Como está conectado a Facebook, el artículo que está leyendo es susceptible de ser compartido tras 10 segundos de lectura. Usted puede configurar esta función en sus parámetros de servicios externos.
¡Feliz lectura!

Chris Stapleton, ¿el nuevo rey del country?

Un disco roots y directo por el barbudo de Lexington...

Por Raffaele Cuccu | Vídeo del día | 4 de diciembre de 2017
Responder
Qobuz

Traveller fue uno de los mejores discos de country de 2015. Durante años, Chris Stapleton había prestado sus servicios a todo quisqui en Nashville (y no solo ahí), escribiendo éxitos a puñados para Kenny Chesney, George Strait, Adele, Luke Bryan, Tim McGraw y Brad Paisley, y firmando como coautor al lado de Vince Gill, Peter Frampton y Sheryl Crow. A este nativo de Kentucky le costó verse en una coyuntura diferente a la del buen compositor de canciones, puesto que ponerse delante de un micro es otro asunto... Así que el primer trabajo en solitario, cuando uno tiene 37 años, debe estar a la altura. Y en este caso lo estaba. Es cierto que entre 2008 y 2010 Stapleton había liderado a los SteelDrivers, simpático grupo de bluegrass, pero a partir de ahí ya no cabía escaquearse, tenía que ponerse manos a la obra y entregar un álbum donde figurara única y exclusivamente su nombre en la portada…

Ese Traveller venía a demostrar que Chris Stapleton poseía una voz personal e intransferible. Tanto en las baladas como en los temas característicamente a medio tiempo el oyente nota como cree en lo que canta, proporcionando al conjunto incluso un toque de soul sureño… Dos años después, nuestro songwriter se nos descuelga con un bonito repertorio de country contemporáneo, devoto de cierta tradición pero sólidamente instalado en el momento actual.

Tras un impecable primer volumen en mayo de 2017 (From A Room: Volume 1), se nos ofrece el segundo este mismo diciembre (From A Room: Volume 2 ¡cuando aún estábamos sacándole el jugo al otro! Registrado en el famoso RCA Studio A de Nashville, donde Elvis, Waylon Jennings y muchas otras leyendas pulularon a lo largo del siglo pasado, este álbum nos muestra una faceta más roots de su autor. Stapleton canta divinamente, chillando como un lobo herido si hace falta, interpretando el papel de lover soul sureño cuando lo considera necesario y desplegando un blues pegajoso lleno de detalles. Bueno, qué más decir, salvo que el barbudo de Lexington se mueve a la perfección entre lo muy original y lo más comercial y que nos deja, sin apenas haberse sacudido el polvo del camino, un disco que entra tan bien como el Volume 1. © MD/Qobuz



Stapleton participó tambien a este evento pacifista el 24 de setiembre pasado, titulado: A Concert for Charlottesville



Para seguir todo lo que sucede en Qobuz, únete a nuestra página de Facebook !

Sus lecturas