Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

MP3, alta definición, audio 3D... ¿cuál es la mejor fuente para tener un sonido de calidad?

Por Alban Amouroux |

Cuando se escucha una pieza de música grabada, ¿cómo calificar la calidad del sonido? Todo comienza con los sentimientos personales, en función de los hábitos y la experiencia de cada uno. Cuando se escucha música a través de auriculares o cajas acústicas, la opinión sobre la calidad del sonido diferirá de una persona a otra. Sin embargo, la música reproducida por los componentes de un equipo de Alta Fidelidad responde a un dato objetivo totalmente independiente de los elementos de dicho equipo y de nuestro oído: la calidad intrínseca del soporte escuchado, ya sea un disco físico o un archivo de audio. Este artículo le ayudará a distinguir entre los diferentes formatos de audio para que sepa dónde encontrar la mejor calidad sonora a la hora de alimentar su sistema de audio.

¿Cómo definir la calidad sonora?

La música real reproducida por instrumentos acústicos es analógica, compuesta por múltiples ondas sonoras que son captadas por nuestros oídos. Cuando la música es captada por los micrófonos para ser grabada, se convierte en digital para ser almacenada, procesada, mezclada y masterizada.

El estudio que crea el álbum es capaz de suministrar la música para el oyente final en todas las calidades posibles. Sin embargo, esto no siempre es deseable. Cuando la calidad del archivo digital de salida es alta, ocupa mucho espacio y requiere un equipo de alta calidad para garantizar la compatibilidad de la reproducción.

En consecuencia, la calidad del sonido será reducida en función del destino y el formato elegidos. Hay dos datos digitales clave que dictan la calidad del sonido obtenido indicando la resolución del mismo: 

- la frecuencia de muestreo (expresada en kHz)

- el nivel de precisión (expresado en bits)

Cuanto más elevada sea la cifra correspondiente tanto a los kHz como al número de bits, más precisa y dinámica será la reproducción, y por lo tanto más cercana a la grabación original.


LAS FUENTES FÍSICAS


Disco de vinilo – el formato analógico por excelencia resiste

Debido a sus limitaciones técnicas, el disco de vinilo no puede ser fiel a la realidad. En comparación con la grabación original, el ancho de banda es menor y falta información en las frecuencias más altas y más bajas. La dinámica comprimida no permite aprovechar al máximo las diferencias entre los sonidos más suaves y los más fuertes. La grabación en vinilo es siempre analógica, sin ninguna etapa de conversión en el sistema de audio del oyente.


CD – la calidad sonora de referencia

El CD fue creado para sustituir al disco de vinilo con el fin de corregir sus defectos. En un CD, todas las frecuencias que el oído humano puede escuchar están presentes. La gama dinámica es muy superior a la del vinilo, cercana a los límites físicos del oído. Por lo tanto, la calidad CD es el punto de referencia para escuchar música desde hace casi cuarenta años. Su resolución es de 16 bits/44’1 kHz.


SACD y DVD-Audio – el CD en alta resolución

A finales de los años 90, unos quince años después de la llegada del CD, Philips y Sony decidieron mejorarlo ofreciendo una versión en alta resolución del mismo, el SACD. Implicaba comprar un nuevo reproductor y nuevos discos, así como poseer un sistema de audio de mayor calidad. Al llegar dicho formato casi al mismo tiempo que la música sin soporte físico, el momento elegido no fue particularmente bueno. El DVD-Audio era su competidor y también requería un reproductor específico. En la actualidad, el lanzamiento al mercado de nuevos discos SACD y DVD-Audio es anecdótico.


LAS FUENTES ESTEREOFÓNICAS SIN SOPORTE FÍSICO


Ficheros MP3 comprimidos con pérdidas (“lossy”) – un paso hacia atrás

Creado en los años 90, el MP3 permitió liberar a la música de su soporte físico (lo que también se conoce como “desmaterializar”). Debido a la falta de espacio en los discos duros de la época, hubo que suprimir información. En consecuencia, el sonido es comprimido para utilizar menos espacio, pero además deja fuera un gran número de detalles y ofrece una calidad sonora inferior a la del CD.


Ficheros FLAC comprimidos sin pérdidas (“lossless”) – calidad CD y en alta resolución (Hi-Res)

El formato FLAC corrige las deficiencias del MP3. Se presenta bajo la forma de archivos de audio comprimidos sin pérdidas, ahorrándose de este modo espacio sin perder información. El ancho de banda y la dinámica son respetadas. Además, el FLAC permite ofrecer una calidad sonora superior a la del CD gracias a un ancho de banda más extendido y un muestreo incluso más preciso. El FLAC es el formato utilizado en las propuestas de streaming de Qobuz, que ofrecen desde calidad CD hasta Hi-Res a 24 bits/192 kHz.


Archivos MQA – calidad de estudio de grabación

El MQA es una alternativa al FLAC, así como un competidor de este último. Se trata de un formato patentado y por tanto que sólo se puede utilizar bajo licencia. Las cualidades son las mismas que las del FLAC pero con un ahorro de espacio extra gracias a una ingeniosa técnica de compresión. La calidad de la reproducción dependerá del dispositivo elegido, que deberá indicar claramente su compatibilidad MQA.


Archivos DSD – alta definición

El formato DSD se creó originalmente para el SACD. La forma en que la música es grabada digitalmente es diferente a la del CD con el fin de superar las limitaciones de este último y, a la vez, poder seguir almacenándola en un disco compacto. El DSD también se puede encontrar en forma de archivos de audio, con diferentes niveles de calidad. Permite ir muy lejos en términos de definición aunque pagando el peaje de archivos de audio que pueden llegar a ser rápidamente muy grandes. No todos los reproductores de audio digital son compatibles con el formato de archivo DSD.


LAS FUENTES DE AUDIO 3D SIN SOPORTE FÍSICO


Dolby Atmos Music – la música inmersiva

Inicialmente dedicado a las bandas sonoras cinematográficas, el Dolby Atmos tiene ahora su equivalente para la música. Esto implica nuevas maneras de trabajar para los ingenieros de sonido, que en vez de gestionar una única pareja de cajas acústicas tiene que hacer lo propio con un elevado número de las mismas situadas alrededor del oyente. Los artistas aprovechan este formato para explorar nuevas formas de imaginar sus creaciones musicales. Con el fin de aprovechar al máximo las ventajas del Dolby Atmos Music, se necesita disponer de unos auriculares compatibles, una barra de sonido o un sistema constituido por un mínimo de siete cajas acústicas, dos de ellas en el techo. El Dolby Atmos Music está disponible tanto sin soporte físico como en Blu-ray Disc.


360 Reality Audio – el sonido en 3D

Desarrollado por Sony, el 360 Reality Audio o 360RA es un competidor del Dolby Atmos Music. Se trata de una herramienta alternativa para los músicos e ingenieros de sonido que deseen crear pistas inmersivas en audio 3D. De nuevo, habrá que adaptar el hardware para la reproducción, y a día de hoy hay pocos dispositivos compatibles. El 360RA sólo está disponible sin soporte físico.

 

Traducido por Salvador Dangla