Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Lyngdorf TDAI-1120: un amplificador integrado con conectividad a redes que se adapta a cualquier sala

Por Alban Amouroux |

La firma danesa Lyngdorf es pionera en el mundo de la amplificación y el procesado digitales para aplicaciones de Alta Fidelidad. Desde los años 90 se han sucedido varias generaciones de productos que nos han llevado hasta la actual gama TDAI y su inseparable sistema de optimización del sonido RoomPerfect. El amplificador integrado estereofónico con conectividad a redes TDAI-1120 es el producto más asequible para evaluar estas tecnologías, ofreciendo todo lo necesario en un chasis de dimensiones reducidas.

El 1120 es el tercer amplificador estereofónico de la gama TDAI tras el 3400 y el 2170, que son más grandes, más potentes e incorporan una conectividad evolutiva mediante tarjetas opcionales. El 1120 tiene un panel posterior fijo pero más que suficiente para resolver la mayoría de situaciones. Por otro lado, los TDAI son amplificadores integrados basados en tecnología de amplificación digital, que, recordémoslo, aporta potencia y compacidad a la vez que genera poco calor. Desarrollada por Lyngdorf, alimenta las cajas acústicas sin ningún tipo de conversión intermedia para mantener la calidad de la señal desde la entrada hasta la salida.

La estética Lyngdorf es sobria. El chasis está constituido por paneles de aluminio con un acabado granulado gris oscuro. En el panel frontal sólo hay tres controles: puesta en marcha, ajuste del nivel de volumen y selección de fuente. Esto vale para todos los modelos TDAI, siendo la única diferencia la pantalla de visualización. Así, en el 3400 y el 2170 tenemos una pantalla con múltiples píxeles que muestra un cierto número de informaciones sobre la reproducción en curso. En el caso del TDAI-1120 la pantalla está congelada, siendo en realidad logotipos retroiluminados los que indican la fuente o el número de preselección. Y eso es todo. Sin embargo, el nivel de salida se indica mediante LED’s que rodean el control de volumen. El TDAI-1120 enfatiza su vertiente conectada al invitar desde el primer momento al usuario para que utilice su smartphone, donde encontrará todas las informaciones, todos los controles y mucho más.

Características

- Precio: 1.999 € (en España)
Potencia: 2x120 vatios RMS sobre 4 ohmios o 2x60 vatios RMS sobre 8 ohmios
Distorsión armónica: 0’05 % (20 Hz-20 kHz – 1 Vrms)
Nivel de la salida preamplificada: 4 Vrms
Codificación digital soportada: hasta 32 bits/192 kHz
Protocolos soportados: Roon Ready, Chromecast, AirPlay 2, DLNA/UPnP
Conectividad: 1 puerto USB-A, 1 toma HDMI con ARC, 2 tomas digitales coaxiales, 2 tomas digitales ópticas, 2 entradas RCA (entre ellas 1 de fono), 1 toma XLR para micrófono, 1 salida estereofónica RCA, 1 puerto Ethernet, Wi-Fi, 1 toma de corriente eléctrica alterna AC, Bluetooth
Otros: optimización de salas RoomPerfect con micrófono, cable y soporte suministrados de serie, 1 entrada/salida Para señal de disparo de 12V, mando a distancia por infrarrojos disponible opcionalmente
Dimensiones (An x P x Al): 300 x 260 x 101 mm
Peso: 8 kg 

 Presentación general del TDAI-1120

Por encima de todo, el amplificador Lyngdorf TDAI-1120 es un aparato que se adapta a las condiciones de su sala de escucha. Es por este motivo que desde el momento en que abra el pertinente embalaje encontrará otros dos embalajes que contienen, a modo de kt, el micrófono de medida y el pie destinado a soportarlo. Sería realmente una pena comprar este producto sin pasar por el sistema de optimización del sonido que ofrece. Además, los componentes de audio suministrados con un micrófono están empezando a desarrollarse poco a poco. ¡Quizás esto se convierta en la norma dentro de unos años!

El TDAI-1120 es una compacta electrónica de 30 cm de ancho. Es un poco más grueso que los otros modelos de la gama para dejar espacio, entre otras cosas, a esos múltiples iconos retroiluminados que hay en el panel frontal. En el interior, todo se concentra en dos tarjetas dispuestas horizontalmente y dos colocadas en vertical. La fuente de alimentación, de tipo conmutado, está en la placa superior mientras que la tarjeta encargada de la conectividad a redes y la Wi-Fi está oculta justo detrás del panel frontal.

La potencia de salida (2x60 vatios sobre 8 ohmios) está disponible en terminales de tipo tornillo de alta calidad y se duplica con cargas de 4 ohmios para convertirse en 2x120 vatios. Se trata de una propuesta que puede calificarse de intermedia y que debería funcionar con un buen número de cajas acústicas si tenemos en cuenta el precio del TDAI-1120

También encontramos una salida preamplificada estereofónica no balanceada que puede utilizarse para alimentar una etapa de potencia externa –para biamplificación, por ejemplo– o uno o dos subwoofers. Se dispone de ajustes para filtrado, tiempo de retardo y ecualización para crear un sistema lo más coherente posible. Asimismo, se dispone de preajustes directamente para los distintos modelos de cajas acústicas y subwoofers de Lyngdorf.

En lo que respecta a las entradas físicas, hay un total de siete. En primer lugar, tenemos dos entradas analógicas, entre ellas una de fono MM para su querido giradiscos, que no ha sido olvidado. A continuación encontramos cuatro entradas digitales, concretamente dos coaxiales y dos ópticas. La última es la más original por cuanto se trata de una toma HDMI ARC que recupera en PCM el sonido de un televisor y de todas las fuentes de audio/vídeo conectadas al mismo (sintonizador de TV, reproductor de Blu-ray Disc, consola de videojuegos, etc.).

En lo que concierne a la música sin soporte físico, se utiliza un puerto USB para reproducir archivos almacenados en una llave de dicho estándar. La toma Ethernet está pensada para el control del aparato, pero también para la reproducción de audio a través de la red. Como alternativa, el TDAI-1120 ofrece Wi-Fi, así como Bluetooth. Por último, las tomas para señal de de disparo de 12 V servirán para activar un amplificador externo o un subwoofer. Asimismo, una de las entradas puede configurarse en modo “home theater pass-through” para incluir el TDAI-1120 en un sistema mixto de Alta Fidelidad y Cine en Casa.

Funcionamiento del TDAI-1120

Suministrado de serie sin mando a distancia, que está disponible opcionalmente, el TDAI-1120 le invita a coger su smartphone, tableta o incluso su ordenador. No existe una aplicación propiamente dicha, ya que se accede a los controles del dispositivo a través de una página web desde cualquier navegador.

La primera pantalla muestra los ajustes correspondientes al nivel de volumen y la fuente, así como aquellos directamente accesibles. Es posible cambiar los graves y los agudos mientras se seleccionan las frecuencias de actuación, a la vez que también es posible invertir la fase de las cajas acústicas.

La función Voicing corresponde a curvas de ecualización preestablecidas. Las hay para música y para películas. Asimismo, usted puede crear sus propias curvas mediante un ecualizador de ocho puntos que ofrece diferentes tipos de filtros. Estos “voicings” pueden asociarse a las fuentes para que se activen automáticamente. En los menús usted también encontrará los ajustes completos para los modos 2.1 y 2.2 cuando las cajas acústicas funcionen en biamplificación o estén asociadas a uno o dos subwoofers.

Pero lo más importante reside en la presencia del sistema de optimización automática de audio RoomPerfect, inventado por Lyngdorf. Está disponible en los productos de la marca, por supuesto, pero también en algunos de McIntosh, un socio exclusivo desde hace algunos años.

La calibración RoomPerfect se activa desde la interfaz web. Basta con leer las informaciones que aparecen en pantalla y conectar el micrófono. La primera medición se realiza en la posición de escucha principal. A continuación, cada medición debe llevarse a cabo de forma aleatoria en la sala puesto que es el objetivo de RoomPerfect conocer esta última. Después de cada medición, la interfaz indica el conocimiento de la sala expresado como un porcentaje. Se necesitan cuatro o cinco mediciones para superar idealmente el 90%, lo que llevará unos veinte minutos. Para alcanzar el 100%, será necesario realizar al menos ocho o nueve mediciones.

Lo que diferencia a RoomPerfect de otros sistemas de calibración de audio es que no ecualiza las cajas acústicas. El sistema de Lyngdorf mejora la reproducción en la sala corrigiendo los incidentes manteniendo a la vez la firma sonora de las cajas acústicas tal y como a usted le gusta. En cualquier caso, esta es la propuesta del TDAI-1120 para diferenciarse de los sistemas de la competencia, que por regla general tienen por objetivo linealizar la curva de escucha. Correlación: RoomPerfect no hace visible ningún resultado al respecto.

Con los protocolos AirPlay 2, Chromecast, UPnP/DLNA y Roon Ready, el TDAI-1120 puede recibir música de diferentes maneras a través de la aplicación que usted acostumbre a utilizar. De ahí que el mando a distancia por infrarrojos sea, en definitiva, accesorio. Para nuestras pruebas, hemos utilizado Qobuz en Hi-Res integrado en la aplicación Roon. El control del volumen del TDAI-1120 se lleva a cabo desde la aplicación de reproducción elegida. Si por lo que fuera el aparato estuviese en reposo, iniciar la reproducción en Roon será suficiente para ponerlo en marcha.

La escucha

Sobre el papel, la potencia no es impresionante. Pero en las escuchas, no parece faltar en la práctica totalidad del espectro. En el tema Noir ou Blanc del álbum Pour de vrai del rapero Ichon, los woofers de nuestras cajas acústicas Dynaudio se mantuvieron perfectamente en su sitio para proporcionar unos graves dinámicos y profundos. De hecho, se controlan aún mejor con un punto de desengrase cuando se activa el RoomPerfect por cuanto éste aclara la escena sonora. El ambiente de la sala parece menos disperso, al tiempo que resulta más legible y concentrado sin sacrificar la amplitud. Si esto es lo que se consigue al suprimir las resonancias y otros accidentes acústicos de la sala, entonces hemos sido conquistados por el RoomPerfect gracias a la mejora del confort de escucha obtenido. Una vez activado, no hay ninguna razón para volver atrás.

Las ubicaciones en el seno de la escena se benefician igualmente de la optimización. Los instrumentos se vuelven más concentrados, menos borrosos. Pudimos comprobarlo en la personalísima versión de Something About Us de los Daft Punk versionada por Chilly Gonzales. La voz, el violonchelo, el piano, el órgano y el contrabajo están perfectamente posicionados y espaciados entre sí tanto en anchura como en profundidad. La voz de Melody Gardot cuando interpreta la excelente There Where He Lives in Me del álbum Sunset in the Blue, gana presencia, agarre y naturalidad en los medios con el RoomPerfect activo. La escena sonora conserva su estabilidad y su anchura incluso cuando desplazamos ligeramente la cabeza hacia un lado.

Esta sensación de ambiente natural se puede encontrar en las pistas de R&B y nu-soul que utilizan muchos efectos del tipo reverberación y trabajo en la fase. Por ejemplo, en el tema Watermelon Man de Poppy Ajudha del recopilatorio Blue Note Re:Imagined, las voces y la batería están en primer plano. Las capas, los coros y las resonancias forman un arco de círculo detrás de las cajas acústicas en cuyo seno viene a expresarse la guitarra, totalmente aérea en la parte superior derecha de la escena sonora.

La Sinfonía nº 6 de Tchaikovsky interpretada por la Filarmónica de Berlín es simplemente grandiosa con este amplificador integrado que crea una gran ventana abierta detrás de las cajas acústicas. En este tipo de grabaciones, las cajas acústicas desaparecen por completo, una situación no tan común. Cuando desactivamos el RoomPerfect, la escena sonora se reduce en anchura y se coloca unas decenas de centímetros más adelante, entre las cajas acústicas.

 

Puntos fuertes:
- Dimensiones compactas
- Conectividad generosa, HDMI ARC incluida
- Compatibilidad AirPlay 2, Chromecast, UPnP y Roon
- Resultados sonoros obtenidos después de la optimización RoomPerfect
- Escena sonora que hace desaparecer las cajas acústicas
- Presencia de la zona media
- Graves dinámicos

Puntos débiles:
- Visualizador de funciones más bien limitado
- Ausencia de toma de auriculares
- Mando a distancia opcional

Conclusión

El Lyngdorf TDAI-1120 forma parte de esa categoría de amplificadores integrados y conectados capaces de sustituir un sistema de Alta Fidelidad al completo, yendo más allá que muchos de sus competidores gracias al sistema de optimización RoomPerfect. Funciona igual de bien con temas modernos muy trabajados que con grabaciones antiguas y más bien planas de los años 70 y 80. Nuestra sala de pruebas es un espacio dedicado y semi-tratado, por lo que los accidentes acústicos ya han sido reducidos. Sin embargo, el RoomPerfect nos ha dado una muestra de su potencia clarificando y desengrasando la escena sonora para un compromiso aún más directo con la música. Una escena que se revela menos crispada en las grabaciones difíciles, ofreciendo un confort de escucha adicional para poder subir un poco más el nivel de volumen sin que se produzca fatiga auditiva. No hay, por tanto, ninguna duda de que el resultado debería ser todavía más impresionante en una sala de estar no tratada. En cualquier caso, el TDAI-1120 es un aparato musical que tiene pocos defectos dentro su segmento de precio. Aunque dinámico en los graves, le falta un punto de exploración de las frecuencias más bajas, por lo que lo ideal será bien asociarlo a cajas acústicas poco difíciles de sensibilidad elevada, bien complementarlo con uno o dos subwoofers. En este sentido, todos los ajustes están previstos y RoomPerfect aplicará los suyos tanto a las cajas acústicas como a los subwoofers. Por último, las múltiples entradas, enre ellas la HDMI para disfrutar del sonido de las películas en nuestro sistema de Alta Fidelidad, y los distintos protocolos de reproducción de música en red hacen del Lyngdorf un aparato muy completo. El TDAI-1120 es una excelente inversión a largo plazo. Incluso en el caso de que usted cambie de sala o de cajas acústicas, siempre sabrá adaptarse.

Traducido por Salvador Dangla