Su carrito está vacío

Reseñas :
Bancos de pruebas

Audeze LCD-GX: unos auriculares de Alta Fidelidad multifunción para sesiones de escucha informales

Por Alban Amouroux |

Audeze es el especialista por antonomasia en auriculares equipados con transductores magnéticos planos. Una tecnología diferente a la de los auriculares convencionales que busca tanto velocidad como precisión. En una gama repleta de referencias con precios que van desde 500 hasta 4.500 euros, los LCD-GX se posicionan entre los más accesibles. Son, sobre todo, los más originales al estar destinados a un doble uso único inédito: Alta Fidelidad y videojuegos.

Aunque no es raro encontrar fuertes vínculos entre los auriculares profesionales para estudio y los modelos para Alta Fidelidad doméstica, los videojuegos –“gaming”– son un tema más bien aparte. Esta categoría tiene sus propios auriculares, por regla general inmersivos, potentes y equipados con un micrófono para poder conversar con los adversarios. O para comentar las acciones de uno en streaming, una actividad que se ha vuelto muy común. Es por ello que Audeze se ha interesado por los jugadores ofreciéndoles unos auriculares multifuncionales que podrán utilizar en cualquier momento del día.

La tecnología magnética plana está presente, al igual que en todos los auriculares LCD propuestos por Audeze. Los transductores convencionales están formados por un diafragma y una suspensión, todo ello unido a una bobina que se mueve en el entrehierro de un imán. El transductor magnético plano –“planar”– utiliza un diafragma plano y ultrafino recorrido por un conductor eléctrico. Dicho conductor reacciona a los múltiples imanes de neodimio alineados por delante y por detrás para hacer que el diafragma vibre y por lo tanto reproduzca sonido.

Características

- Precio:999 € (en España)
Impedancia: 20 ohmios
Sensibilité: 100 dB SPL / 1 mW @ 1 kHz
Respuesta en frecuencia: 10 Hz - 50 kHz
Transductor: magnético plano de 103 mm
Cables suministrados: 1 no balanceado de 2 m con clavija TRS de 6’35 mm, 1 no balanceado de 2’5 m con clavija TRS de 3’5 mm y micro-collarín craneal integrado
Accesorios: pequeña maleta rígida para transporte
Peso: 490 g  

Presentación general de los LCD-GX

Sin ninguna duda, los auriculares Audeze LCD-GX están destinados a un uso sedentario. En primer lugar, por su tamaño. Su destino es un bonito soporte situado cerca del amplificador para que descansen entre sesiones de escucha. Y además porque son unos auriculares abiertos. De tipo circumaural (es decir que rodean los oídos), a pesar de tener un formato muy envolvente no bloquea la difusión del sonido hacia el exterior.

Con casi 500 gramos, los LCD-GX forman parte de los auriculares más pesados del mercado. La diadema consiste en una simple banda de cuero, pero la fuerza de los cascos es tan grande que la diadema se utiliza principalmente para equilibrar los auriculares, siendo la presión sobre el cráneo muy ligera y poco molesta hasta el punto de hacer que uno se olvide de que los lleva puestos. Por lo tanto, estos cascos de grandes dimensiones cubiertos con almohadillas de espuma con memoria aseguran un soporte firme. A primera vista podrá parecer incluso demasiado firme para quienes están acostumbrados a los auriculares ligeros, quizás un poco opresivo, por lo que en este caso será necesario un pequeño tiempo de adaptación.

El característico aspecto visual de los productos Audeze se puede apreciar de inmediato en los LCD-GX. Los cascos de magnesio pintados en negro están cubiertos por una rejilla metálica de dos partes que dibujan la sigla de la marca. Una de estas dos partes es roja, un color específico del modelo LCD-GX. La diadema está unida a los auriculares a través de sólidos arcos que terminan en las barras de ajuste de la diadema. Dichas barras incluyen varias muescas de ajuste que proporcionan una sujeción ejemplar, hasta el punto de que la diadema no tiene ninguna posibilidad de desajustarse.

Por su parte, la cinta de cuero suave que se encuentra debajo de la diadema está hecha de una fina pieza de metal para garantizar la libertad de movimiento. De este modo, los auriculares pueden girarse literalmente en todas las direcciones. Los LCD-GX combinan eficazmente rigidez y agilidad para hacer olvidar su elevado peso.

Funcionamiento de los LCD-GX

La tecnología magnética plana se materializa aquí en dos transductores de 103 mm, lo que explica el gran tamaño de los cascos destinados a albergarlos. Sin embargo, lo que más impresiona son las almohadillas. Gracias a su grosor, mantienen los oídos alejados de los transductores para mejorar la imagen sonora. Además, forman un ángulo al ser más delgadas por delante que por detrás. Todo ello contribuye, junto con la construcción abierta de los cascos, a mejorar la anchura de la escena sonora.

Con este tipo de auriculares, la impedancia es baja, concretamente de sólo 20 ohmios, lo que facilita su maridaje con prácticamente cualquier salida de auriculares, ya sea de un reproductor portátil, de un amplificador de Alta Fidelidad o de un amplificador de auriculares dedicado. Sin embargo, hay que tener cuidado con la potencia aplicada, que deberá seguir siendo modesta. Audeze aconseja no superar los 500 mW, ya que se corre el riesgo de dañar los transductores planos, por regla general muy sensibles.

Audeze suministra los LCD-GX en una pequeña maleta de transporte reforzada e impermeable. Puesto que los auriculares no se pliegan, es fácil imaginar el volumen de dicha maleta. No está pensada para ser movida todos los días, pero tiene el mérito de proteger los auriculares al 100%. Asimismo, tiene un espacio reservado para los dos cables suministrados de serie. Hay en primer lugar la versión para Alta Fidelidad con tomas mini XLR de 4 patillas y conductores trenzados que terminan en una clavija de 6’35 mm. Por su parte, la versión para juegos tiene un micrófono conectado al conector XLR izquierdo. Está montada sobre un micro-collarín craneal y puede girar. El cable más sencillo incluye un botón para silenciar el micrófono y está asociado a una mini-clavija de 3’5 mm.

La escucha

Conectamos los LCD-GX al tan pequeño como práctico y eficaz DAC USB Pro-Ject S2, que también actúa como amplificador de auriculares. Utilizando un Mac mini como fuente, nos limitamos a acceder a la aplicación Qobuz situada en el escritorio del mismo. Las primeras escuchas permiten identificar la firma sonora de estos auriculares, que se puede resumir en una serie de cualidades clave que saltan a la vista de inmediato: una gran finura de restitución y una imagen sonora de grandes dimensiones. Sin ser realmente proyectada, la escena se despliega en un gran rectángulo que atravesaría la cabeza. Es decir, no sólo hay altura en el centro, como sucede con la mayoría de auriculares, sino también hacia el exterior. En el Street Life de los Crusaders, grabado en 24 bits/192 kHz, esto es particularmente palpable, con los violines que parecen evadirse de la escena para proporcionarle un gran espacio de juego en el que la voz y los instrumentos se benefician de mucha aireación a la vez que de espacio los unos con respecto a los otros.

Los auriculares son algo limitados en lo que concierne a los graves, sobre todo cuando se escuchan a un nivel de volumen bajo. No obstante, hay que ver en esto un signo de falsa modestia. Loa Audeze parecen ser bastante lineales en la totalidad del espectro, por lo que no cabe esperar unos bajos penetrantes. Al contrario. El ajetreado tema tecno North Star de Tales Of Us nos procura un verdadero placer con las bajas frecuencias reproducidas tal como deberían: el grano, la presencia y la redondez les proporcionan un raro realismo. Los graves se mantienen bien en su sitio, lo que a la postre es lo que se les pide. La reciente reedición de los éxitos del grupo Fine Young Cannibals nos permite redescubrir estos temas muy ochenteros con un agradable apoyo de la percusión en títulos cuyas grabaciones no eran en su momento referentes por el tratamiento que hacían de las frecuencias bajas. Con los LCD-GX, el equilibrio reencontrado con la remasterización está muy bien logrado.

La escucha de música clásica pone de manifiesto las cualidades de estos auriculares Audeze. Por ejemplo, el final de la Sinfonía nº 6 “Patética” de Tchaikovski por la Orquesta Filarmónica de Berlín es de una zenitud absoluta con los LCD-GX. La orquesta se extiende por todo el ancho del escenario con unas cuerdas que nunca son agresivas, dejando a la vez espacio para las subidas de presión sonora. Las diferencias de nivel presentes a lo largo de la grabación no se atascan sino debidamente gestionadas para una escucha verdaderamente relajante. Incluso canciones pop actuales que pueden causar fatiga rápidamente, como Don’t Start Now de Dua Lipa, suenan muy bien con los LCD-GX, que exhiben una capacidad de análisis superior a la media incluso a niveles de volumen confortables. Todo está bien separado, con la voz manteniéndose suave y precisa, rodeada por el resto de los instrumentos. Las capas de música electrónica amplían la escena sonora y contribuyen enormemente a esa sensación de espacio que hace que los auriculares casi desaparezcan si no fuera por lo opulento de su tamaño.

Puntos fuertes:
El uso mixto Alta Fidelidad/videojuegos
Una construcción ejemplar
Cables y conectores de calidad
Anchura de la escena sonora
Capacidad de análisis
Sensación de plenitud
Puntos débiles:
Pesados
Implacables con las malas grabaciones


Conclusión

Los LCD-GX son unos auriculares de excepción en más de un sentido. Son unos auriculares diseñados originariamente para Alta Fidelidad que cuando es necesario se adaptan a los videojuegos, pero no al revés. Además, los hemos probamos durante una videoconferencia y también son adecuados para este tipo de uso gracias a la calidad del micrófono que incorporan. Esto los convierte en unos auriculares que pueden conectarse a un ordenador –directamente o a través de un DAC USB– y utilizarse durante todo el día. Para trabajar, para jugar y para relajarse mientras disfruta de su suscripción a Qobuz. Son unos auriculares con una reproducción bastante plana. A algunos les podrá parecer que les falta calidez, a otros que su sonido es agresivo. Con los LCD-GX, nada sobresale, todo está en su sitio. Sin realzar ningún rango de frecuencias en concreto, Audeze ha diseñado unos auriculares polivalentes que se sienten a gusto con todo tipo de música. Su amplia escena sonora facilita la inmersión en la música o los videojuegos, así como el disfrute de los más mínimos detalles de las grabaciones de calidad. Unos auriculares prestigiosos, agradables y relajados, capaces de soportar niveles de presión sonora razonables sin provocar nunca fatiga auditiva. Algo que no es tan habitual y que justifica en parte su elevado precio.

Traducido por Salvador Dangla