración del C 658 en nuestro sistema fue muy sencilla. Lo conectamos vía XLR a nuestra etapa de potencia Parasound y a nuestras cajas acústicas Dynaudio. Llevamos a cabo las sesiones de escucha con y sin la calibración automática de audio realizada a través de un micrófono UMIK-1.



Empezamos con la reedición en alta resolución del famoso Saturday Night in San Francisco del trío Di Meola-McLaughlin-De Lucía, donde es fácil diferenciar las guitarras gracias a su clara ubicación en la escena sonora y a sus diferentes sonoridades. No hay efecto de monotonía y sí incluso un efecto de profundidad, como si las guitarras no estuvieran alineadas en el mismo plano. Sentimos toda la tensión de las cuerdas y la resonancia de caja, detalles ambos importantes que contribuyen a la autenticidad de la reproducción. El efecto de presencia en la sala está ahí y nos dejamos llevar.

El C 658 nos ofrece una partitura en la que el sonido se adelanta sin ser proyectado en exceso. Al escuchar al muy jazzístico Eric Essix en su último álbum Stride también percibimos un efecto de verticalidad en el que la batería parece más baja que los instrumentos principales. Los platillos, el triángulo y las notas más altas de los teclados son restituidos con precisión y neutralidad. El C 658 desprende una gran sensación de potencia en toda la extensión de la banda pasante pero permanece en todo momento a nuestro servicio. Una potencia tranquila que NAD no nos impone frontalmente.



En la siempre bien cargada música electro de Yuksek en el recopilatorio Partyfine Vol. VI, nos aprovechamos de una escucha musculosa en la que los graves se hacen sentir. El C 658 se encuentra a gusto controlando nuestro bloque de amplificación y suministrarle todo lo necesario sin ocultar nada, lo que nos permite decir que el NAD es capaz de dar lo mejor en todos los estilos musicales. Lo confirma con el más calmado electro soul de James Alexander Bright en su álbum Float, donde los instrumentos –en especial la batería– suenan más que reales. También hay una amplitud poco común, con una escena sonora que se desarrolla lejos hacia los lados de la sala.

La reproducción de la Sinfonía nº 6 de Bruckner por la Orquesta Filarmónica de Berlín se resuelve más que bien. Observamos un menor espesor de la escena sonora que con otros productos que han pasado recientemente por nuestra sala de pruebas. Aún así, la estratificación horizontal es respetada y la calidad de los timbres está a la orden del día con un final de las notas fluido y bellas remontadas dinámicas. Para terminar, activamos la curva sonora corregida mediante la calibración Dirac. Como sucede siempre con este sistema ya disponible en muchos dispositivos, hay más sustancia y estabilidad en el centro. Los timbres se liberan un poco más en la zona media-alta, sin excesos, justo lo necesario. Los graves también son un poco más redondos gracias a la corrección del agujero a 120 Hz específico de nuestro espacio de pruebas. Es muy fácil comparar el antes y el después gracias a un botón dedicado que figura en la aplicación BluOS.



Puntos fuertes:
- Firma sonora precisa y potente
- Integración de Qobuz muy lograda
- Conectividad completa y evolutiva
- Capacidades de calibración de audio

Puntos débiles:
- Ligera falta de espesor de la escena sonora
- Portadas no mostradas en la pantalla de visualización

Conclusión

El NAD C 658 es el preamplificador perfecto para quienes desean conservar su etapa de potencia o prefieren las cajas acústicas activas. Aporta toda la conectividad necesaria, tanto si el sistema es simple como si está constituido por varias fuentes, televisión incluida si se adquiere la tarjeta HDMI opcional. El NAD alimentará con alegría –sin problemas ni pérdidas– una etapa de potencia o unas cajas acústicas activas. Más aún, exhibe una firma sonora respetuosa con una impresión de fuerza y énfasis. Además, al aprovecharse del sistema de calibración automática Dirac –vía micrófono que se debe adquirir por separado– el usuario obtendrá el mejor resultado posible adaptado a su sala de escucha. Puesto que el C 658 también puede alimentar uno o dos subwoofers, la correspondiente calibración también está incluida en el procedimiento Dirac. Por último, conectado a redes gracias al protocolo BluOS, el preamplificador C 658 puede controlarse a través de la aplicación móvil con la misma facilidad que una simple caja acústica inalámbrica. ¡Resulta difícil resistirse a todas estas cualidades!


Traducido por Salvador Dangla