Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Barras de sonido: ¿cuál elegir?

Por Alban Amouroux |

La barra de sonido –del inglés “soundbar”– es el producto estrella de las instalaciones de audio/vídeo. En pocos años, ha sustituido tanto a cajas acústicas tradicionales como a sistemas de Cine en Casa multicanal. Mucho más sencilla de instalar, ofrece servicios más o menos equivalentes y ocupa un espacio mínimo. La barra de sonido lo tiene todo para gustar. Además de su capacidad para reproducir bandas sonoras cinematográficas, es un sistema de audio “todo en uno” en el que la musicalidad está a la orden del día.

En los primeros años del tercer milenio, la situación del mercado del Cine en Casa era muy simple. A pesar de que el sonido de 5.1 canales y su modesto número de cajas acústicas supieron seducir a un amplio abanico de consumidores, la incorporación periódica de nuevos canales frenó su desarrollo. Cada vez había menos personas dispuestas a instalar 7, 9 u 11 altavoces en su sala de estar. Había que encontrar una solución y ésta vino de la mano de los fabricantes de amplificadores de audio/vídeo multicanal, como por ejemplo Pioneer y Yamaha: el proyector de sonido. Una especie de caja acústica con un único recinto que reúne todos los canales necesarios para las descodificaciones de sonido envolvente más populares, léase DTS y Dolby.

Inicialmente dedicadas en exclusiva al Cine en Casa, las barras de sonido han ido ganando funciones con el tiempo. Se han convertido en verdaderos centros de gestión audiovisual que se sienten tan a gusto con las películas como con la música. El Bluetooth y la Wi-Fi son los dos medios que permiten a estas barras servir como sistema de audio. En esta aplicación concreta, equivalen a lo que ofrecen las cajas acústicas inalámbricas. En lo que respecta a los fabricantes de componentes de Alta Fidelidad, algunos se han lanzado a este nicho, principalmente desde el punto de vista musical, con menos funciones. Más centradas en la calidad sonora, las barras que proponen son un poco menos eficientes en términos de Cine en Casa, pese a asegurar lo esencial en este área. Existen sobre todo barras polivalentes, una selección de las cuales le proponemos descubrir en esta selección.

 

1. TCL TS8111: para empezar bien

Precio: 190 € (en España)
Funcionalidades: 260 vatios, 2.1 canales, 8 altavoces, Bluetooth, 1 toma HDMI eARC, 1 entrada HDMI, 1 entrada óptica, 1 toma para mini-clavija de 3’5 mm, mando a distancia por infrarrojos, 1.000 x 65 x 128 mm, 2’9 kg

En esencia, TCL propone barras de sonido de nivel básico con dimensiones clásicas. La TS8111 es una de las más asequibles y fáciles de usar. Reproduce las frecuencias bajas por sí misma, es decir sin necesidad de subwoofer, siendo esta una de sus principales cualidades. Su firma sonora es armoniosa, lo que la convierte en una excelente candidata para un uso mixto cine/música.

En esta gama de precios, la conexión Wi-Fi no se ha mantenido. Hay que conformarse con Bluetooth o utilizar –vía HDMI– una aplicación de reproducción de audio en un televisor o sintonizador multimedia conectado a la barra de sonido. Por su parte, la pantalla de visualización del panel frontal es bienvenida por cuanto permite ver el estado operativo de la barra en cualquier momento.

Puntos fuertes:
- Firma sonora agradable
- Fácil de configurar y usar
- Visualizador de funciones frontal

Puntos débiles:
- Diseño básico
- Ausencia de conectividad Wi-Fi

 

2. Harman Kardon Citation MultiBeam 700: el acabado más bonito

Precio: 499 € (en España)
Funcionalidades: 210 vatios, 5.0 canales, 7 altavoces, Bluetooth, Wi-Fi, 1 toma HDMI ARC, 1 entrada óptica, 1 toma para mini-clavija de 3’5 mm, Chromecast, AirPlay 2, Google Assistant, 790 x 65 x 130 mm, 3’7 kg

Dentro de la muy bien surtida gama de dispositivos con conectividad a redes Citation de Harman Kardon, la MultiBeam 700 es una barra de sonido de gama media, “todo en uno” y bien equipado. El diseño es decididamente premium, con un tejido Kvadrat, formas suaves y una pantalla táctil en color. Único problema: instalado en una posición superior, no es visible cuando se está sentado.

La MultiBeam 700 ofrece unas prestaciones de alto nivel en términos de musicalidad. El sonido es cálido y generoso en graves a pesar de la ausencia de un subwoofer separado. Los modos de audio para Cine en Casa son limitados. La MultiBeam 700 ofrece ambos usos, pero la preferimos para escuchar música, lo que la convierte en una bella alternativa a las cajas acústicas inalámbricas tradicionales.

Puntos fuertes:
- Acabado
- Conectividad
- Cualidades sonoras

Puntos débiles:
- Pantalla de visualización poco práctica con el aparato en posición elevada

3. LG Eclair QP5: la mejor relación entre espacio ocupado y amplitud sonora

Precio: 549 € (en España)
Funcionalidades: 320 vatios, 3.1.2 canales, 7 altavoces, Bluetooth, 1 toma HDMI eARC, 1 entrada HDMI, 1entrada óptica, 1 toma para mini-clavija de 3’5 mm, mando a distancia por infrarrojos, 296 x 59’9 x 126 mm, 1’55 kg

LG intenta introducir una nueva categoría de barras de sonido: las mini-barras. La QP5 mide sólo 296 mm de ancho, por lo que encontrar un lugar para ella será un juego de niños incluso en los muebles para televisor más pequeños. Aunque es compatible con los modos de audio inmersivo para cine, el grueso del sonido se mantiene alrededor de la barra. Sin embargo, la amplitud es gigantesca, por lo que el objetivo buscado se consigue.

No hay ningún problema en asociar esta barra a pantallas muy grandes. El subwoofer funciona según el principio de cancelación de las vibraciones para obtener un sonido más seco, menos localizable. Correctamente colocado en la pertinente estancia, este conjunto con conectividad a redes posee unas cualidades en absoluto ridículas para escuchar música, todo ello con una ocupación de espacio mínima.

Puntos fuertes:
- Formato mini
- Conectividad por cable más que suficiente
- Amplitud sonora

Puntos débiles:
- Ergonomía mejorable
- Ausencia de Wi-Fi

4. Yamaha MusicCast BAR 400: el mejor compromiso

Precio: 599 € (en España)
Funcionalidades: 200 vatios, 2.1 canales, 8 altavoces, Bluetooth, Wi-Fi, Ethernet, 1 toma HDMI ARC, 1 entrada óptica, 1 toma para mini-clavija 3’5 mm, AirPlay 2, mando a distancia por infrarrojos, 980 x 60 x 110 mm, 2’7 kg

Yamaha es uno de los principales instigadores de esta categoría de cajas acústicas. En una gama que cubre un amplio abanico de precios, la MusicCast BAR400 es un compromiso casi ideal. Esta barra se suministra de serie con su propio mueble y puede equiparse opcionalmente con una o dos cajas acústicas para sonido envolvente.

La presencia del término MusicCast en el nombre de la Yamaha significa que la misma se conecta a través de este protocolo de distribución de audio inalámbrico. Así, Qobuz está directamente integrado en la aplicación de control móvil. Tradicionalmente, Yamaha equipa sus dispositivos con múltiples modos de sonido para que el usuario pueda elegir en términos de efectos e inmersión. Dichos modos pueden ser aplicados a la escucha de música para desplazar virtualmente las paredes hacia atrás y conseguir de este modo una mayor presencia sonora.

Puntos fuertes:
- Modos de sonido immersivos
- Qobuz integrado
- Conectividad

Puntos débiles:
- Ergonomía del mando a distancia
- Ausencia de la calibración YPAO

5. DALI Katch One: simple y eficaz

Precio: 749 € (en España)
Funcionalidades: 200 vatios, 2.1 canales, 10 altavoces, Bluetooth, 1 toma HDMI ARC, 2 entradas ópticas, 1 toma para mini-clavija de 3’5 mm, mando a distancia por infrarrojos, 860 x 164 x 69 mm, 3’7 kg

Conocida principalmente por sus múltiples series de cajas acústicas activas y pasivas para aplicaciones de Alta Fidelidad, la firma danesa DALI también está presente en el mundo de las barras de sonido con su Katch One. La forma de esta caja acústica contrasta con la de sus competidoras: aristas redondeadas, un gran panel frontal y una correa de cuero para el montaje en pared. La conectividad es interesante, disponiéndose un total de cuatro entradas independientes.

Más bien orientada a la Hi-Fi, la Katch One funciona en estéreo. Los graves son reforzados por cuatro radiadores pasivos, a la vez que se proponen dos modos de sonido. DALI aplica un tratamiento digital muy bien pensado con el modo Wide, que permite llenar la sala de música de manera natural, como si estuviéramos delante de una pareja de cajas acústicas. Este modo, que debe dejarse activado permanentemente, funciona muy bien sea cual sea el uso que se dé a la barra.

Puntos fuertes:
- Presentación original
- Modo Wide muy logrado
- 4 entradas de audio

Puntos débiles:
- Ausencia de Wi-Fi
- Ningún soporte para los formatos multicanal modernos

6. Sonos Arc: la más evolutiva

Precio: 899 € (en España)
Funcionalidades: Potencia no comunicada, 5.1.2 canales, 8 altavoces, Wi-Fi, Ethernet, 1 toma HDMI eARC, AirPlay 2, Amazon Alexa, Google Assistant, 1.141 x 87 x 115 mm, 6’25 kg

Incorporación más reciente a la gama de cajas acústicas Sonos dedicadas principalmente al Cine en Casa, la barra de sonido Arc es una caja acústica genuinamente Sonos. Por lo tanto, se beneficia de las mismas capacidades en materia de reproducción de audio inalámbrico, con Qobuz integrado de forma nativa. Es posible incluirla en un sistema multisala, pero también añadirle un subwoofer y cajas acústicas de sonido envolvente al ser numerosos los modelos compatibles.

Esta barra de sonido de grandes dimensiones compatible Dolby Atmos no incorpora ningún ajuste de audio aparte de la calibración automática Sonos Trueplay. Aparte de esto, la Arc utiliza la totalidad de su dotación de altavoces sea cual sea el programa seleccionado proponiendo una escucha amplia y abierta. Los graves, muy dinámicos, son satisfactorios en la mayoría de casos mientras que las voces están bien separadas del resto del mensaje sonoro, sin duda una de las mayores cualidades de esta barra.

Puntos fuertes:
- Simplicidad de uso
- Qobuz integrado
- Calidad de la reproducción de las voces

Puntos débiles:
- Dimensiones importantes
- Sólo se dispone de un modo de audio

7. Philips Fidelio B97: la campeona del sonido inmersivo 3D

Precio: 999 € (en España)
Funcionalidades: 888 vatios, 7.1.2 canales, 15 altavoces, Bluetooth, Wi-Fi, 1 toma HDMI eARC, 2 entradas HDMI, 1 entrada óptima, 1 toma para mini-clavija de 3’5 mm, Chromecast, AirPlay 2, DTS Play-Fi, mando a distancia por infrarrojos, 1.312 x 55’6 x 120 mm, 7 kg

La Fidelio B97 nos permite entrar en la gama alta de las barras de sonido. Posee la particularidad de ser suministrada de serie con dos cajas acústicas de sonido envolvente alimentadas por baterías que se recargan enganchándolas en los extremos de la barra. En lo que respecta a la conectividad, Philips saca todo el partido posible al incorporar AirPlay 2, Chromecast y DTS Play-Fi. Todo está dispuesto para escuchar Qobuz muy fácilmente.

La Fidelio B97 es una de las barras de sonido más inmersivas actualmente disponibles en el mercado. Tiene la capacidad de emitir sonido a 360° en la sala donde esté instalada, con efectos sonoros en las tres dimensiones. Varios modos y un ecualizador permiten adaptar la reproducción a las expectativas del usuario. El hecho de que el sonido se reproduzca con todos los altavoces mientras se escucha música nos sitúa en el centro de la escena sonora, una opción que, a falta de ser fiel, resulta bastante placentera.

Puntos fuertes:
- Sensación 3D
- Protocolos de audio en red
- Cajas acústicas de sonido envolvente a baterías

Puntos débiles:
- Subwoofer mediocre
- Acabado chillón

8. Bluesound Pulse Soundbar+: la más polivalente para cine y música

Precio: 999 € (en España; 1.099 € en blanco)
Funcionalidades: 120 vatios, 2.0 canales, 8 altavoces, Bluetooth, Wi-Fi, Ethernet, 1 toma HDMI eARC, 1 entrada óptica, 1 toma para mini-clavija de 3’5 mm, AirPlay 2, 1.073 x 141 x 70 mm, 6’8 kg

La propuesta con conectividad a redes de Bluesound se articula en torno a varios productos específicos para satisfacer todo tipo de expectativas. De ahí la existencia de esta barra de sonido para un uso mixto, la Pulse Soundbar+. Es la versión actualizada más reciente de todo un clásico de Bluesound, con dos cajas acústicas adicionales para mejorar la reproducción de las frecuencias bajas. Compatible Dolby Atmos, puede completarse con cajas acústicas de sonido envolvente y un subwoofer (tanto con conexión por cable como inalámbrica).

La calidad de los timbres ofrecida por esta barra es sin duda su principal punto fuerte. El sonido es fácilmente extraído de la barra para crear una escena sonora extensa y agradable. Los graves, muy poderosos, permiten prescindir de un subwoofer. Gracias a la aplicación móvil BluOS, Qobuz está disponible de forma nativa en Hi-Res. Una interesante alternativa a una pareja de cajas acústicas de estantería compactas.

Puntos fuertes:
- Calidad de los timbres
- Amplitud de la escena sonora
- Qobuz integrado

Puntos débiles:
- Efectos sonoros limitados
- Más cara en blanco que en negro

9. Samsung HW-Q950A: la barra de sonido definitiva

Precio: 1.499 € (en España)
Funcionalidades: 616 vatios, 11.1.4 canales, 22 altavoces, Bluetooth, 1toma HDMI eARC, 2 entradas HDMI, 1 entrada óptica, mando a distancia por infrarrojos, AirPlay 2, SmartThings, 1.232 x 69’5 x 138 mm, 7’1 kg

El conjunto Samsung HW-Q950A representa la última etapa antes de pasar al sistema de Cine en Casa clásico con cajas acústicas independientes. La Q950A es la única barra de sonido compatible 11.1.4 actualmente disponible. Alberga un elevado número de altavoces orientados en todas las direcciones para reproducir fielmente las bandas sonoras Dolby Atmos y DTS:X. Todo ello con sólo cuatro elementos: la barra de sonido propiamente dicha, dos cajas acústicas de efectos inalámbricas y un imponente subwoofer.

Además de los efectos de sonido capaces de llenar la totalidad de la sala hasta el techo, la Q950A es capaz de hacer temblar las paredes gracias a un subwoofer ultrapotente. En este sentido, hay que señalar que este conjunto está pensado para salas de dimensiones confortables. En cuanto a la reproducción de música, el modo de audio adaptativo extrae lo mejor de las grabaciones para redistribuirlas de manera natural, con unos graves siempre muy presentes. En este sentido, sobra decir que la Samsung no teme ni siquiera a los salones más voluminosos.

Puntos fuertes:
- Música para salas de grandes dimensiones
- Y auténtico Cine en Casa
- Conectividad

Puntos débiles:
- Precio elevado
- Dimensiones importantes

10. Bang & Olufsen Beosound Stage: la referencia en sistemas todo en uno

Precio: 1.699 € (en España)
Funcionalidades: 550 vatios, 3.1.2 canales, 11 altavoces, Bluetooth, 1 toma HDMI eARC, 1 entrada HDMI, 1 toma para mini-clavija de 3’5 mm, AirPlay 2, Chromecast, 1.100 x 170 x 77 mm, 8 kg

La Beosound Stage es la primera barra de sonido inmersiva firmada por Bang & Olufsen. El fabricante danés ha optado por la vía del minimalismo con una caja acústica todo en uno, sin posibilidad alguna de añadirle un subwoofer o cajas acústicas de sonido envolvente. Por lo tanto, está concebida para utilizarse sola, para acompañar a un televisor en la sala de estar o incluso para ser utilizada como un discreta caja acústica inalámbrica montada en la pared de una habitación o un despacho.

Los altavoces que hay en el interior aseguran el cumplimiento de este objetivo. Los timbres son respetados y la respuesta en frecuencia es la más amplia que ahora mismo se puede encontrar en una barra de sonido. La calidad de los graves es sorprendente para un formato que a la postre resulta tan compacto. La Beosound Stage saca partido de su toma HDMI, la conectividad de red para la música y la aplicación B&O para aplicar ajustes de sonido personalizados.

Puntos fuertes:
- Extensión de la curva de respuesta en frecuencia
- Immersión sonora
- Número de ajustes de audio

Puntos débiles:
- Conectividad por cable limitada
- Los acabados especiales hacen que el precio se dispare

 

Conclusión

La barra de sonido se está convirtiendo en la nueva cadena de Alta Fidelidad. Con el tiempo, su equipamiento se ha hecho suficiente para competir con una pareja de cajas acústicas de estantería compactas, así como con la mayoría de cajas acústicas inalámbricas existentes. Las barras tienen la ventaja adicional, y fundamental, de reproducir el sonido de las películas. Sin embargo, nada le impide a usted utilizar una barra de sonido sin conectarla a un televisor, es decir funcionando sólo en modo audio. El formato alargado y las posibilidades de montaje en pared aportan ideas de montaje originales. Como suele ocurrir, a medida que se sube de nivel, mayor será la calidad sonora. Por el contrario, los modelos básicos tienen la ventaja de ser compactos y todo en uno. Esto también es compartido con las barras de sonido más genuinamente Hi-Fi de nuestra selección, caso de la DALI, la Bluesound y la Bang & Olufsen. El otro punto importante a la hora de elegir concierne a la conectividad. Además del Bluetooth, presente en casi todos los modelos, la conexión Wi-Fi abre las puertas a la música sin soporte físico y a los servicios de música online. Estos últimos no siempre están integrados, pero los protocolos AirPlay 2 y Chromecast suelen sustituirlos ventajosamente para un uso universal. Terminemos con el diseño. Algunos fabricantes se emplean a fondo en los materiales y los colores para proponer barras premium con un aspecto digno de las cajas acústicas con conectividad a redes más elegantes con el fin de adaptarse mejor a los gustos del usuario en términos de decoración.

Traducido por Salvador Dangla