Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Focal Celestee: unos auriculares para Alta Fidelidad cerrados con espíritu abierto

Por Alban Amouroux |

Aunque igual de imponentes que los Stellia, los Clear o los Elegia, los nuevos Focal Celestee se consideran unos auriculares móviles de lujo. Para ello, funcionan en modo cerrado para aislarse del ruido exterior. Adopta el conocido diseño de los auriculares mencionados con un nuevo color para diferenciarlos: el azul marino.

Focal no se duerme en los laureles obtenidos con no pocos de los modelos de su gama de auriculares. Una gama muy coherente y con un rango de precios extremadamente amplio para satisfacer las demandas de todos los aficionados. También hay que tener en cuenta que Focal propone tanto auriculares cerrados como abiertos. Cada modelo es una cosa o la otra, uniéndose los Celestee a la familia de diseños cerrados.

La vocación de estos auriculares es la movilidad. Por tanto, pueden asociarse a un smartphone o a un reproductor portátil aunque, por supuesto, nada impide utilizarlos en un entorno sedentario. Focal ha trabajado mucho en la asociación de colores y materiales, lo que significa que ese azul marino al que nos acabamos de referir no ha surgido por casualidad. Se trata de una elección bien pensada para darles un lado lujoso en el que el azul oscuro se une al color cobre en ciertos elementos muy precisos para diferenciarse de lo que pueda existir en el mercado y hacer que los Celestee sean reconocibles al instante.

Características

- Precio:999 € (en España)
Impedancia: 35 ohmios
- Sensibilidad: 105 dB SPL/1 mW @ 1 kHz
Distorsión: 0’1 % @ 1 kHz/100 dB SPL
Respuesta en frecuencia: 5 Hz - 23 kHz
Transductor: cúpula de aluminio/magnesio con perfil M de 40 mm
Cables suministrados: 1 cable no balanceado de 1’2 m con clavija TRS de 3’5 mm; 1 adaptador de clavija de 3’5 mm a clavija de 6’35 mm
Accesorios: maleta rígida para transporte (250x240x120 mm)
Peso: 430 g

Presentación general de los Celestee

Si usted está familiarizado con los auriculares de Focal, reconocerá de inmediato el exterior de los Celestee. El nuevo color azul marino se encuentra en todas partes, desde la diadema hasta las almohadillas y las horquillas de aluminio. Las horquillas están conectadas a los auriculares mediante piezas que terminan en tapas de color bronce. El segundo color también se encuentra en los extremos de la diadema, en la parte exterior de los auriculares, donde figuran el logotipo y el nombre del modelo, en las clavijas de conexión y en el interior de los cascos.

Con un peso de 430 gramos, los Celestee forman parte de los auriculares que imponen. En este sentido, se acercan bastante a los 490g de los Audeze LCD-GX que probamos recientemente. Sin embargo, la comodidad es muy diferente por cuanto la distribución de masas parece más equilibrada en los Focal. La sujeción alrededor de las orejas es menos asfixiante mientras que la diadema se apoya un poco más sobre la cabeza. Puesto está suficientemente bien acolchada, esto no molesta en absoluto.

Las cómodas almohadillas de cuero cumplen bien su función de aislar los ruidos externos, siendo su efectividad verdaderamente alta. Tanto, que estos auriculares cerrados son casi asimilables a unos con cancelación de ruido activa. Una vez que los Celestee están sobre la cabeza, se crea una burbuja de silencio. Esto es lo que justifica el uso móvil de estos auriculares. No se oye nada del exterior y apenas sale sonido de los auriculares.

Por otro lado, los cascos son lo suficientemente flexibles como para adaptarse a los contornos de la cabeza. La diadema se puede ajustar mediante muescas, a la vez que las horquillas permiten a los cascos pivotar sobre sí mismos. Incluso también es posible una ligera torsión. Todo ello sin que se produzca ningún ruido cuando se mueve la cabeza.

Funcionamiento de los Celestee

Focal ha equipado los Celestee con su famoso transductor de cúpula en forma de M de 40 mm de diámetro. Está fabricado con una aleación de aluminio y magnesio para incrementar la ligereza y protegido por una rejilla en forma de panal de abeja situada en lo más profundo de los cascos. Asimismo, Focal la ha acompañado de un tratamiento acústico para suprimir cualquier resonancia perjudicial.

Los Celestee tienen una impedancia clásica de 35 ohmios que facilitará su uso con un smartphone y con cualquier salida de auriculares en general. La sensibilidad es alta para garantizar niveles de escucha elevados, aunque sin abusar nunca de ella, por supuesto. La banda pasante declarada va de 5 Hz a 23 kHz, por lo que el usuario no se perderá ni el más mínimo detalle de ningún estilo musical.

Todos los auriculares Focal para aplicaciones de Alta Fidelidad se suministran en una maleta de transporte rígida con color a juego con el de los auriculares. Protege eficazmente los Celestee a la vez que integra un espacio para el cable y el adaptador jack/mini-jack. En este sentido hay que señalar que sólo se suministra un único cable desmontable. Las clavijas son de excelente calidad para contactos sin juego. Por otro lado, dicho cable sólo mide 1’2 metros, longitud perfecta para un reproductor de música portátil aunque no tanto si queremos conectarlo los Celestee a un sistema de Alta Fidelidad. De todos modos, al utilizar el clásico formato de minijack –mini-clavija– mono para cada casco, es fácil de sustituir por un modelo más largo a adquirir por separado.

La escucha

Comenzamos nuestra sesión de escucha con nuestro pequeño DAC/amplificador de auriculares con USB Pro-Ject S2, que no tuvo ningún problema para atacar los Celestee. También los conectamos a un RME ADI-2 Pro AE y luego a un Matrix Audio Mini-I 3 Pro. Por mucho que se puedan escuchar con cualquier fuente, caso de un simple smartphone, se puede sacar más partido de los Focal Celestee a medida que se mejora la calidad de la electrónica asociada. El último extracto, Peur des filles, del álbum Tako Tsubo del grupo L’Impératrice, con sus sonoridades electro/pop/funk, destila un ambiente de grandes dimensiones fuera de los auriculares con diferentes capas donde los instrumentos están bien espaciados. Podemos comprobarlo en el So What en directo de Marcus Miller y la Orquesta de Montecarlo, donde los diferentes instrumentos nos envuelven con una hermosa sensación de espesor y distancia.

Si usted está acostumbrado a los auriculares con muchos graves, los Celestee podrían decepcionarle al principio. Pero si lo pone en su contexto y presta la debida atención al respeto de los registros, se dará cuenta de la excelente linealidad de estos auriculares: los graves están bien presentes, ni delante ni detrás. Expresan lo que deben expresar con vigor y realismo, reproduciéndose con todos los detalles necesarios: percusivos, redondos o profundos según el tema musical. Aportan una verdadera base a todos los temas sin que el resto jamás los enmascare, incluso en grabaciones antiguas que de este modo se vuelven más agradables de escuchar. Para llevar nuestra prueba todavía más lejos, escuchamos el tema North Star, de Tales Of Us, y sus subgraves demoníacos. Los Celestee no se arrugaron mientras reproducían capas venidas de las profundidades de la Tierra, manteniéndose firmemente en su lugar sin molestar al resto de la música.

El soul retro más bien intimista del álbum Introducing... de Aaron Frazer no es necesariamente fácil de reproducir en todos los sistemas. Ultracentrada, la escena sonora se mantiene no obstante fácilmente legible con la muy característica voz del estadounidense, de la que se pueden disfrutar los más mínimos detalles e inflexiones. Los instrumentos a la antigua usanza forman un conjunto compacto cercano al cantante, pero de nuevo preciso en cuanto a timbres y ubicaciones. Al final, la realidad es que los Celestee funcionan con todos los estilos musicales. Sobresalen en la música clásica, y muy especialmente en la reproducción de sinfonías como la Nº6 “Patética” de Tchaikovski por la Filarmónica de Berlín. Las resonancias que acompañan a los instrumentos ayudan a recrear una vasta escena sonora, hasta el punto de que nos encontramos inmersos en la música, la orquesta nos rodea y los incrementos de nivel sonoro se hacen de manera natural. Todo permanece constantemente legible y nos invita a realizar largas sesiones de escucha.

Puntos fuertes:
Calidad de fabricación y presentación
Excelente aislamiento pasivo
Escena sonora 3D
Dominio de los graves
Compatibilidad con todo tipo de estilos musicales

Puntos débiles:
El cable suministrado de serie es demasiado corto

Conclusión

Ahí tenemos otro logro que añadir al crédito de Focal. Sin ninguna duda, los Celestee son unos auriculares cerrados para aplicaciones de Alta Fidelidad, siendo su mayor baza su capacidad para crear una imagen sonora tridimensional fuera de los límites de la cabeza pese su condición de auriculares cerrados. Una cualidad que ya habíamos observado en los muy exclusivos Stellia. Aprovechemos la ocasión para compararlos: ¿pueden los Stellia justificar su precio, tres veces superior al de los Celestee? Como siempre en Alta Fidelidad, una inversión importante no está necesariamente relacionada con los beneficios obtenidos. Lógicamente, hay un cierto vínculo familiar entre estos dos auriculares aunque los Stellia exhiben unas prestaciones muy superiores gracias a sus transductores de berilio. Es la belleza y la veracidad de los timbres en las zonas media y alta del espectro lo que separa a los Stellia de los Celestee. Pero si ponemos los Celestee en el lugar que les corresponde por su precio y en relación con sus competidores directos, siguen siendo unos excelentes auriculares ya muy fieles y respetuosos con el mensaje sonoro reproducido y además no provocan la más mínima fatiga gracias a su innegable comodidad. En definitiva, los Celestee son unos auriculares cerrados de referencia cuyo precio nos parece perfectamente justificado.

Traducido por Salvador Dangla