Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Bowers & Wilkins 705 Signature: unas cajas acústicas de estantería excepcionales

Por Alban Amouroux |

El fabricante británico de cajas acústicas Bowers & Wilkins rediseñó hace relativamente poco las diferentes gamas que componen su catálogo para que sean más coherentes, agrupándolas en las series 600, 700 y 800. Por otro lado, la firma de Worthing ha fabricado siempre modelos específicos, con un acabado, unas prestaciones y un diseño diferentes de los demás productos. Una manera de proponer puntualmente productos de excepción, como por ejemplo la caja acústica de estantería 705 Signature.

La familia de cajas acústicas intermedia 700 S2 se caracteriza por ofrecer lo mejor de Bowers & Wilkins dentro de un nivel de presupuesto aún aceptable para el entusiasta de la Alta Fidelidad. Consta de siete modelos: tres de suelo, tres de estantería y una caja acústica para el canal central. Todos ellos están disponibles en negro brillante, en blanco satinado o en rosenut (palosanto). Bowers & Wilkins no da información sobre la estructura interna de estas cajas acústicas, cuyo recinto sigue siendo clásico en su forma de paralelepípedo a la vez que pesado y rígido en su construcción. Dos modelos tienen la particularidad de incluir un tweeter con recinto propio fuera del recinto principal que se materializa en una ojiva situada en la parte superior de la caja. Esta técnica, adoptada de la Serie 800, sólo se encuentra en la caja acústica de suelo superior, la 702 S2 y en la mayor de las cajas acústicas de estantería, la 705 S2.

Son precisamente estos dos modelos los que ahora conforman la Serie 700 Signature. Extraídos de la Serie 700 S2, la caja acústica de suelo 702 Signature y el monitor de estantería 705 Signature son idénticos en lo que respecta a su construcción y los altavoces que incorporan. Primera característica especial: el bellísimo acabado lacado brillante Datuk, una variedad de ébano de color chocolate. Pero eso no es todo ya que estas cajas acústicas se benefician de mejoras en su circuitería de filtrado (pasivo) gracias a la incorporación de nuevos condensadores y nuevos disipadores térmicos con el objetivo de elevar sus capacidades a un nivel superior. Para estar seguros de que estamos delante de una caja acústica 700 Signature, basta con comprobar la presencia de la placa de identificación atornillada a la parte trasera, justo en la zona parte inferior del recinto. Así pues, nos hicimos con el modelo de estantería 705 Signature, una caja acústica compacta dirigido a los audiófilos con salas de escucha de dimensiones modestas.

Características: 

- Precio:3.000 € (en España)
- Tipo: caja acústica de estantería bass-reflex de 2 vías
- Altavoces: 1 woofer 165 mm y 1 tweeter de 25 mm
- Respuesta en frecuencia: 50 – 28.000 Hz (+/-3 dB)
- Sensibilidad: 88 dB
- Impedancia nominal: 8 ohmios
- Potencia del amplificador asociado: 30-120 vatios
- Peso: 9’3 kg
- Dimensiones (An x Al x P): 285 x 407 x 301 mm

Presentación general de la 705 Signature

La 705 Signature es una caja acústica de estantería. En el pasado, esto significaba que podía colocarse en las estanterías entre libros y objetos varios. El uso de este formato de caja acústica ha cambiado considerablemente, de tal modo que en la actualidad los fabricantes recomiendan dejarles espacio para que se expresen. En este sentido, Bowers & Wilkins ofrece los soportes de suelo FS 700 S2, cuyo uso es más que recomendable. Están adaptados a las 705 S2, aunque quizá sea posible reutilizar los soportes que ya tengamos si su calidad en términos de inercia es excelente.

Si va a colocar las 705 Signature en un mueble, recuerde que tienen 30 cm de profundidad y que su puerto bass-reflex está situado en la parte trasera, lo que obliga a alejarlas suficientemente de la pared que tengan detrás. Lo mismo sucede si se colocan sobre los soportes de suelo. Por otro lado, se han colocado pequeños tacos de goma en la zona inferior los recintos para evitar que se raye el acabado lacado.

La 705 Signature reproduce los graves y los medios a partir de un woofer de 165 mm que monta un cono Continuum exclusivo de Bowers & Wilkins acabado en gris que recurre a un trenzado de fibras sintéticas endurecidas de composición secreta para reducir las resonancias susceptibles de perjudicar la reproducción de la música. Este diafragma se introdujo originariamente en la Serie 800 Diamond y se combina con un chasis de aluminio que mejora de manera sensible la reproducción de las frecuencias medias en comparación con el chasis de zinc de las generaciones precedentes.

Por lo tanto, el tweeter es expulsado del recinto principal para alojarse en una pieza aluminio macizo terminada en un bello lacado negro. También desarrollado originariamente para la Serie 800 Diamond, este concepto de tweeter bautizado con el nombre Solid Body –al haber sido mecanizado a partir de un bloque macizo– está optimizado para eliminar cualquier vibración al comportarse dicho transductor como si fuera totalmente autónomo en su propio recinto. En este sentido, el citado recinto está conectado al recinto principal a través de un soporte de goma blanda que mantiene desacoplados a ambos desde el punto de vista acústico. El transductor propiamente dicho está equipado con un diafragma de cúpula de carbono desarrollado para la Serie 700 y su frecuencia de ruptura (es decir aquella en la que un transductor deja de reproducir la señal que le es enviada) es de 47 kHz para que pueda reproducir cómodamente todos los detalles de la zona alta del espectro.

En la parte trasera se encuentra el puerto Flowport, un concepto que lleva ya muchos años siendo utilizado en Bowers & Wilkins. La boca de dicho puerto está repleta de pequeñas hendiduras, como en una pelota de golf, con el objetivo de suprimir eventuales ruidos debidos al flujo de aire. Justo debajo, un doble juego de terminales puenteables ofrece al usuario la posibilidad de conexión en bicableado o incluso la biamplificación.

Implementación de las 705 Signature

Tal y como explicábamos anteriormente, es importante proporcionar una base estable para estas cajas acústicas de estantería. Para nuestros propósitos, colocamos las 705 Signature en soportes de suelo Atacama rellenos de arena y terminados en puntas de desacoplo metálicas, estando el conjunto situado a unos 60 cm de la pared trasera y otro tanto de las paredes laterales. Nuestros soportes no son demasiado altos, un detalle importante para el tweeter al estar situado a una altura de casi 40 cm por cuanto es fundamental nivelarlo a la altura de nuestro oído para obtener una escucha óptima. Después de realizar varias pruebas, fue una ligera orientación de las cajas acústicas hacia el punto de escucha la ubicación que nos dio los mejores resultados.

No necesitamos rodar estas cajas acústicas puesto que ya las habían utilizado algunos de nuestros colegas. Con una sensibilidad media de 88 dB y una potencia admisible de 30-120 vatios sobre 8 ohmios, lo mejor es optar por el extremo superior de dicho rango o incluso más siempre que nos mantengamos dentro de los niveles de escucha domésticos habituales. Conectamos las 705 Signature a un amplificador integrado Accuphase de 2x100 vatios y seguidamente a una etapa de potencia Parasound A23 de 2x125 vatios. La fuente era un Streamer Bricasti M5 que funcionaba con Roon, una aplicación en la que Qobuz está integrado en Hi-Res.

La escucha

En el tema Herman’s Habbit de la banda sonora de La La Land, el ambiente del club de jazz es muy agradable, con una bella escena sonora que se despliega delante de nosotros. Los distintos instrumentos hablan cuando les corresponde, siendo precisos y estables tanto en anchura como en altura, con el saxofón en la parte superior derecha y el piano en la inferior izquierda. Al contrabajo le falta una pizca de profundidad en el registro inferior para poder expresarse plenamente, aunque al respecto no hay que perder de vista que estamos utilizando una caja acústica de estantería de dos vías bastante compacta. Como contrapartida, la reproducción es transparente en grado sumo, casi como si se colocara una lupa sobre la música.

En el tema Jean Pierre del álbum Free de Marcus Miller, el bajo se materializa perfectamente en el centro de la escena sonora. Esto nos permite aprovechar un tacto muy preciso y sentir las más sutiles vibraciones de las cuerdas, entre analiticidad extrema y redondez. Es vivo y con garra, manteniendo en todo momento esa precisión que permite seguir los instrumentos sin esfuerzo. Los platillos suenan como platillos, afilados pero sin ninguna agresividad. Cuando entra la armónica, ocupa su lugar a la derecha con una rara veracidad y un efecto de presencia impresionante.

A continuación pasamos a ALICIA de Alicia Keys y su extremadamente dulce R&B. Las capas de sintetizador se despliegan detrás de las cajas acústicas para apoyar la voz de Alicia Keys en primer plano. Las percusiones hacen justicia a las capacidades del woofer Continuum, produciendo aquí unos graves secos y muy dinámicos. El conjunto crea una verdadera armonía en la que la voz, siempre perfectamente en su lugar, nos atrae hacia ella. Una ventana abierta sobre la música: una frase que resume fielmente lo que prometen las 705 Signature.

Puntos fuertes:
Finura de la restitución
Sensación de ambiente palpable
Graves dinámicos
Acabados soberbios

Puntos débiles:
Extremo grave limitado

Conclusión

Las Bowers & Wilkins 705 Signature proporcionan delicadeza y precisión a partes iguales. Se trata de auténticos puntos fuertes que no se encuentran tan a menudo en el mundo de la Alta Fidelidad. Cajas acústicas cuyos agudos están tan realzados que resultan desagradables las hay a montones. Dominar la reproducción de la zona alta del espectro es una ciencia compleja. Una ciencia que, evidentemente, los ingenieros de Bowers & Wilkins dominan más que bien. En la 705 Signature los graves permanecen contenidos, lo que resulta ideal para salas pequeñas y si se desea evitar cualquier excitación potencialmente nefasta de los modos propios –es decir las resonancias– de la sala. Otras cajas acústicas del mismo tamaño son capaces de descender mucho más en graves, pero no necesariamente con el control de la zona media-alta exhibida por las 705 Signature. Para ir más lejos en este sentido existe la caja acústica de suelo 702 Signature, aunque destinada a espacios más grandes. No obstante, complementar los monitores de estantería 705 Signature con un subwoofer de altas prestaciones, como por ejemplo el Bowers & Wilkins PV1D, es una alternativa interesante. En cualquier caso, le recomendamos que acompañe estas cajas acústicas con un amplificador generoso en términos de entrega de corriente, y mejor aún si tiene unos sólidos fundamentos de graves. Las 705 Signature son unas cajas acústicas fuera de lo ordinario que no se colocan así como así sobre las estanterías de una biblioteca. Se merecen una asociación cuidadosamente reflexionada.

traducción: Salvador Dangla