Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Audiolab 6000N Play: probamos un reproductor de música en red verdaderamente asequible

Por Alban Amouroux |

Desde hace cuarenta años, el fabricante británico Audiolab propone electrónicas de Alta Fidelidad simplificadas en lo funcional, pero con prestaciones reconocidas que permiten acceder a la calidad sonora con mayúsculas sin complicarse la vida ni arruinarse. Siguiendo la tendencia actual, Audiolab cuenta ahora en su catálogo con un reproductor de música en red. Integrado en la serie 6000, funciona tanto en conexión directa con un amplificador de Audiolab como de forma completamente autónoma dentro de cualquier sistema.

Audiolab es uno de los principales representantes de la Alta Fidelidad a la manera británica. Productos sencillos y duraderos con una estética minimalista. La actual gama 6000 no es una excepción a esta regla no escrita. Los controles se reducen a la mínima expresión para llegar justo a lo esencial, a lo que se suma un acabado disponible en gris claro o gris antracita para garantizar una integración perfecta en la decoración de su sala de estar.

El 6000N Play se completa con el amplificador integrado estereofónico 6000A y el reproductor de discos compactos 6000CDT. Este conjunto formado por tres aparatos cubre todas las necesidades actuales gracias a su amplia conectividad. El 6000N Play se encarga de la parte red, proporcionando acceso a música online, radios web y servicios de streaming, así como a música local gracias a su compatibilidad DLNA. El amplificador y el reproductor de CD incorporan una pantalla en su panel frontal, mientras que el 6000N Play carece de la misma. Con el 6000N Play, todo pasa por la aplicación móvil DTS Play-Fi, utilizado también por otros fabricantes de componentes de Alta Fidelidad de nivel similar.

Características

-Precio: 499 € (en España)
-Funcionalidades: reproductor de música en red compatible 24 bits/192 kHz, DAC ES9018K2M, servicios de streaming de música, emisoras de radio web, compatible DLNA, preselecciones en el panel frontal
-Conectividad: Wi-Fi, Ethernet, 1 salida RCA, 1 salida digital óptica, 1 salida digital coaxial, 1 puerto USB para sincronización con el amplificador integrado 6000A
-Peso: 4’9 kg
-Dimensiones (An x Al x P): 445 x 65’5 x 313 mm

Presentación general del 6000N Play

Este reproductor de música en red se presenta bajo la forma de un componente de Alta Fidelidad con la anchura tradicional de 44 cm, por lo que encajará sin problemas en un sistema convencional. El panel frontal es extremadamente sencillo: un botón de puesta en marcha y otros seis numerados del 1 a 6 para las preselecciones. No hay ninguna pantalla de visualización: sólo un pequeño LED que nos informa sobre el estado del aparado, léase si está conectado a la red, en espera o actualizándose.

En el panel trasero, la conectividad disponible basta para satisfacer las necesidades de este tipo de lectores. A la derecha encontramos una salida analógica con conector RCA. Puede configurarse en modo fijo o variable mediante una manipulación específica de los botones de preselección. Por defecto, la salida está configurada en modo variable.

De modo alternativo, es posible salir a través de las tomas digitales: una óptica y otra coaxial. Justo a su lado, encontramos tomas para señal de disparo de 12 V que tiene por objeto sincronizar la activación/desactivación del reproductor con la de un amplificador. Hay dos puertos USB, aunque ninguno de ellos permite la reproducción de archivos de audio. El puerto USB-A está destinado a las actualizaciones manuales mientras que el USB-B está dedicado a la conexión con el amplificador Audiolab 6000A. Si el pertinente cable está conectado entre ambos, la aplicación móvil del reproductor de música en red controla automáticamente el nivel de volumen del amplificador.

La conectividad a redes se lleva a cabo mediante una toma Ethernet RJ45 y dos antenas Wi-Fi desmontables. Al respecto, señalemos que un pequeño botón situado en el panel trasero permite al reproductor conmutar a modo inalámbrico para conectarse a la red Wi-Fi del usuario. En caso de optar por un enlace por cable, la conexión es automática y casi inmediata.

En el interior hay pocos componentes, aunque ampliamente reconocidos por su calidad y fiabilidad. La conversión D/A descansa sobre un chip ESS Sabre ES9018K2M, que permite la lectura y la conversión de flujos y archivos de audio de hasta 24 bits/192 kHz. Todo cabe en una única placa de circuito impreso a excepción de la sección Wi-Fi, que se sitúa en una placa superpuesta. Por su parte, la fuente de alimentación se beneficia de un pequeño transformador toroidal hecho a medida cuyas dimensiones son más suficientes para un reproductor de música en red.

Funcionalidades del 6000N Play

Audiolab ha optado por confiar en el protocolo DTS Play-Fi para gestionar el 6000N. Un gran número de fabricantes ya lo han adoptado: Pioneer, Onkyo, Klipsch, McIntosh... El Play-Fi ofrece una cierta universalidad ya que todos los productos equipados con el mismo pueden trabajar juntos. Por lo tanto, es posible crear un sistema multisala con varios aparatos DTS Play-Fi de diferentes fabricantes. ¡O, por qué no, sólo con Audiolab 6000N!

La aplicación DTS Play-Fi puede instalarse en smartphones iOS y Android, en las tabletas de Amazon o en un PC. Lo único que falta en este momento es una aplicación para Mac, aunque aquí hay que decir que no por culpa de Audiolab.

La aplicación reconoce inmediatamente el lector 6000N en nuestra red, ya que lo hemos conectado por Ethernet.

El menú general permite personalizar el reproductor y el sistema. Algunas de las funciones mostradas, como por ejemplo el modo de sonido envolvente, sólo son compatibles con otros dispositivos Play-Fi.

La pantalla principal enumera –en una lista– los reproductores y las fuentes de lectura: las emisoras de radio por Internet, las carpetas compartidas en nuestra red, la música contenida en nuestro smartphone y el servicio Qobuz.

Qobuz está integrado en DTS Play-Fi con acceso a los últimos lanzamientos, a sus listas de reproducción y a sus favoritos, así como al motor de búsqueda.

Como siempre, y antes de nada, hay que acordarse de ajustar la calidad de audio según la suscripción de la que se disponga, porque no es automática.

Durante la reproducción, el pequeño icono que representa un dedo presionando una tecla corresponde a las preselecciones. Así, usted puede asociar una lista de reproducción Qobuz o una radio web a uno de los seis botones del frontal del 6000N Play.

En general, el uso de la aplicación DTS Play-Fi es bastante sencillo. Es fácil volver a la página de inicio pulsando el pequeño logotipo de Play-Fi siempre presente en la parte inferior derecha de la pantalla de reproducción.

Hemos dejado la salida de audio del reproductor en modo variable, permitiéndonos la aplicación controlar el nivel de volumen. En este caso, el 6000N Play actúa como preamplificador, pudiéndose conectar directamente a una etapa de potencia o a una pareja de cajas acústicas activas (amplificadas) para simplificar al máximo nuestro sistema.

La escucha

El 6000N Play se caracteriza por su precisión. No oculta ninguna microinformación, lo que le permite captar los límites físicos del espacio donde ha tenido lugar la grabación. Se encuentra muy cómodo en la zona media-alta del espectro, donde no tiene problemas para diferenciar con finura los diferentes elementos que la constitiyen. En el tema Fever, cantado por Petra Magoni en Live à FIP, la voz está rodeada de los distintos instrumentos con una legibilidad extrema. Cada uno de ellos es percibido con toda su riqueza de matices. Así, el contrabajo se beneficia de una buena base sin oscurecer en ningún momento la redondez de las notas y las resonancias del instrumento.

En la versión de Uptown Funk por las Ayoub Sisters, la masa orquestal se sitúa justo detrás de las cajas acústicas con una gran sensación de amplitud, abriéndose literalmente una ventana a la música. Las notas finales de cada instrumento fluyen suavemente hasta su extinción. En la versión acústica de Agitations tropicales de L’Impératrice, la voz de la cantante está perfectamente ubicada en el centro mientras los instrumentos juegan al ping-pong en el espacio respondiéndose los unos a los otros. Es, pues, evidente que el reproductor de música en red 6000N Play no tiene problemas para recrear una escena sonora tridimensional.

Hemos quedado encantados por el respeto de los timbres. El 6000N Play consigue una especie de plenitud en la escucha. Nunca hay agresividad ni énfasis abusivo y, al mismo tiempo, el resultado está lleno de vida, con una poderosa sensación de realismo en la reproducción. Obviamente, hay modelos con unas prestaciones superiores, más musicales y más introspectivos. Sin embargo, el 6000N Play hace lo que se espera de él: reproducir de la manera más fiel posible los archivos de audio que le son confiados. Y uno simplemente lo escucha, dejando de hacerse preguntas.


Puntos fuertes:
-Escucha de nivel audiófilo
-Escena sonora tridimensional
-Respeto de los timbres


Puntos débiles:
-Ausencia de información en el panel frontal
-Imposibilidad de leer contenidos de audio vía USB
-No compatibilidad con AirPlay ni con Chromecast



Conclusión

Este reproductor de música en red es un logro indiscutible por el precio al que es ofrecido. Por un lado, el 6000N Play integra directamente los principales servicios de música, Qobuz en Hi-Res incluido. Su práctica e intuitiva aplicación ofrece la posibilidad de escuchar música en varias habitaciones y a través de componentes de varias marcas. Por otro lado, brilla en la reproducción musical por lo realmente agradable que resulta su sonido, con una restitución equilibrada sin que por ello sea opaca. En lo que concierne a los flujos de audio, extrae de los mismos todas las microinformaciones relacionadas con el ambiente del lugar y el final de las notas, haciendo que la experiencia de escucha sea más que exitosa. Por todo ello, el Audiolab 6000N Play podrá convertirse sin ninguna duda en el corazón de un sistema de Alta Fidelidad de buen nivel.