Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Bowers & Wilkins 606 S2 Anniversary Edition: unas cajas acústicas de estantería accesibles con personalidad audiófila

Por Alban Amouroux |

Para celebrar el 25 aniversario de su serie de cajas acústicas 600, Bowers & Wilkins ha puesto a punto una nueva generación de la misma llamada S2 Anniversary Edition. Se trata de la gama más accesible del fabricante británico, por lo que los precios son muy asequibles en comparación con los de sus modelos más exclusivos. Las 606 S2 AE que probamos a continuación son unas cajas acústicas de estantería de tamaño razonable que ofrecen una versión condensada de la inconfundible personalidad sonora de B&W al máximo número de aficionados.

Comparada con la generación precedente, la Serie 600 ha sido simplificada para ir a lo esencial y no dificultar demasiado la elección a sus futuros compradores. La Anniversary Edition continúa esta tendencia con una oferta condensada de una caja acústica de suelo, dos modelos de estantería y un monitor para el canal central. Verá que hay en la misma todo lo que usted necesita para construir un sistema de Cine en Casa de 5.1 o más canales. Los altavoces utilizan la misma tecnología en todos los modelos, siendo el tweeter idéntico para mantener la homogeneidad tímbrica global. Estas cajas acústicas se podrán completar, en caso de que sea necesario, con uno de los dos subwoofers ASW610 de Bowers & Wilkins, disponibles en versión de 200 ó 500 vatios.

Los dos modelos de estantería propuestos son las 607 S2 AE y las 606 S2 AE. Las 607 son las más pequeñas. Montan un woofer de 130 mm, frente a los 165 mm del de las 606. Los 607 también son algo más compactas, lo que las hace idóneas para el caso de que usted disponga de poco espacio, o como cajas acústicas de sonido envolvente en una configuración para Cine en Casa. Las 606, más grandes, son verdaderas cajas acústicas principales para un sistema estereofónico. Todos los modelos de la gama están disponibles en tres colores: negro, blanco, o roble claro con panel frontal blanco. Las rejillas protectoras con fijación magnética son grises o negras en función del modelo.

Características

- Precio:749 € (en España) por pareja

- Tipo: caja acústica de estantería bass-reflex de 2 vías
Altavoces: 1 “midwoofer” de 165 mm, 1 tweeter dr 25 mm
Respuesta en frecuencia: 52 – 28 000 Hz (+/-3 dB)
Sensibilidad: 88 dB
Impedancia nominal: 8 ohmios
Potencia del amplificador asociado: 30-120 vatios
Peso: 6’9 kg la unidad
- Dimensiones (Al x An x P): 345 x 190 x 324 mm 

Presentación general de las 606 S2 AE

El diseño de las 606 S2 AE es deliberadamente sobrio. No hay formas ni elementos innecesarios. Estas cajas acústicas se presentan con un formato paralelepípedo que no puede ser más clásico. Su altura, de 345 mm, se sitúa en la media de las cajas acústicas de estantería, lo que no significa que sean cajas acústicas en miniatura. Hay que dejarles un poco espacio para que se expresen. En este sentido, el puerto bass-reflex está situado en la parte trasera, lo que confirma la necesidad de alejarlas de la pared posterior. Si no es así, lo que sería una pena, Bowers & Wilkins proporciona tapones de espuma para insertar en el puerto de cada caja.

No hay lugar para puntas metálicas u otros elementos de soporte y desacoplo, no habiéndose dispuesto ningún orificio para los pertinentes tornillos e la zona inferior de la caja acústica. Sin embargo, en el embalaje encontrará pequeños pies de goma autoadhesivos para no colocar directamente las 606 encima de una estantería ya que no hay nada que proteja la bella chapa de roble claro aplicada en la caja acústica si usted se limita a hacerla deslizar se deslizar.

Con este acabado, el panel frontal, también conocido como bafle, se fija al recinto propiamente dicho mediante una placa de madera en blanco mate. El woofer, de 165 mm de diámetro, está incrustado en esta placa y se sujeta directamente al recinto. Por su parte, el tweeter está incrustado en el bafle, rodeado por un anillo metálico en el que están grabados el nombre del modelo y la indicación Anniversary Edition.

El tweeter Carbon de 25 mm con doble cúpula desacoplado y tubo de carga posterior, está protegido por una rejilla no extraíble. El woofer FST utiliza el cono de fibras entrelazadas Continuum presente ahora mismo en todas las cajas acústicas de Bowers & Wilkins para aplicaciones domésticas. Se combina con el puerto Flowport, cuya desembocadura está formada por múltiples microperforaciones, igual que en una pelota de golf, para suavizar el flujo de aire saliente y minimizar así la distorsión.

El bloque de terminales de conexión ofrece la posibilidad de bicableado, una técnica que permite utilizar cuatro canales de amplificación, no necesariamente acordes con el precio de estas cajas acústicas. Basta sencillamente con que sepa que esto es posible. Y, por supuesto, no podemos pasar por alto el nuevo filtro divisor de frecuencia pasivo mejorado con componentes seleccionados, mucho más avanzado que el de la generación anterior.

Implementación de las 606 S2 AE

En sus comunicados, Bowers & Wilkins presenta las 606 tanto en estanterías como en soportes de suelo. El peso de las mismas –6’9 kg– requiere una base sólida para sacarles el máximo partido. Los estantes deberán ser rígidos. Una consola o un mueble quizá serán más adecuados. Los soportes de suelo son interesantes, pero implican ocupar el mismo espacio que unas columnas. Sin embargo, es una opción a tener en cuenta ya que a menudo es utilizando dichos soportes cuando se obtienen las mejores prestaciones.

¿Qué amplificador asociar a estas cajas acústicas? Con una sensibilidad de 88 dB y una potencia máxima admisible recomendada de 120 vatios, la elección del amplificador más adecuado es amplia. Hemos obtenido unos excelentes resultados con un modelo de Parasound de 125 vatios por canal. Una potencia inferior con un amplificador robusto también debería dar buenos resultados. Por otro lado, los 8 ohmios de impedancia de las Bowers & Wilkins facilitan todavía más la elección. Para esta prueba, hemos utilizado nuestro streamer habitual con Qobuz activado. La banda pasante anunciada en las frecuencias bajas es un poco más limitada que en otras cajas acústicas de estantería equipadas con un woofer de 165 mm. A continuación comprobaremos lo que todo esto da de sí en la escucha.

La escucha

Ya de inmediato, las 606 S2 AE generan una escena sonora impresionantemente amplia. Encontramos los agudos característicos de las realizaciones de Bowers & Wilkins con nivel y precisión y, sobre todo, dulzura. Como resultado, la escena está repleta de microdetalles que dan una sensación de veracidad mejorada en términos de presencia. En el álbum Other People’s Pieces de Chilly González, las 606 revelan todos los pequeños ruidos alrededor de los intérpretes e instrumentos en el lugar de la grabación que no han sido borrados. Tenemos más bien la costumbre de oírlos fácilmente cuando escuchamos música con auriculares, aunque mucho menos con cajas acústicas.

Esta excelente legibilidad en los agudos y los medios permite a las 606 jugar con la complejidad de ciertos párrafos musicales. En el último álbum de Kimberose, Out, y más concretamente en el tema Escape, las cajas acústicas realizan un trabajo impecable en el que las voces nasales se apoyan en los instrumentos y en un potente bombo, siendo el conjunto bastante sereno a pesar de una masa musical que podría haber tendido fácilmente a la agresividad. En general, con las 606 las voces se desvían ligeramente hacia la zona alta del espectro con respecto al resto del mensaje musical. Con el fin de mantenerse en la zona media-alta del espectro, los instrumentos de metal se benefician del elevado poder resolutivo de los tweeters Carbon para ofrecer una restitución rebosante de energía que permite disfrutar plenamente una de las mejores grabaciones de la banda de funk Tower Of Power, su Soul Vaccination en directo.

Las B&W 606 se sienten igualmente como pez en el agua con la música jazzy house de St. Germain, cuyo bajo diabólico nunca se queda sin aliento en la versión del 20º aniversario del álbum Tourist, repleta de remezclas. Los graves son controlados en su aspecto dinámico con impacto sin mácula. Las notas más bajas están ausentes, lo que confirma la banda pasante anunciada para estas cajas acústicas. Volviendo a la escena sonora, nos aprovechamos de nuevo de una amplitud muy interesante donde los sonidos de estas muy acertadas remezclas llenan el espacio entre las cajas acústicas e incluso la totalidad de nuestra sala de escucha. Para los más exigentes, y a fin de subrayar la diferencia con modelos de más alta gama (caso de los monitores de estantería 705, para no salir de Bowers & Wilkins), a las 606 les falta un poco de profundidad, ese pequeño “plus” que prácticamente hace caer la pared situada detrás de las cajas acústicas.

Puntos fuertes:
Diseño sobrio
Calidad de los acabados
Dinámica de los graves
Escena sonora extremadamente amplia
Agudos precisos y agradables


Puntos débiles:
Ligera falta de profundidad
Extremo grave limitado

 

Potencia y uso aconsejado

 

Conclusión

Las 606 S2 Anniversary Edition son unas cajas acústicas de nivel básico, pero sus cualidades van mucho más allá. Hay que reconocer el excelente trabajo de Bowers & Wilkins en los altavoces con, por un lado, un excelente dominio de los agudos a la hora de restituir los microdetalles y, por otro, una fuerza verdaderamente impactante en los graves. Y en el centro, unas voces bonitas voces bien resaltadas y definidas. En definitiva, unas cajas acústicas que satisfarán a todos los aficionados que busquen un sistema compacto que incluya fuente, amplificador y cajas acústicas con un presupuesto situado entre 1.500 y 2.000 euros. Con tres colores clásicos y modernos, es fácil integrarlas en cualquier espacio doméstico. Para complementarlos en las frecuencias más bajas, puede ser interesante combinarlas con un subwoofer elegido entre la más que amplia propuesta de Bowers & Wilkins en este ámbito. El resultado será en este caso un formidable sistema 2.1 con una relación calidad/precio difícil de superar incluso con una pareja de cajas acústicas de suelo de precio equivalente.